ESA, Praga, 2015, Agosto

Reflexiones…

La próxima conferencia sobre Sociología la tendremos en Praga. Ya queda muy poco para que discutamos sobre las grandes desigualdades que nos oprimen y porqué no sabemos como actuar sobre ellas. Lo veremos desde la perspectiva sociológica. Los sociólogos nos sentimos en crisis. No nos conocen, no nos financian, y no nos quieren para aprender los alumnos.
¡Mentira! Nuestro problema es que estamos anquilosados en mirar lo social como si fuesemos gente del siglo XIX o XX. Nos aferramos a conceptos e ideas que no son aplicables al día de hoy o que han fracasado para explicar la dinámica social. Pero la Sociología está viva, muy viva. En este congreso lo vamos a ver. Muchos sociólogos están buscando nuevas maneras de mirar lo mirado, de descubrir de nuevo lo descubierto y, llegar mucho más lejos.
A día de hoy, creo que la clave está en la mirada del sociólogo sobre la Sociedad y el Individuo. Hay toda una corriente de reflexión en torno al Individuo como objeto de estudio de la Sociología, que mira lo social desde el individuo actor reflexivo. Empezó hace décadas, pero no nos la hemos tomado en serio en muchos lugares, sobre todo en la Sociología aplicada al estudio de la Estratificación social, la exclusión y la desigualdad.
Pensemos sobre ello.

Elecciones en Madrid

¿Qué podría pasar ahora en Madrid?

Ya que hemos votado, es hora ya de pactos y acuerdos para comenzar a gobernar nuestras ciudades y regiones.
En Madrid capital se ha optado por un cambio sustantivo que lleva a la Capital de esta gran área urbana a liderar la transformación en la Comunidad Autónoma hacia una forma de política más participativa, local y, si consigue asentarse, a largo plazo.

Ver resultados en:
http://resultadoslocales2015.interior.es/99MU/DMU12289PR_L1.htm

Manuela Carmena (Ahora Madrid) puede forjar una nueva forma de ciudadanía en Madrid en cooperación con el PSOE. Su idea parece ser compatibilizar Crecimiento Económico con Sostenibilidad e Igualdad en proyectos a largo plazo y con una fuerte participación cívica (Programa colaborativo Ahora Madrid ). Eso significa que las Juntas municipales pueden comenzar a despertar y abrirse a los movimientos ciudadanos de una forma realista.

Este partido no es simplemente PODEMOS para la gente de Madrid. Cuando hablas con otros en la calle te dicen que no va a votar lo mismo ahora que en las elecciones generales seguramente. Es más, tras hablar un rato con unos cuantos te das cuenta de que para muchos, el Estado no necesita lo mismo que la Ciudad de Madrid. Ni siquiera la Región se puede gobernar hoy día desde los mismos principios ni está en la misma situación que el Ayuntamiento. Y, el perfil de Manuela no es el de los fundadores de PODEMOS. El nivel de confianza que desprenden una y otros no es la misma.

Estas posiciones me reafirman en una hipótesis interesante vinculada a la Globalización y el profundo cambio que hemos observado en Madrid y en otros lugares del mundo: Nos encontramos en unos tiempos donde ya no hay problemas “universales” (sí globales), ni soluciones iguales para todos porque no todos tenemos los mismos recursos. Y, no tenemos los mismos recursos porque somos diferentes, no simplemente desiguales. Los recursos humanos, culturales, cívicos, económicos y políticos de cada grupo humano, situado en un lugar y tiempo, proporcionan herramientas diferentes para luchar contra similares problemas a cada grupo.

La idea que podría sostener la propuesta de Ahora Madrid se podría formular así: Desde una democracia real, participativa, podemos conseguir extraer todos esos recursos locales para, en cada lugar, ir desarrollando soluciones. Después, es tiempo de estar todos en contacto, de poner a disposición unos de otros las soluciones encontradas. Que cada localidad innove, mejore, transforme esos aprendizajes y dé respuestas sustantivas y sostenibles a los problemas que le acosan.

Pero, queridos lectores, no todas las soluciones son adecuadas y correctas. Y, donde las decisiones tomadas sean erróneas, se irá al fracaso.

