New paper about Research in Urban Sociology

P1020644Resume of “Researching social stratification in large urban zones today”

By: Juan_José Villalón_Ogáyar

I have just published a new paper. The title is: “Researching Social Stratification in Large Urban Zones Today” In Public Spaces: Times of Crisis and Change. Research in Urban Sociology, Volume 15, 289_318 Published online: 07 Nov 2016; 289-318.)

You can find here:

The permanent link to this document:
http://dx.doi.org/10.1108/S1047-004220160000015012

Abstract

The current state of globalisation is aggravating the inequalities within globalised cities, and generating a high degree of conflict. If we seek to find out to what extent ghettos, agents in conflict or if there is a situation of unsustainable imbalance caused by this degree of inequality, we should consider the objective data and the social consciousness of stratification enclosed in social interaction of the people living in neighbourhoods in global cities. This chapter explains how we can study this topic with an example: a town into Metropolitan Area of Madrid in 2012, with a theoretical perspective that ask about how is the human space today and how everybody builds his social identification, and a methodology that uses the Problem-Centred Interview to collect data. From this perspective, it is discussed if the new urban social structure tends to be dual or fragmented. When it is studied the social awareness, it may be understood that urban people tend to develop fragmented identities today based into consume and family that joint everyone with other by small groups or weak bonds. However, into a poor urban area, there are other boundaries that a lot of people recognize based into class and ethnic differences that mean polarization and conflict but these ones only work in particular problematic situations. So, the image of system of stratification in large cities appears as a dynamic thing, under the influence of a series of different factors which are not only global but local too.

Sigue leyendo New paper about Research in Urban Sociology

Jóvenes e Identidades

LOS JÓVENES DESARROLLAN Y SE INTEGRAN EN COMUNIDADES INCORPÓREAS EN LA ERA DE LAS TIC PARA ADAPTARSE MEJOR AL MUNDO DE HOY

Extracto del artículo: Villalón Ogáyar, Juan José (2016) La gestión de las identidades sociales por la juventud de la era de las TIC: El fortalecimiento de los vínculos incorpóreos.
en Aguinaga Rousta, Josune (ed.) Jóvenes e Identidades, Revista de Juventud, nº111.
1. Los jóvenes están desarrollando más que sus mayores una perspectiva generacional.
2. El ocio se ha convertido en un elemento más relevante de identificación pero sólo en los momentos y situaciones muy concretos.
3. La clase se ha fortalecido como elemento de identificación al reconocer los propios problemas compartidos.
4. Los intereses se asocian más a los grupos de pares que a la familia.

El cambio tecnológico reciente de las comunicaciones entre seres humanos, que da lugar a la denominada “Sociedad de la Información”, ha supuesto una transmutación del espacio en el que los seres humanos actúan. Lo ha vuelto más fluido (García Selgas, 2007). Ello ha cambiado la organización de los vínculos sociales, como se refleja en el modo en que muchos individuos de las nuevas generaciones tienden a gestionar u organizar sus identidades sociales, culturales y territoriales. Ahora, tienden a insertarse en “comunidades” u organizaciones incorpóreas con mucha mayor facilidad que sus antecesores.

En la actualidad, las generaciones más jóvenes aprenden a actuar en un espacio muy fluido desde el principio de su proceso de socialización. Y, la posición social de la actual juventud les anima a fortalecer dicho tipo de identidades y vínculos, pues se adaptan mejor al estilo de vida que se les promueve. Pero, ello no les salva de la precariedad y la vulnerabilidad. En dicha encrucijada histórica, ¿cómo son gestionados los vínculos de identificación social y cuáles son los referentes que concretamente se fortalecen?

Foto: Encuentros digitalizados.

1460897708140Autor: Juan José Villalón Ogáyar, 2015.

A lo largo de la evolución humana, el ser humano ha creado métodos de comunicación e interacción que rompieron la determinación física de la acción al promover la relación con aquellos que están lejos físicamente. El primero y más poderoso fue la memoria. Después, siguieron los que nos muestra la historia de las comunicaciones humanas que incrementaron primero cualitativamente lo que se podía transmitir (véase la tecnología del libro) y segundo la velocidad de transmisión (acordémonos del sistema de mensajeros del Imperio Romano). Y en la actualidad nos encontramos con un conjunto de tecnologías (teléfono, Internet, fibra óptica, satélites…) que, combinadas, han supuesto un salto tan enorme en ambos parámetros que muchos son los que han escrito que estamos viviendo una Revolución Tecnológica en el sentido de que su aplicabilidad es tal que ha transformado los hábitos cotidianos de los individuos afectando a la propia estructura social, hasta las relaciones dentro de instituciones tan básicas como la familia (Tezanos (ed.), 2008; Livingston & Haddon, 2008).

