Archivo de la etiqueta: creencias

La investigación cuantitativa en torno a las creencias sobre la pertenencia a grupos y sectores sociales

La investigación cuantitativa en torno a las creencias sobre la pertenencia a grupos y sectores sociales

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

En la actualidad, los estudios mediante encuesta de las creencias sobre las la pertenencia grupal contienen preguntas muy variadas pero que hacen referencia a aspectos muy similares del problema de estudio. Si bien, a día de hoy, no existe todavía una relación de las dimensiones analíticas que es posible, adecuado y necesario abordar en el estudio cuantitativo de las identidades sociales.

El estudio realizado de algunas de las bases de datos internacionales de encuestas y estudios europeos y norteamericanos más representativas (ESS Data, ICPRS y GESIS-ZACAT), junto a la colección de datos sobre otros estudios de nivel nacional en el Reino Unido (BSAS) y España (CIS, GETS, CIRES y FOESSA), ha permitido la selección de un número considerable estudios mediante encuesta dedicados, en alguno de sus módulos, a la cuestión del estudio de las identidades sociales. El período que abarcan estos estudios es desde 1972 a 2009 (37 años). Veinte son de ámbito europeo. Tres de ámbito internacional. Seis de ámbito local, (de los cuales dos son estudios longitudinales que abarcan más de dos décadas de estudio). Ocho son británicas. Tres, canadienses. Diecisiete, españolas. Y, cuarenta y siete, estadounidenses. En total, son ciento cuatro encuestas. Y, esto es sólo una selección pues no incluye un conjunto mucho mayor de encuestas nacionales que contienen alguna pregunta sobre esta temática pero no un módulo concreto.

El análisis de estas investigaciones ha permitido destacar más de cien variables diferentes que se aproximan al estudio de algún aspecto de las identidades sociales. El número de preguntas destacadas y diferenciadas es de cincuenta y dos, aunque muchas de ellas abordan aspectos muy similares. Esas cincuenta y dos preguntas se pueden distinguir en función de dos criterios: el rasgo de identificación del que se ocupan y la dimensión analítica de la identificación que estudia.

Los rasgos de identificación que se estudian en estas preguntas son: la clase social, la etnia, la religión, las ideas políticas, la nacionalidad, la familia, la profesión y el territorio. Además, hay preguntas que podemos denominar indefinidas porque no especifican el rasgo previamente sino que buscan una respuesta que señale el rasgo de identificación social más relevante en cada caso.

Y las dimensiones analíticas que abordan son: La Ubicación (escalar y horizontal); La Valoración (absoluto, intra-conexo y extra-conexo); La Significación (observada, esperada, experimentada y realizada).

La ubicación es la dimensión sobre cómo las personas perciben la estructura social tanto las relaciones jerárquicas como las horizontales. La aproximación a ello suele ser estudiando en que categoría o grupo se ubican las personas entre distintas alternativas diferenciadas en función de rasgos categóricos u ordinales.

La investigación sobre la ubicación adopta dos tipos de preguntas genéricas: las que ubican en una jerarquía; o en una pertenencia horizontal.

La auto-ubicación escalar es una forma de aproximación que permite estudiar las creencias sobre las desigualdades y la posición que se ocupa en ellas.  Responde a la pregunta sobre ¿qué tipo de posición social creen los individuos que ocupan dentro de un grupo o sociedad determinado? Esta cuestión presupone que los individuos creen que la sociedad está estructurada en jerarquías sociales de modo que existen clases diferentes de posiciones. Pero la visión de cómo son esas jerarquías y las distancias que separan a unas posiciones de otras no tienen porqué coincidir como vino a demostrar Ossowski en los años sesenta. Este autor recogió y sistematizó los distintos modelos de estructuras de clase que hasta los años cincuenta parecían funcionar en la cultura americana y europea. Y demostró la diversidad de aquellas: había escalas dicotómicas (ricos-pobres, por ejemplo), escalas de infinitos escalones o estratos y otras muchas con un número intermedio de estratos o clases.

La conciencia de la pertenencia es tratada en la investigación sobre a qué grupos o sectores sociales consideramos que pertenecemos pero sin que ello suponga una diferenciación desigualitaria entre las distintas posibles respuestas. Este tipo de cuestiones se han tratado en referencia a la conciencia de pertenencia territorial, nacional, étnica, religiosa e ideológica. Es una perspectiva, por tanto, más genérica que la autoubicación escalar, que en cierto sentido estaría incluida dentro de aquella.

La valoración es la dimensión que estudia la relevancia o importancia que tiene una determinada pertenencia, previamente establecida, en preguntas anteriores o en la propia pregunta, para el individuo.

El estudio de la valoración es complejo y las medidas que hemos encontrado en nuestro estudio son todavía parcas. Para medir como se valora

El sentimiento de proximidad a un tipo de grupo determinado se estudia para conocer la fortaleza del sentimiento de pertenencia a un grupo determinado. Y, se presupone que si el sentimiento es fuerte es porque es importante, en términos absolutos, para él. Este sentimiento se ha estudiado también a través del análisis de los comportamientos discriminatorios con respecto a los que son, según un rasgo determinado, diferentes. Se parte del presupuesto, en este caso, de  que se discrimina más cuanto más diferente se percibe uno del otro.  

La importancia relativa  dada a cada rasgo de identificación se ha estudiado ante el hecho de que los sujetos pueden autoubicarse en entidades que son disimilares pero que se incluyen las unas a las otras como ocurre en el caso de los territorios en el continuum localidad-mundo.