¿Donde estará el exito? No lo sé. Éticamente diría que creo que hay que buscarlo desde la decencia, la dignidad y el sentido más estricto de justicia humanitaria y compasión por los más desfavorecidos y, también, por los más errados. Pero, más allá de cuestiones éticas, lo que sí nos dice la historia es que hay dos pilares básicos para que sea posible un proyecto democrático, algo que sí es universal: La Sanidad y la Educación deben ser posibles para todos. Tal vez, la primera es para todos igual, aunque hasta cierto punto, pues todos los sistemas sanitarios o modelos de salud tienen sus riesgos. Si bien, la segunda puede ser que necesite más claramente estar localizada en sus contenidos, que sea posible distintos modelos educativos, dentro de un mismo lugar para permitir la pluralidad y la innovación, para fomentar la creatividad y la contrastación. Desde ahí, los demás temas necesitan aún de mayor pluralidad, localización, adaptación e innovación. Y, el más importante, por supuesto es: la economía, el empleo. Pero, sin olvidar que su importancia radica en que es necesario producir para la globalidad e integrar a toda la población en la vida social. Y, la educación y el trabajo regulado se ha mostrado como la vía más potente para la integración social.

Profundizando en Baltimore riots, abril, 2015

Acabo de leer una noticia al respecto de la violencia callejera ocurrida en Baltimore que va en una línea más interesante que textos anteriores publicados al respecto en la prensa española.

Baltimore retrata décadas de desigualdad en Estados Unidos (El País, 03/05/2015)

La descripción y análisis del autor de la noticia me recuerda cuando el sociólogo José Félix Tezanos (UNED) hablaba hace 15 años de “La sociedad dividida”. El profesor Tezanos planteaba que había divisiones profundas que eran un problema arraigado, fruto de nuestro modelo de organización social asociado al desarrollo de una sociedad postindustrial con un modelo de crecimiento neoliberal y en globalización.

Baltimore es una expresión clara del problema a niveles locales en USA. Pero éste es un problema “glocal” que seguramente diría Luis Enrique Alonso (UAM), no es sólo de las ciudades norteamericanas. Es verdad que allí tiene unas peculiaridades claras históricamente desarrolladas, tal y como las expuso Wacqant y ya he comentado en anteriores post. Y de acuerdo que aquí (Europa) el problema es diferente, menos guetizado. nuestros barrios más demacrados son muy heterogéneos económica, biográfica y culturalmente pero son también muy pobres y, tal vez, en algunos sitios, tienden a ser abandonados por los Ayuntamientos y entes regionales. Por ello, me pregunto lo siguiente: Si en la próxima década no conseguimos desarrollar un mejor modelo social de bienestar y trabajo fuerte y público, y creo que “glocal” en vez de nacional, ¿qué pasará en nuestras flamantes y Grandes Áreas Urbanas?

Un escenario que me produce escalofríos podría ser descrito así: 1- Muchas ciudades se verán muy afectadas tras su lucha por mejorar en los “Ranking mundiales de ciudades” que nos hemos inventado y que son tan necesarios para atraer capital extranjero, y en el que no todas sobrevivirán; 2- En muchas de ellas, al haber dejado crecer los desequilibrios internos en los viejos barrios heterogéneos económica y culturalmente, que estarán medio abandonados por la política urbana, habrá una fuerte división socioespacial e identitaria. 3- Los Consistorios, preocupados durante esos años por atraer nuevos inquilinos mejor posicionados a los nuevos barrios, construidos hoy pero no ocupados, no podrán ni sabrán ver esos problemas, ni los habrán detectado en sus fases tempranas. 4- La gente de esos barrios estará dividida, fragmentada, sin cohesión interna. 5- Pero un día, unos pocos se levantarán y, aprovechando una coyuntura de caos irremediable, explotarán una vez más. ¿Qué haremos los demás entonces? ¿Diremos que aquel barrio de al lado nos parece extremadamente lejano?

Las protestas de Baltimore, 2015

Las protestas de Baltimore, 2015.

Muchas de las noticias que vengo leyendo al respecto en los medios españoles y americanos me recuerdan un análisis que hacía hace no mucho Luic Wacqant sobre las explosiones “silenciosas” raciales que estamos viendo en norteamérica desde hace más de una década.