La diferencia entre las “comunidades” corpóreas e incorpóreas es bien sencilla. Incorpóreo no es sinónimo de “virtuales” o “imaginadas”. La comunidad incorpórea no se distingue por cómo es construida o por su naturaleza cultural o estructural. Ni tampoco se distinguen por su tecnología como es la presencia exclusiva a través de redes como Internet. Ni por su nivel de institucionalización. Lo que hace a una comunidad incorpórea es la falta de relevancia del espacio físico para el mantenimiento de la relación social, para la comunicación cotidiana entre los miembros, y, sobre todo, para la influencia de unos sobre otros en la acción social.

Foto: Individuo incorporeo

1460897709666Autor: Juan José Villalón Ogáyar, 2015

 Las denominadas “comunidades u organizaciones incorpóreas” las concibo como un concepto útil para reseñar esas redes de relaciones sociales que no adoptan obligadamente una forma física aunque puedan hacerlo en un momento y tiempo determinado, que no necesitan del espacio físico para la interacción, la influencia, el apoyo, o la muestra de la afectividad, es decir, para el vínculo social y que son fuentes de sentido con lo que siempre han de ser “comunidades de sentido”, tal y como las formularon Berger y Lukmann (2000), aunque no desarrollen siempre relaciones sociales duraderas que implique una comunidad de vida. Como explicaban Berger y Lukcmann (2000; 49): “Las comunidades de sentido pueden, en ciertas circunstancias, transformarse en comunidades de vida, pero también pueden desarrollarse y mantenerse exclusivamente a través de una acción recíproca y mediada. Estas comunidades pueden formarse en diferentes niveles de sentido, no directamente prácticos, y pueden referirse a distintos ámbitos de sentido, tales como el filosófico; el científico; o el “encuentro de almas”.

 Si bien, este cambio no ha disminuido todavía profundamente la importancia del espacio físico. Hay muchos indicios de la necesidad humana del encuentro, del uso de las redes “virtuales” que llegan a fomentar el encuentro en el suelo físico aunque sea el instante del fin de semana o del encuentro en un congreso, o en una reunión formal. Se diría que el cuerpo necesita del encuentro para estrechar los lazos, fortalecer los vínculos y que la mente pueda transmitir el conocimiento (3). Es más, sigue siendo esencial ese espacio físico como recurso por el que se lucha dentro de la ciudad. Y, así, las redes vuelven a regionalizarse mientras las clásicas instituciones regionalizadas propenden a una estructura en red dinámica permanente en la que lo estable quiere ser la relación más allá de la estrechez de las dimensiones espaciotemporales y sin renunciar al encuentro físico para siempre.

Al tener en cuenta estas situación paradójica es cuando surge la pregunta sobre cómo es la identidad de los jóvenes. ¿Qué peso tienen unas y otras dimensiones del espacio? ¿Se han transformado de tal modo que en su situación actual es más reticular que regional? ¿Se han desembarazado en su identidad de la vinculación al terruño, al barrio, a la ciudad en la que viven, a la “nación”? ¿Son sus redes más importantes en la actualidad? ¿Qué peso tienen?

La juventud es comprendida en este estudio como fase transitoria entre la adolescencia y la adultez, que ocurre no ya a una edad determinada sino que como parte del proceso de estructuración social, siendo por tanto, una posición social específica que es ocupada transitoriamente en el que se queda el individuo relativamente desprendido de la seguridad de la familia de origen y todavía no ha encontrado o desarrollado el nuevo grupo de pertenencia en el que tomar una posición adulta de responsabilidades, obligaciones y derechos plenos asentada en la pertenencia a una nueva familia y a una carrera laboral. Con ello sigo la tradición de los Estudios de Juventud que coinciden con un amplio marco de investigadores en señalar que: “el periodo de la juventud está marcado por procesos transicionales claves tales como la adquisición de la independencia económica, la independencia residencial, la formación de la propia familia y la integración en el mercado laboral” (Moreno Mínguez, A., 2012; 16).