Así, por ejemplo, cualquier sujeto puede ser consciente de que pertenece a una localidad, a una región, a una nación, a un Estado, a una unión de Estados y al mundo. Pero no todos esos referentes tienen por qué ser muy significativos para un individuo en comparación con los demás referentes. Ante ello, se ha planteado la investigación cuantitativa cómo poder medir la importancia absoluta de cada elemento en uno mismo y la importancia relativa.

La significación es la dimensión que estudia el sentido que tiene para el individuo una forma específica de diferenciación social. Se estudia, principalmente, si la diferencias implicadas por un rasgo determinado significan para el individuo que hay desigualdades entre esas categorías o que hay discriminación hacia algunas de las categorías por parte de las personas que se ubicarían en las demás, así como el acuerdo que hay en él con ese modelo de discriminación.

Ahora bien, la conciencia de pertenencia no implica sino, simplemente, el saberse parte de una colectividad determinada. Es una forma de auto-ubicación pero sin presuponer jerarquías. Por ello, cuando se estudia la conciencia de pertenencia a un espacio geográfico, a un grupo étnico, nacional, religioso o ideológico suele intentarse profundizar en otros aspectos sobre que implica dicha autoubicación, como por ejemplo: el sentimiento de proximidad o la importancia relativa que acompaña a dicha conciencia de pertenencia.

Las desigualdades observadas entre sectores sociales.

Las desigualdades esperadas entre sectores sociales

La discriminación observada de sectores sociales específicos.

La discriminación experimentada por ser reconocido como parte de un sector o un grupo social.

La discriminación realizada por el encuestado de sectores sociales en la vida cotidiana.

La importancia dada a cada rasgo de identificación.

La importancia dada a cada ámbito de vida.

En la actualidad, hay dos tipos de herramientas o preguntas en las encuestas de opinión: las que procuran una autoubicación del encuestado en un sistema de categorización prefijado por el investigador (con categorías de respuesta cerradas y excluyentes) y las que permiten que el encuestado refiera respuestas que hagan referencia a las representaciones sociales que manejan los individuos, aunque éstas no sean coincidentes entre todos los entrevistados. Éste último modo de pregunta visualiza la diversidad de modos de identificación de la posición social en la población de estudio. Las categorías de respuesta son cerradas o casi cerradas pero no son excluyentes, sino que pueden hacer referencia a agrupaciones similares o coincidentes parcial o totalmente.

Un ejemplo del primer tipo de herramienta indicado sería una pregunta por la clase social de pertenencia que pide al entrevistado que proporcione sólo como respuestas: la clase alta, la clase media o la clase baja. De tal modo que si se produce otro tipo de respuesta (a la de la mayoría, al proletariado, a las infraclases u otra) se le ubica en una de estas categorías de forma instantánea o se considera su respuesta como no válida.

Un ejemplo del segundo tipo es aquella pregunta que al solicitar una autoubicación de clase social a los entrevistados recoge de éstos respuestas diversas en las que varias pueden hacer referencia a un espacio jerárquico común (la clase media, la clase media-media, la mayoría, la de la gente común, y otras). Esto nos indica que los entrevistados no comparten una misma representación social de las jerarquías sociales. Y, ello puede llegar a implicar la necesidad de introducir matices importantes en los análisis sobre la conciencia de clase.

Este último tipo de estudio tiene dos líneas de investigación básicas: el que busca conocer cómo consideran los sujetos sociales que se divide la sociedad en referencia a un factor determinado como es la clase sociocupacional o la territorialidad; y el que investiga que factor de diferenciación o división social es más relevante en la conciencia social de los sujetos investigados, es decir, cual es su identidad social básica o su autoubicación social básica.

El estudio sobre la autoubicación social es el más conocido en la investigación mediante encuesta. En España, las más desarrolladas han sido las que estudian la autoclasificación dentro de distintos sistemas de clases sociocupacionales. Los estudios sobre esta cuestión comienzan en los años cincuenta, cuando Murillo Ferrol y otros investigadores realizaron las primeras clasificaciones por clases sociales en sus encuestas. Estos trabajos han servido de base para muchas investigaciones sobre la transformación de la estructura de clase en España que dan sus frutos periódicamente. CIS, FOESSA, GETS y algunos Institutos privados de Investigación Social incorporan periódicamente la pregunta sobre autoubicación en sus encuestas lo que ha facilitado la obtención de series temporales comparables desde mediados de siglo. En todos ellos destaca la tendencia a lo largo del siglo XX de aumento constante de la identificación como clase media de la sociedad española en sus diversas versiones, sea incorporando categorías como “clase trabajadora”, “como la mayoría”, etc.

Los estudios sobre las representaciones sociales de los españoles más importantes se han producido en el campo de investigación sobre autoubicación territorial. Éstas han sido menos copiosas que las anteriores. Los estudios cuantitativos más sistemáticos comenzaron a finales de los ochenta con las encuestas del CIRES. La línea principal de estudio sobre esta cuestión ha sido cómo se relacionan las diversas identidades territoriales de los españoles diferenciadas por los niveles a los que hacen referencia (Europa, España, Comunidad Autónoma o Municipio) analizándose si dan prioridad a unas sobre otras o si éstas resultan compatibles entre sí.

Finalmente, la investigación sobre las identidades sociales básicas es el más reciente. En España, ésta comienza en los años ochenta pero no hay conocimiento de un programa de investigación mediante encuestas sistemático y duradero sobre esta cuestión hasta mediados de los noventa cuando es abordado por el GETS (Grupo de Estudio sobre Tendencias Sociales).

 

Más en:

Juan José Villalón Ogáyar Identidades y Exclusión Social, 2006, Madrid, Ed. FOESSA