Entre otras cosas decía: “La visión de los saqueadores negros y de los militantes del Black Power que exigían con vehemencia el control del destino de su comunidad…, impulsados por una ola de orgullo racial y autoafirmación, ha sido reemplazada (ante la opinión pública) por la despreciable imagen de una vil underclass,…, caracterizado por las deficiencias de su conducta y su desvío cultural.
Pero nos olvidamos, en este juicio último, de las lecciones aprendidas. En los años setenta, explica Wacqant, que oficialmente se tenía claro que “el país se ha dividido en dos sociedades separadas y desiguales como consecuencia de la aceleración de la segregación de los negros desfavorecidos y con escasos ingresos dentro de los guetos de las mayores ciudades norteamericanas”. Así lo decía la Comisión Nacional Consultora sobre desórdenes civiles. Y, sin embargo hoy, la situación es mucho peor a juicio de este autor. Decía en 1997: “la diferencia económica, social y cultural (aludiendo a los tres capitales básicos de una sociedad según Bourdieu) entre los habitantes encerrados dentro de lo que queda del gueto histórico y el resto de la sociedad ha alcanzado una amplitud sin precedentes en la historia de los Estados Unidos y desconocida para las demás sociedades avanzadas.” Con dichas tendencias, que aún se mantienen a pesar de haber conseguido un lider de color para todo el país durante ocho años, ¿qué podemos esperar?

Lo peor para nosotros, es que las bases sistémicas que permitieron dichas tendencias en USA parece que se han ido imponiendo en gran parte de nuestros grandes municipios europeos y latinoamericanos – en los gobiernos de las ciudades y las grandes áreas urbanas- durante las dos últimas decadas con lo que parece que ha aumentado la desigualdad material, cultural y social en el seno de nuestras ciudades dividiéndonos como nunca lo hemos estado antes. Ante ello, ¿qué nos puede suceder? ¿Veremos imágenes parecidas en Europa, en España?

Me ha gustado mucho una entrevista a un pastor de la ciudad que comparaba estos acontecimientos de ahora con los de hace cincuenta años. Decía al final: “I think media has to remember that there are a variety of stories here,” Thomas said. “The whole story is not the violence, the whole story is not the city wide alerts and state of emergency, but it’s the pain of people’s lives that they cannot scratch and no one is trying to scratch it for them.” (Vid: abcnews )

Hemos recibido la siguiente notificación:

CALL FOR PAPERS/POSTERS/APPLICATIONS FOR GRANTS: ESA 2015 Conference, Prague, Czech Republic, 25-28 August 2015

Differences, Inequalities and Sociological Imagination‘.
The deadline for submissions has been extended to 15th February, 2015.

Abstract submissions are invited on the conference topics (37 Research Networks and 7 Research Streams) and should be submitted using online application Conftool
If you are a PhD student and a member of ESA, you can still consider joining the Junior Scholar Grant programme – http://esa12thconference.eu/junior-scholar-grants.

Confirmed plenary speakers:
Zygmunt Bauman, Professor Emeritus at the University of Leeds
Gurminder K. Bhambra, Professor at the University of Warwick
Arlie R. Hochshild, Professor Emeritus at the University of California, Berkeley
Christopher T. Whelan, Professor at the Queen’s University Belfast & Geary Institute, University College

For more information, visit the conference website.
Follow us on Facebook and Twitter.
Kind regards,

ESA 2015 Organizers

 

 

Seminarios en diciembre: SOCIOLOGIA URBANA

Seminarios Virtuales de investigación sobre Sociología URBANA (Convocatoria)
Organizado por: Proyecto de investigación Identidades básicas y crisis económica (CSO2011-32121) IP: Juan José Villalón
DEPARTAMENTO DE SOCIOLOGÍA III (TENDENCIAS SOCIALES) UNED