La estructura en la que se inserta la juventud podemos entenderla como formada por numerosos grupos o comunidades de relación relativamente transitorios. Algunos serán instituciones adaptadas para mantener los vínculos durante un tiempo más. Otros serán grupos creados directamente en red. Esto les permite a esa juventud mantener flexibles relaciones con sus padres, por ejemplo, que ya no han de llegar a romperse, crear unas relaciones con los pares que se vuelven autónomas de las migraciones acumuladas y del espacio ocupado, así como desarrollar nuevas formas de trabajo o poder trasladarse más lejos para trabajar sin perder sus relaciones o su capacidad de desarrollarlas. En dicha estructura de vinculación pueden llegar a formar sus vínculos sociales y situarse ante los demás de un modo original en el que los vínculos más anclados en lo físico pierden relevancia y se fortalecen los asociados a las formas más reticulares de relación. Ello ayudará a su migración y adaptación a un entorno de competencia, que exige desvincularse del espacio físico concreto, en el que el lugar de vida y trabajo es sólo temporal y mudable porque el “entorno”, el “ambiente” de los más competitivos es “global”. Por ello, este modo de juventud gestiona, posiblemente, sus formas de identificación concretamente: las formas en que nos describimos a nosotros mismos y como describimos a los demás de tal manera que conceptualmente une a los individuos de una forma diferente de como lo hacen los “mayores” o “adultos”, así como sus pares en edad pero no en posición social que no estarán necesitados del mismo grado de flexibilidad.

Al mismo tiempo, es también previsible que las instituciones sociales más regionalizadas, menos adaptadas a las nuevas tecnologías, donde las relaciones sociales dependen más del contacto físico, pierdan su conexión cognitiva con el resto como, por ejemplo, el vecindario. Es decir, la identificación de los iguales aquí funcionará de otro modo a como funcione en los espacios de relación más reticulares. Así, al situar el investigador a la juventud en dichos espacios, ésta utilizará maneras de ver a los demás o a él mismo que difieran de las utilizadas en espacios menos regionalizados y más desconectados de la imagen que tengan. Mientras, los adultos que han desarrollado todavía vidas más regionalizadas en todos sus ámbitos de experiencia, se ubicarán con imágenes de ellos mismos y los demás más similares en todos los espacios de vida.

 Las técnicas de recogida y análisis de datos desarrollados en la investigación que dio lugar a este artículo se basan en el método LIS/SIL creado por el autor en el proyecto CSO2011-32121 sobre “La Identificación social en tiempos de crisis económica” financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad. Éste parte de la idea de que la categorización de los iguales y los diferentes, así como el discurso o narración sobre quien es uno y los demás son productos de la Lente de Identificación Social (LIS).

LIS es concebido como un instrumento inmaterial, similar a una lente caleidoscópica, que los individuos desarrollamos en el proceso de socialización. Nos permite reconocer quiénes son nuestros iguales y cuál es nuestro lugar en el mundo. Se va modificando permanentemente según la experiencia social en la biografía del ser humano.

¿Cómo es la lente de identificación social media de los jóvenes? En nuestro estudio se revela algo sorprendente: la clase es el rasgo central de identificación; la etnia también lo es, especialmente en la relación con el espacio urbano físico y la definición de los intereses; el ocio es relevante solo en el espacio de mayor proximidad y actividad, pero queda desvinculado del espacio físico. La vinculación geográfica no destaca como elemento de referencia. La edad se hace relevante en el espacio físico próximo y en la definición de los problemas e intereses. El sexo no destaca. Las actitudes, sólo a la hora del trabajo. Y la familia, queda reservada como espacio relevante en lo personal, familiar y los intereses desvinculados también de su relación con el espacio geográfico.

 Figura: Aproximación a la Lente de identificación social de los jóvenes. Representación según método LIS/SIL.

jovenes LIS, 2013Fuente: Estudio CSO2011-32121.

Estos resultados muestran cómo los menores de 35 años han cambiado su perspectiva respecto de los mayores de una forma importante en muchos aspectos. En las situaciones planteadas concretas, han aprendido a valorar más las diferencias basadas en la edad y el ocio y menos las actitudes y la familia. A la hora de identificar los que tienen sus intereses y problemas en general: los jóvenes destacan más que los mayores la edad y la clase y no utilizan tanto la etnia y la familia. En lo personal, destaca la mayor relevancia de la edad y el género, mientras se reduce lo local o geográfico.

La familia y la etnia suelen ser elementos más presentes en los jóvenes para referirse a las diferencias en los espacios más regionalizados, físicos como el barrio y la ciudad. Sin embargo, en los espacios de vida más reticulares como el trabajo y el ocio, ambos reducen significativamente su importancia. A las actitudes les pasa justo lo contrario.

El género parece solo aumentar su relevancia en el ámbito de la vida familiar. La edad aumenta su importancia al describir a la gente del barrio y a quien se desearía en la familia y se reduce en los otros dos. El elemento local aumenta su importancia al describir a la gente del barrio y lo reduce en el resto de ocasiones. Y la clase resulta que reduce su importancia en el ámbito más regionalizado, el del barrio, y aumenta drásticamente en el resto, especialmente en el laboral.

Todo ello indica que la juventud es una posición social que ha encontrado soluciones a la contradicción sistémica que ha vivido gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías y el modo en que ahora se tiende a figurar su espacio social. Generacionalmente, ha evolucionado en sus valoraciones de cada tipo de identidad social reduciendo sus vínculos más tradicionales. Pero, además, debido a su posición estructural, es lógico que, aquellos rasgos de vinculación los haya sustituido por otros más adaptados a su novedosa forma de vida como la edad, las aficiones y los asociados al trabajo gracias a los que puede desarrollar comunidades de sentido y vida incorpóreas.

Las instituciones básicas pasan a ser aquellas que se adaptan mejor al nuevo espacio, las que son capaces de sobrevivir en él. Esas son en las que se puede formar comunidades de referencia relativamente estables. Berger y Luckmann (2000) planteaban la necesidad de crear Instituciones intermedias capaces de elaborar sentido para salir de la crisis de sentido en la que nos sumerge el cambio social. Yo creo que más bien, visto lo que tiende a hacer la juventud, lo que es necesario es hacer lo que están haciendo muchas organizaciones sociales: adaptarse, domesticar y aplicar las nuevas tecnologías para formar sus lazos. Esas son las que sobrevivirán y podrán convertirse en referente si ya no hay vuelta atrás en el proceso de fusión de las estructuras sociales al calor de la Globalización. La juventud tendrá una posición compleja a día de hoy y secundaria, pero no está fuera de la sociedad, ni en sus márgenes, sino plenamente insertada y adaptada a los cambios en mejor medida que la mayor parte del resto de la sociedad.

Referencias bibliográficas:
Berger, P. y Luckmann, T. (2000), Modernidad, Pluralismo y Crisis de sentido. La orientación del hombre moderno, Barcelona, Paidós.
Bocock , R. (1995), El Consumo, Ed. Talasa.
Collins, R. (2000), “Situational Stratification: A Micro-Macro Theory of Inequality”, Sociological Theory ,Volume 18, Issue 1, pages 17-43.
García Selgas, F. J. (2007), Sobre la fluidez social. Elementos para una cartografía. Madrid, CIS.
Gil Calvo (2001), Nacidos para cambiar, Madrid, Taurus.
Grupo de Estudio sobre Tendencias Sociales (GETS) (2009), La juventud hoy: entre la exclusión y la acción. Tendencias de identidades, valores y exclusión social de las personas jóvenes, Injuve. Edición en línea.
Glaesser E. (2011), El triunfo de las ciudades: Cómo nuestra mejor creación nos hace más ricos, más inteligentes, más ecológicos, más sanos y más felices. Madrid, Taurus.
Haddon, (2011), ‘Domestication Analysis, Objects of Study, and the Centrality of Technologies in Everyday Life’, Canadian Journal of Communication, Vol. 36, 311-323.
Jenkins, R. (2009), Social identity, London, SAGE.
Livingston S. y Haddon, L. (2008), “Risky experiences for children online: Charting European Research on children and the Internet” en Children and Society.
Moreno Mínguez, A. (2012), Informe Juventud en España 2012, Primera Parte, Madrid, Injuve.
Rodríguez San Julián (2012), Informe Juventud en España, 2012 Segunda Parte, Madrid, Injuve.
Sznol, F. (2005), “Ciudad real y ciudad imaginada. Cambio social, transformaciones urbanas y nuevas identidades” en Tiempo de Incertidumbre. Trabajo, educación y ciudad en el norte de la Patagonia, Coords. Ana Menni y Susana Paponi. (123-129), Biblos, Buenos Aires.
Tezanos, J. F. (ed.) (2008), Internet en las familias, Ed. Sistema.
Tezanos J. F. (2001), La sociedad dividida, Ed. Biblioteca Nueva.
Villalón, J. J. (2007), “Las identidades sociales de los jóvenes españoles. La edad como elemento clave de división” en Rev. Sistema, nº 197-198.
Villalón, J.J. (2006) Identidades y exclusión social, FOESSA .