FINANCIADO POR EL MINISTERIO DE ECONOMÍA Y COMPETITIVIDAD

Con motivo de la finalización del proyecto de investigación social Identidades Básicas y Crisis Económica en diciembre de este año, el Equipo de investigación del proyecto ha organizado tres seminarios de investigación en los que se expondrán y debatirán algunos de los principales resultados del proyecto que afectan al desarrollo de la vida urbana de las grandes ciudades.
Los tres aspectos que se van a discutir son: El lugar ocupado por las actividades del ocio en la vida urbana; el desarrollo urbano que se ha producido en Madrid; y, cómo lo individuos gestionan sus identidades económicas, políticas, sociales, culturales y territoriales convencionales en la vida urbana postindustrial.
Estos tres temas han emergido durante la investigación como aspectos centrales para la comprensión de nuestro tema central de estudio: cómo las identidades sociales son gestionadas en un tiempo de fuerte crisis económica en algunas de las ciudades periféricas de la Gran Área Metropolitana de Madrid.
El primero resulta fundamental porque supone la posibilidad de descentrar el estudio de la conciencia social y la autoidentidad de sus dos anclajes principales durante la Modernidad: el trabajo y la familia para descubrir al individuo-sujeto que elige y construye sus autoconciencia y su conciencia social en la relación privada con los otros además de en aquellos anteriores espacios sociales. Si bien, podremos también descubrir que esas redes modernas se pueden redefinir y transformar para seguir siendo centrales en la nueva era.
El segundo nos aproxima al gran cambio estructural que se ha producido en el entorno urbano durante el último cuarto de siglo, bajo la presión de la globalización urbana para su inmersión en el modelo económico global dominante. Y, los retos que ello impone a las ciudadanías emergentes. El caso de Madrid nos ilustrará sobre la solución neoliberal a dicho reto y los peligros que encierra.
Y, el tercero será una sesión que servirá para presentar públicamente la principal aportación de este proyecto: el método LIS/SIL (Lente de identificación Social). Este es un método desarrollado por el profesor Villalón para estudiar cómo los individuos gestionan el conjunto de sus identidades sociales. Permite analizarlas de tal forma que las comprendemos en relación con los demás rasgos convencionales de identificación y de forma situada e histórica. Se puede estudiar recogiendo datos mediante muestreo aleatorio y con entrevistas focalizadas sobre el problema. Cuyos datos pueden ser posteriormente matematizados en formas matriciales que permiten la representación gráfica de la denominada “Lente de identificación social” de cada individuo, así como el análisis estadístico de un número indeterminado de variables que se corresponden con las celdas de la matriz de datos que se crea. Este método se basa en una concepción de la identificación social que se presenta como una alternativa  a las perspectivas narrativas y a las categoriales simples que se emplean actualmente en las encuestas para estudiar la gestión de las identidades sociales que hacen los individuos. Recoge algunos de los aspectos de ambas perspectivas que parecen los más acertados y válidos para la investigación social y profundiza en las características situacionales, históricas y ambientales de las formas de identificación social descubiertas por los estudios realizados desde el ámbito de la Antropología Social y también por la Psicología Social.


Para la discusión de estos tres temas se han previsto tres sesiones que tendrán lugar los días 15, 16 y 17 de diciembre en la UNED en Madrid:
1º-  OCIO E IDENTIFICACIÓN SOCIAL: LA FORMACIÓN DE LA INDIVIDUALIDAD URBANA POST-INDUSTRIAL.
Ponentes: Violante Martinez y Juan José Villalón
Lugar: Centro Asociado Gregorio Marañón (Sala 2-AVIP)
Fecha: 15 de diciembre de 2014
Dirección: C/ Argumosa nº 3. 28012 – Madrid.
Hora: 17:30 – 19:00.

2ª- ASENTAMIENTO DEL CRECIMIENTO POBLACIONAL  EN MUNICIPIOS DEL ENTORNO MADRILEÑO. EL ARCHIPIÉLAGO URBANO COMO RESULTADO.
Ponentes: Josune Aguinaga
Lugar: Centro Asociado Jacinto Verdaguer
Dirección: C/ Fuente de Lima nº 22. 28024 – Madrid.
Hora: 19:00 – 20:30

3ª- LAS LENTES DE IDENTIFICACIÓN SOCIAL EN EL ÁMBITO URBANO.
Ponente: Juan José Villalón
Lugar: Facultad de Ciencias Políticas y Sociología (Sala 5.19)
Dirección: c/ Obispo Trejo nº2, 28040 – Madrid.
Hora: 17:30 – 19:30

ABIERTO A TODOS LOS PÚBLICOS

La asistencia es gratuita. Si bien, por cuestiones de espacio, se ruega realizar inscripción previa enviando correo electrónico a jvillalon@poli.uned.es con nombre, apellidos, institución y sesión en la que se desea inscribir.

Si se desea Certificado de Asistencia a los Seminarios será necesario realizar un pequeño resumen de máximo 1.500 palabras sobre los temas tratados y de carácter crítico. Será enviado durante el mes siguiente a la dirección de correo electrónico antes indicada. El mejor resumen de cada sesión podrá ser publicado en el blog de investigación Iguales y Diferentes del proyecto bajo licencia Creative Common tal y como está previsto en el blog.

Si desea acceder a la sesión vía on-line, deberá enviar la inscripción antes del 10 de diciembre indicando que quiere acceder a los seminarios vía web.