Mapa de las regiones urbanas de Málaga (Censo 2011)

La Región Urbana de Málaga es policéntrica

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

La región urbana de Málaga se ha desarrollado de una forma diferente a la de Madrid. Mientras que la de Madrid es una región con un único gran núcleo y varios nodos dentro de su área de influencia, la región urbana de Málaga ha adoptado una forma policéntrica.

A partir del estudio del porcentaje de personas que trabajan en estos núcleos y residen en otros diferentes próximos (commuting) se ha elaborado el mapa de la región urbana de Málaga al igual que lo hice con la Región de Madrid.

A día de hoy, podemos reconocer al menos siete núcleos en la región urbana de Málaga: Málaga capital, Marbella, Fuengirola, Velez-Málaga, Antequera, Ronda y Nerja. El volumen de cada una de estas subregiones es muy diferente. Desde el punto de vista del tamaño de la oferta de su mercado laboral interno podemos distinguirlos claramente. El primero tiene un mercado laboral de más de 220 mil ocupaciones. El segundo está en torno a 80 mil. El tercero, es de unos 25 mil. Los tres siguientes entre 10 y 20 mil. Y, el último, en torno a seis mil.

malaga2Fuente: INE, Censo 2011. Elaboración propia.

Además, existen al menos otros dos municipios que son importantes debido a que tienen un mercado laboral superior a cinco mil empleos y porque atraen un número sustantivo de población de municipios próximos (más de un 5%). Aunque, todavía no han llegado a implantarse como nodos en la estructura urbana. Más bien, utilizando el lenguaje utilizado en el artículo sobre la Región de Madrid, son conectores parcialmente integrados en la subregión o subregiones más próximas. Estas localidades son: Estepona y el Rincón de la Victoria. Ambas están en la costa y contiguas a una de las dos subregiones más importantes: Marbella y Málaga.

Hay cinco subregiones que comparten zonas de influencia: Málaga, Marbella, Fuengirola, Velez-Málaga y Antequera. Las otras dos restantes están geográficamente separadas, indicativo de su actividad más autónoma asociado a un mercado de trabajo pequeño y a su lejanía del Núcleo central del entramado urbano (Málaga Capital). Sin embargo, el flujo de trabajadores entre unas subregiones y otras, descontadas las zonas compartidas, es menos de un 5 por ciento de la población ocupada que vive en cada una de ellas. Con lo cual, parece correcto diferenciar todas las áreas indicadas.

Es más, esta apreciación se corresponde con la que se desprende del análisis de la proporción de personas que trabajan en el mismo municipio en el que viven. En la provincia de Málaga, el 68% de los ocupados no se trasladan de municipio a trabajar. En Madrid, era un 54% en el año 2011.

El resultado ha sido un mapa bastante más complejo. Los datos para configurarlo aparecen en la siguiente tabla.

Municipios de residencia Personas ocupadas que viven en un municipio Proporción de ocupados que trabajan en el Núcleo de la Subregión
ÁREA DE MÁLAGA
29067 Málaga 189395,00 80,75
29038 Cártama 7540,00 52,06
29007 Alhaurín de la Torre 12640,00 33,11
29011 Almogía 975,00 31,79
29901 Torremolinos 23770,00 24,51
29092 Totalán 205,00 24,39
29039 Casabermeja 1095,00 23,29
29025 Benalmádena 21155,00 22,60
29018 Ardales 750,00 19,33
29080 Pizarra 2855,00 18,74
29040 Casarabonela 780,00 18,59
29012 Álora 2935,00 17,21
29030 Borge, El 175,00 17,14
29066 Macharaviaya 150,00 16,67
29902 Villanueva de la Concepció 965,00 16,06
29043 Colmenar 1040,00 15,38
ÁREA DE MARBELLA
29069 Marbella 49715,00 81,68
29076 Ojén 1155,00 51,52
29061 Istán 460,00 33,70
29073 Monda 695,00 32,37
29023 Benahavís 1750,00 24,86
29058 Guaro 530,00 18,87
29070 Mijas 25995,00 17,25
Área de Fuengirola    
29054 Fuengirola 23305,00 56,77
29070 Mijas 25995,00 15,18
 Área de Velez-Málaga    
29094 Vélez-Málaga 23915,00 64,37
29027 Benamocarra 820,00 26,22
29005 Algarrobo 2080,00 25,48
29062 Iznate 180,00 22,22
Área de Nerja    
29075 Nerja 5765,00 86,90
29053 Frigiliana 845,00 18,93
Área de Antequera    
29015 Antequera 14320,00 78,98
29072 Mollina 1495,00 21,07
29902 Villanueva de la Concepció 965,00 17,10
Área de Ronda    
29084 Ronda 10905,00 77,53
29020 Arriate 1270,00 34,25
29028 Benaoján 430,00 15,12
29048 Cuevas del Becerro 380,00 14,47