Crítica al artículo “El problema. Desempleo, desigualdad y desafección”

Crítica al artículo “El problema. Desempleo, desigualdad y desafección” del profesor Tezanos en la Revista Temas para el Debate, nº 240, noviembre, 2014

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

El profesor Tezanos acaba de publicar en la Revista Temas para el Debate un artículo muy interesante sobre el problema principal al que nos enfrentamos a día de hoy. Su reflexión está ligada a todo un análisis que el autor viene realizado desde hace casi dos décadas basado en un marco teórico que expuso con mucha claridad en la trilogía que publicó a comienzos de siglo, unido a una gran profusión de datos sobre lo ocurrido en España y el mundo durante las décadas finales del siglo XX y que actualiza anualmente en el Master Oficial sobre “Problemas sociales” en que tanto él como yo y otros muchos compañeros impartimos docencia en la UNED.
En el artículo recientemente publicado, expone con claridad que el problema nuclear al que nos enfrentamos es la crisis del trabajo: desempleo, precariedad laboral, escasa remuneración, deterioro de las condiciones de trabajo, salarios que generan trabajadores pobres y muchos desesperanzados en encontrar trabajo. Todo lo cual se traduce en un empeoramiento general de los niveles de vida de muchos “ciudadanos”, aumento de la pobreza y la exclusión social, una tendencia  a la movilidad descendente en amplias capas de las clases medias y de las clases trabajadoras, que afecta principalmente a jóvenes y mujeres, por no hablar de los nacidos en otros países y sin la nacionalidad española.
Y, el profesor Tezanos plantea que ello significa que el sistema social es inviable por cuanto grandes sectores sociales no tienen asegurado un modo de vida digno y razonable y un futuro relativamente claro. Debido a lo cual cunde “el malestar, la protesta, la desafección y la radicalización”. Considera que termina, lógicamente, en que aquellos en peor situación (una mayoría según el autor) lleguen a preguntarse por qué sucede todo eso. Y, expone que esa “mayoría” son “mayorías sociales” que “necesitarían y desearían un modelo socio-político diferente, con un enfoque más social- y humano- de la economía. Y, sin embargo, ello no ocurre a pesar de que estamos en un sistema democrático. Por lo cual, la sucesión de las tendencias expuestas llega a que nos encontremos en un tiempo que cuestiona las instituciones establecidas, donde se ha extendido la convicción de que es preciso mejorar los mecanismos democráticos.
Finalmente, expone el autor que todo ello lo explicó hace ya tiempo en su trilogía comenzada con el libro titulado la “Sociedad Dividida” publicada en el año 2001 por Biblioteca Nueva. Y, ciertamente, allí estaban todas estas tendencias enunciadas y visualizadas gracias a un análisis bastante certero sobre las tendencias y los factores que los inducen y que están más allá de la crisis económica en la que nos encontramos inmersos desde el año 2007.
Sin embargo, a lo largo de todos estos años, he ido reflexionando y estudiando algunos aspectos del modelo teórico del profesor Tezanos y empiezo a llegar a algunas conclusiones que me hacen diferir sobre su diagnóstico y propuesta de solución.
En primer lugar, creo que el efecto del Factor “Globalización Económica” no ha sido adecuadamente introducido dentro de su modelo de análisis debido a que parte de un supuesto que a mi juicio es problemático. Todo su trabajo se basa en la consideración de que la “sociedad” y el “sistema social” que diagnosticar está estructurado como un Estado, es un Estado, son sociedades estatales. Los datos que utiliza y las problemáticas que considera son planteadas siempre en este nivel. Y, ese supuesto dificulta apreciar que en el modelo económico de la Nueva Economía, las grandes áreas urbanas han adoptado un nuevo papel dentro del modelo sistémico global que las ha hecho más autónomas de los Estados, de los territorios colindantes y a la vez más imprescindibles para aquellos. Como dice Glaesser (2011) las ciudades son la institución territorial con más éxito en la nueva era. Como dice Sassen (2012) las “global cities” han asumido un rol en la nueva economía que las coloca en una posición muy especial como centros de organización, innovación e información dentro de redes globales de intercambio donde las áreas urbanas compiten por mejorar su posición, sus relaciones con los demás nodos y así ser capaces de captar fondos globales de inversión que impulsen su economía y su centralidad en las redes de intercambio global. Y, como exponía hace tiempo Castells (2005) en el nuevo sistema global aparecen islas de exclusión que quedan al margen o en la periferia del sistema. Algunas de las cuales están dentro de los propios Estados que tienen una parte de sus ciudades en muy buena posición en las redes globales.  Lo cual me lleva a cuestionar si el mejor modo de comprender la estructura social actual y las problemáticas que se afrontan es el nivel estatal. No dudo de que este nivel siga siendo relevante para ciertas instituciones, concretamente, los gobiernos estatales. Pero creo que desde la perspectiva de análisis científico que busca encontrar un buen diagnóstico es, probablemente, muy insuficiente y cada vez va a serlo más. Y, no es suficiente con que fortalezcamos una superinstitución europea (Unión Europea) o global (ONU) para afrontar dichos problemas.