Fuente: Elaboración propia. Censo 2011, INE

Mapa de La Región Urbana de Madrid (según censo 2011)

La región urbana de Madrid abarca ya  99 municipios de la Comunidad

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

Madrid es hoy por hoy una ciudad profundamente dinámica, que ha crecido poblacional y geográficamente a lo largo del siglo XX. Es una sociedad local con una economía poderosa que atrae gentes de toda España, Europa y el Mundo. Y que está profundamente imbricada en las redes de la Economía Mundial. De modo que sigue hoy aumentando su tamaño poblacional, económico y especialmente geográfico. Es un archipiélago urbano donde millones de vidas fluyen de un núcleo a otro por trabajo, estudios y ocio cotidianamente. Es un conjunto de municipios con distintos nombres que han engarzado gradualmente su historia hasta formar juntos un nodo global.

Desde los años ochenta, viene produciéndose en la ciudad de Madrid un conjunto de cambios fundamentales y necesarios para adaptarse bien a la Globalización. Desde un punto de vista económico, ha dejado de ser una ciudad industrial y de servicios públicos nacionales para convertirse en una ciudad en globalización o postindustrial. Demográficamente, ha pasado de ser una ciudad de inmigración nacional para convertirse en una ciudad de inmigración global. Culturalmente, se ha convertido en una ciudad multicultural con gentes venidas de todo el mundo que enriquecen su pluralidad. Y estructuralmente, han emergido nuevas clases medias poderosas, se ha reducido considerablemente la proporción de obreros industriales y ha aumentado el número de trabajadores dedicados a servicios, especialmente a servicios personales. El nivel medio educativo ha aumentado considerablemente. Los servicios sociales, educativos y de salud se han extendido a la mayor parte de la población reduciendo enormemente las situaciones de pobreza extrema en la ciudad. Y, administrativamente, se ha fortalecido la autonomía del Área de Madrid gracias a la creación y desarrollo de la Comunidad Autónoma de Madrid. Junto a ello, se han llevado a cabo obras impresionantes para conectar adecuadamente todos los puntos de la ciudad. Se han construido carreteras inmensas, un metro de dimensiones colosales y una red ferroviaria poderosa. Y, así, Madrid se ha extendido como una impresionante mancha de aceite por el territorio que la rodea.

Todo ello ha influido en lo que es hoy Madrid. Los procesos han cambiado sus centros, la forma de vida de sus gentes, el perfil de sus habitantes, las costumbres de la ciudad, las relaciones sociales, sus barrios y distritos, sus fiestas, su música, sus creencias,…hasta los modos en que se concibe y se vive la ciudad.

En lo que aquí concierne, quiero poner el acento en cómo esos cambios han producido una “ciudad” cuyas dimensiones territoriales se han vuelto extraordinariamente difusas. Económicamente, Madrid es un nodo de las redes mundiales con múltiples municipios que forman un único elemento, una red profundamente imbricada que es mirada desde fuera por los inversores, los trabajadores y los turistas como una única cosa. Y, a la vez, el Madrid sociológico ha dejado hace mucho de ser también un territorio municipal, una localidad en si misma con un gobierno local para ser una ciudad formada por cientos ya de barrios, decenas de municipios entre los cuales casi seis millones de personas “navegan” cotidianamente.

El Madrid sociológico es importante porque significa que los problemas de la ciudadanía madrileña ya no son los problemas de un municipio concreto (Madrid), sino que son los problemas compartidos, o creados a través de las relaciones sociales que mantienen los que habitan ese Gran Madrid. También, ello significa que las soluciones a esos problemas influyen profundamente en todos los municipios. Es más, si no se toman decisiones de forma coordinada, hay “soluciones” que adoptan unos municipios o sus ciudadanos que pueden significar un gravísimo problema para otros.
Debido a ello, por ejemplo, ante uno de los problemas principales experimentados en las últimas décadas en Madrid capital y que es un problema constante de cualquier ciudad, los madrileños, las compañías privadas implicadas y muchos ayuntamientos tomaron decisiones que llevaron a una situación altamente complicada. El problema es el de la vivienda.

El coste de vivir en Madrid capital ha sido y es muy alto, no sólo económicamente sino también desde el punto de vista de la experiencia social cotidiana por muy diversas razones que no vienen al caso. Ante ello, muchos madrileños y personas que trabajaban en Madrid decidieron irse a vivir a alguno de los municipios colindantes cuando tuvieron posibilidades. Lo llevan haciendo desde hace décadas (en realidad siglos). Una vez más, el mercado inmobiliario se expandió y poblaciones que tenían una historia relativamente autónoma de Madrid, hoy forman parte del nuevo Madrid, con una población creciente que diariamente trabaja en el municipio principal de este gran nodo urbano.

El proceso histórico de expansión urbanística lleva ocurriendo toda la Era Industrial. En el siglo XIX se “solucionó” políticamente anexionando a Madrid un conjunto de municipios de su alrededor. En los años cincuenta del siglo XX, ello siguió produciéndose en la búsqueda de la Capital del Estado, un ideal que resucitaba antiguos planes urbanísticos del “Gran Madrid”.   Después, años sesenta y setenta, se estableció la Corona Metropolitana que ralentizaba el crecimiento de Madrid Municipio. Y, ello dió pie a contemplar un nuevo tipo de ciudad más compleja y flexible formada por múltiples municipios profundamente interconectados.

Hoy el proceso sigue y nos obliga a revisar los límites de esa ciudad sociológica de Madrid continuamente para poder comprender su realidad. Los datos más recientes para ello son los del Censo del año 2011. A través de sus datos podemos contemplar cómo es el mercado de trabajo de los municipios y donde viven los trabajadores de esos municipios. Si seguimos la definición actual de las grandes áreas urbanas de la OCDE y la Comisión Europea, podemos identificar como regiones urbanas (Áreas Urbanas Funcionales según el INE) aquellas que abarcan el conjunto de municipios en los que más de un 15% de la población ocupada de uno de ellos trabaja diariamente en el otro y que están geográficamente juntos. Es una proporción enorme de personas que casi todos los días se trasladan de un lugar a otro para trabajar, que experimentan en su vida diaria una relación con el espacio y las gentes de dos ciudades diferentes. Traspasan ideas, valores, creencias, experiencias, dinero y cosas materiales de una ciudad a otra diariamente. No son inmigrantes. Son ciudadanos, vecinos, trabajadores en ambas ciudades. En unas viven y en otras trabajan.

Al estudiar los flujos cotidianos de los habitantes de la mayor parte de los municipios de la Comunidad de Madrid, se llega a la conclusión de que, en la actualidad (datos Censo 2011), la Región Urbana de Madrid abarca ya 99 municipios. Hay un núcleo central (Madrid Capital), una corona metropolitana (formada por los municipios que aportan más de un 30% de su población ocupada a Madrid capital) y una zona urbana periférica cuyos municipios aportan entre un 15 y un 30 por ciento de su población ocupada a Madrid Capital. (Figura 1)

Figura 1: Tabla Número de municipios de la CC. AA. de Madrid según su posición en la Región Urbana de Madrid
Región Urbana de Madrid
Clasificación de los municipios de la Comunidad de Madrid Nº de Municipios Porcentaje
MUNICIPIOS SIN DATOS 31 22,1
MUNICIPIOS ASOCIADOS 9 6,4
ZONA URBANA PERIFÉRICA 70 50
CORONA METROPOLITANA 28 20
NÚCLEO CENTRAL 1 0,7
Total 140 100
Nota: Clasificación de los municipios en función del porcentaje de ocupados mayores de 16 años que viven en un municipio y  trabajan en Madrid Capital

Fuente: INE, Censo, 2011. Elaboración propia.