En segundo lugar, aunque en el modelo teórico del profesor Tezanos la conciencia social y las identidades tienen un papel potencial muy fuerte en la traducción de las desigualdades y divisiones estructurales objetivas en acciones sociales de solidaridad y conflicto, similar a la que plantearon otros autores antes, sin embargo, la investigación, las hipótesis y los datos sobre esta dimensión son todavía poco consistentes. Ello ocurre en toda la Sociología actual. Las herramientas de estudio sobre estas cuestiones son muy parcas. Hemos avanzado en ello poquísimo desde los años cincuenta del siglo XX. Seguimos basándonos en modelos teóricos sobre la conciencia social y la gestión de las identidades sociales muy rudas. Y los datos obtenidos con las herramientas actuales son, ciertamente, parcas.  A ello dedico la mayor parte de mi trabajo, y, poco a poco, vamos avanzando en este terreno. Debido a ello, creo que nos falta sustanciar mejor la investigación en este campo para poder realizar realmente un diagnóstico adecuado.
Con los datos que actualmente tengo, obtenidos en el proyecto CSO2011-32121 sobre identidades sociales y crisis económica, empiezo a plantear las siguinetes hipótesis: 1- Los problemas sociales, entre ellos los derivados de la crisis del trabajo, deben ser afrontados en mayor medida localmente y no estatalmente porque son sustantivamente diferentes en sus causas, su importancia, su urgencia y en sus consecuencias en unos sitios y en otros. Y, los recursos y las potenciales soluciones con los que se pueden abordar necesitan ser también diferentes para ser eficientes y obtener resultados en unos y en otros lugares. 2- Por tanto, no existen bases objetivas suficientes para el desarrollo de “mayorías sociales” estatales en España que deseen “un modelo socio-político diferente, con un enfoque más social de la economía” sino que se están formando potenciales “mayorías locales”, sin todavía unos orientadores propios, que desean modelos sociopolíticos democráticos pero independientes relativamente para que les permitan adaptarse mejor a las condiciones económicas globales y superar los problemas que, actualmente, el modelo estatal conocido les está provocando e impidiendo afrontar adecuadamente. 3- El modelo español heredado de la transición y creado dentro de un modelo de economía industrial avanzadas fomenta, sin querer, islas de exclusión dentro de nuestro territorio dentro del nuevo marco económico globalizado. 4- Debido a las tensiones que las grandes áreas urbanas están soportando en sus procesos de globalización, de adaptación a las economías globales, las clases medias económicas tradicionales, tanto de inactivos como trabajadoras están desarrollando formas de conciencia social fragmentarias que impiden el desarrollo de actores políticos locales que defiendan sus intereses. Mientras, algunas clases medias urbanas ahora más potentes y que se fortalecen en este modelo globalizado están autosegregándose espacialmente (por imitación de las clases altas que ya lo hicieron) y tomando el poder municipal gracias al desarrollo de una conciencia social mucho más homogénea que está volviendo a reforzar la idea de clase en el ámbito político y que les permite utilizar a los partidos mayoritarios nacionales tradicionales para sus intereses colectivos particulares.
Con lo cual, deduzco que no nos vale con una mejora de los mecanismos democráticos y de participación política, ni siquiera con la extensión generalizada de la “ciudadanía económica” que propugnara en otros artículos mi apreciado profesor Tezanos. Es necesario en España y en toda Europa una reflexión de mucho mayor alcance que permita reforzar la solidaridad interterritorial sin menoscabar el crecimiento de la autonomía democrática local dentro de un marco de relaciones globalizado fuertemente competitivo. Y, lo bueno es que hace ya mucho tiempo que tenemos instituciones en las que podemos hacer esta reflexión (no siempre bienvenida) como es el Comité de las Regiones (CDR) organismo de la Unión Europea o la Asamblea de las Regiones de Europa que es una red independiente nacida en los años ochenta.
Finalmente, sólo comentar una cosa al respecto del caso catalán. Creo necesario leer lo que ha ocurrido en Cataluña en los últimos años bajo la perspectiva de lo enunciado anteriormente. Ello puede dar luz sobre lo que en el fondo está ocurriendo y lo que puede ser la solución a dicho problema, así como qué tipo de reforma es la que nos debemos plantear en España.

Referencias bibliográficas:
Tezanos, J.F. (2014) El problema: Desempleo, desigualdad y desafección, en Revista Temas de Debate, nº 240, noviembre, pág. 5-7.
Glaeser, E. (2011) El triunfo de las ciudades. Madrid: Taurus.
Sassen, S. (2012) Cities in a world economy (fourth edition). Thousand Oaks, CA: SAGE.
Castells, M. (2005) La era de la información (Vol. 1): Economía, sociedad y cultura. La sociedad red. Madrid: Alianza Editorial.

Nueva York y la ID Cards para inmigrantes indocumentados

New York y la nueva ID Card: Nuevas formas de gestión de la ciudadanía desde las ciudades.

(Foto de Martin de Lusenet en Flickr. New York 2)

Ayer leía que Nueva York había aprobado una nueva tarjeta de identificación para indocumentados. En realidad es una nueva tarjeta para todos los que vivan en Nueva York, los “new yorkers”, los “neoyorkinos”. Esta tarjeta permitirá el acceso a los bancos, las bibliotecas públicas y los servicios sanitarios de la ciudad. Es una iniciativa que ya se hace en otras ciudades como Los Ángeles, San Francisco o New Haven.

El programa “NYC identity card program” busca aumentar la cohesión social mediante la creación de nuevas vías de integración social, uno de los grandes retos de las ciudades globales. Éstas necesitan atraer inmigrantes para su desarrollo, fomentar la integración de los que no tienen un hogar fijo, o desean ser considerados de un sexo determinado, o no tienen recursos como los más jóvenes sin empleo ni casa, o, simplemente, no tienen otra forma de ser identificados al ir a los bancos o tratar con la Administración Pública. Las ciudades no pueden depender del crecimiento natural de la población, ni de la inmigración de grupos tan concretos como la población del país en que se ubica la ciudad. Y, no pueden tener un montón de personas sin acceso a los servicios básicos por su situación laboral.

Este hecho coyuntural puede ser leído dentro de las dinámicas históricas que vivimos del siguiente modo:

La ciudad global incrementa sus recursos de intercambio con la inmigración. Ésta proporciona nuevas ideas, redes sociales, vínculos,  iniciativas empresariales, soluciones culturales y fuerza de trabajo que fortalecen a la ciudad como nodo global. Además, necesita a los jóvenes en movimiento y responder a las necesidades de su población marginada.

Pero, hasta hoy, los grupos nacionales y más poderosos intentan controlar los flujos y los recursos al máximo para ser favorecidos por el crecimiento de la ciudad. Para ello, utilizan al Estado que con sus  herramientas de coerción ha desarrollado “magníficos” sistemas de control de los flujos y del acceso a los servicios públicos y privados en su territorio. La idea era: “trabajad para nosotros pero no utilicéis nuestros servicios”. Al terminar vuestro trabajo, volveros a “casa”. Era la visión de algunas sociedades industriales de la postguerra y los “gloriosos treinta años de crecimiento económico. En Nueva York, esos grupos eran los que no quisieron una tarjeta de identificación estatal y se negaron a  ella hace años.

Poco a poco, las clases altas y medias de las ciudades en globalización que trabajan para las empresas transnacionales o para las empresas que trabajan para éstas se dan cuenta de que necesitan promover su ciudad y expandir sus redes más allá de barreras de una época anterior. Eso atrae inversión extranjera: riqueza. Por eso, la aprobación de este programa ha contado con tantos apoyos en el City Council de New York (43 de 48 votos). Empieza a solucionar graves problemas internos, da buena imagen de la ciudad, atrae a más gente, y es, posiblemente, bien visto por una parte importante de los inmigrantes ya asentados en la ciudad.

Globalizar la ciudad significa, desde una perspectiva demográfica, entrar dentro de los flujos migratorios, crecer demográficamente gracias a la inmigración de forma continuada desde todos los países del mundo. Quitar las barreras a los flujos. Atraer a los jóvenes para trabajar y pensar en la ciudad. ¿Cómo hacerlo sin que pierdan el control los grupos nacionales y más poderosos que controlan la ciudad?

Nueva York se suma a las ciudades que buscan un camino que responda a esa problemática más allá de los límites tradicionales del Estado. Recoge la idea de ella misma crear más status intermedios, es decir: formas de pertenencia que proporcionan algunos derechos básicos pero que no lo dan todo y que sólo sirve dentro de su territorio. La tarjeta de identificación creada para indocumentados va en esa dirección. Los sin papeles van a  tener un nuevo papel, parecido a ese papel “verde” que reciben en Europa los inmigrantes al principio de estar aquí pero con menos problemas para conseguirla y, por ahora, menos derechos pero que les integra algo más y les identifica ante los demás.

Con esta iniciativa, la ciudad se distancia más de su entorno geográfico. Adquiere nuevas herramientas políticas y económicas. Se hace más fuerte ante el Estado. Es más independiente y más global.

El Estado puede hacer muy poco ante esto. No tiene fuerza suficiente para tomar la iniciativa. Necesita que sus ciudades se globalicen. Y no puede impedir que solucionen problemas que le afectan especialmente a ellas y para las que es difícil que él encuentre una solución mejor. Si bien, este tipo de soluciones traerá consecuencias. Nueva York se hace más atractiva. Otras ciudades con menos energía de reacción caerán, dejarán de ser competitivas. No podrán sino quedar al margen a menos que se reinventen como dice en sus conferencias E. Glaesser.

Realmente, hoy New York es más fuerte que hace un mes.

Grandes Áreas Urbanas: Conflictos postindustriales y retos políticos

Grandes áreas urbanas: conflictos postindustriales y retos políticos“, por Juan José Villalón Ogáyar en Documentación Social. Revista de estudios sociales y de sociología aplicada, nº 171, año 2013. ISSN 0417-8106.

Recientemente he publicado el artículo “Grandes áreas urbanas: conflictos postindustriales y retos políticos”. Este es un artículo de reflexión sobre cómo afrontar los grandes retos que las Grandes áreas urbanas han de afrontar en la actualidad: la organización del territorio y el desarrollo del modelo social en los países europeos al hilo de la última ola de globalización en la que nos hallamos inmersos.
La primacía de la Economía del conocimiento y la centralidad de las grandes áreas urbanas son dos de las características centrales del nuevo Sistema Económico Mundial que han remodelado los sistemas de estratificación social estatales al generar conflictos locales y problemas globales. Este sistema se caracteriza porque aumenta la desigualdad social y tiende a generar una estructura ocupacional dual dentro de las grandes áreas urbanas: localiza las clases sociales, su conflicto, al tiempo que hace que el Estado deje de ser “social” o “de Bienestar”. Con lo que se fortalecen un tipo de conflictos que podríamos denominar “postindustriales” y tienen un carácter básicamente local y propio de las “Large Urban Zones” (LUZ) o Grandes Áreas Urbanas.
El texto explica el cambio mundial que se está produciendo. Lo denomina “Globalización computacional” para fortalecer la idea de la relevancia que tiene la Revolución Tecnológica informática en el cambio social. Además, estudia los efectos de dicho proceso histórico sobre las ciudades siguiendo los análisis, especialmente, de Saskia Sassen (2012) y otros autores como Glaeser (2011) con la idea de complementar visiones muy diferentes pero altamente valiosas que no tuvieron en cuenta la cuestión urbana en sus estudios sociológico-históricos sobre la evolución de las sociedades actuales como son las de Tezanos (2001) y Therborn, 2011). Relaciona estos cambios con los modelos urbanos emergentes descritos y analizados maravillosamente por autores como Indovina (2006) que los llama “Archipiélagos Metropolitanos”. Si bien, el artículo profundiza en un aspecto poco tratado por ese autor y que es, para mí, esencial: el cambio de la vida cotidiana de las personas que habitan la ciudad y la identificación de los iguales.
Toda la reflexión realizada quiere situar al lector ante los retos de las grandes ciudades de nuestro tiempo para ser sociedades cohesionadas. Y, a partir de ahí propone la necesidad de reinventar el Estado a partir de las ciudades, replantea la cuestión de la “ciudadanía”, visualiza la “nación” como un grupo social dominante dentro de las ciudades, enuncia una posible solución a corto plazo como es la autogestión del principio de ciudadanía y enuncia alguno de sus más importantes problemas y desequilibrios.