Todos los municipios de la Comunidad de Madrid están profundamente conectados (139 municipios estudiados). Es una red muy importante porque el flujo de trabajadores entre todas esas poblaciones es enorme. Si observamos la proporción de ocupados que trabajan en otro municipio sin contar Madrid ni el propio municipio, se aprecia que en ninguno vive menos de un 19% de trabajadores que no trabaje en otro municipio del entorno. No hay municipios aislados económicamente en el conjunto de la Comunidad de Madrid. La Comunidad de Madrid es una tupida malla de relaciones laborales entre municipios. (Figura 2)

Figura 2. Histograma de la distribución de los municipios de la Comunidad de Madrid según el porcentaje de ocupados que viven en ellos y que trabajan en otro municipio diferente sin contar los que trabajan en Madrid Capital.

ocupados-que-trabajan-en-madrid-graphFuente: INE, Censo, 2011. Elaboración propia

Si bien, no todos los municipios de la región urbana son igual de importantes en el mercado laboral común. En primero lugar, podemos diferenciar cada municipio por el número de personas que trabajan en él. Y, en segundo lugar, podemos distinguir los municipios por la proporción de personas que atraen a trabajar de otros municipios, es decir, por su grado de atracción. En función de esto último se observa cómo hay una gran diferencia en el poder de atracción de trabajadores. Mientras que hay algunos que tienen sólo un 30% de trabajadores que vienen de otros municipios (Madrid y Aranjuez), la mayoría de los municipios grandes cubren sus mercados con más de un 50% de trabajadores venidos de fuera. Y, hay algunos como Pozuelo de Alarcón y Tres Cantos que tienen un 80% de trabajadores que vienen de otros municipios a trabajar cotidianamente. (Figura 3)

Figura 3. Grado de Atracción de trabajadores por los Municipios.

atraccionNota: Grado de atracción: proporción de trabajadores mayores de 16 años que están ocupados en un municipio y que habitan en otro.

Fuente: INE, Censo, 2011. Elaboración propia

Pensemos en lo que esto supone para un municipio de 50.000 habitantes por ejemplo. Es un flujo contínuo de personas que entran y salen conectando los ritmos de otros municipios con el propio. Por eso, sociológicamente, son uno.

Estos datos me han hecho considerar que hay otros municipios, además de Madrid, que cumplen una función de nodo o conector en la Red que forman los municipios de la Región Urbana Madrileña. A partir de los datos de la ubicación de la vivienda de los trabajadores en cada municipio, hemos diferenciado los municipios de la Región Urbana de Madrid entre: Nodos, Conectores y Dormitorios. Nodos serían aquellos a los que algún municipio le aporta un 15% de su población ocupada mayor de 16 años. Conectores serían aquellos a los que más de dos municipios le aportan entre un 5 y un 15 por ciento de sus trabajadores.

Según los datos del censo 2011, son nodos: Alcalá de Henares (3 municipios), Arganda del rey (1 municipio), Fuenlabrada (1), Majadahonda (1), San Sebastián de los Reyes (1), Valdemoro (2). Y, son conectores: Alcobendas (8 municipios), Alcorcón (3), Collado Villalba (3), , Getafe (6),  Móstoles (4), Pozuelo de Alarcón (5), Las Rozas de Madrid (7), Torrejón de Ardoz (4), Tres Cantos (3) y Villaviciosa de Odón (3). Y, el resto serían ciudades dormitorio.

Si estudiamos la relación de las clasificaciones hechas podemos situar cada municipio en función de su papel dentro de la región urbana.

El mapa de la Región Urbana Madrileña queda con estas especificaciones así:

Figura 4. Mapa de la Región Urbana Madrileña,  circa 2011.

madridFuente: INE, censo 2011. Elaboración propia.

Como se puede apreciar, la mancha de la Región Urbana de Madrid se extiende poderosamente por su entorno en todas las direcciones. Abarca poblaciones grandes y pequeñas, proximas y lejanas. Crece al norte, al sur, al este y al oeste. Un cinturón de grande poblaciones se mantiene alrededor de Madrid Capital como un poderoso atractor de trabajadores.

Mientras, muchos de éstos, han ido alejando poco a poco sus viviendas hacia zonas ya no tan “urbanas” en el sentido tradicional. Pero que, en realidad, estan fuertemente conectadas con la Ciudad a través de todos esos habitantes que cotidianamente fluyen de un municipio a otro.

Si miramos el mapa, podemos ver perfectamente las huellas de la historia reciente, de la que fue ciudad Industrial. Pero, ha quedado engullida por la nueva economía que ha hecho florecer su propia ciudad: más densa, más grande, más fluida.

Sin embargo, lo más importante de este mapa es que nos permita reflexionar sobre qué es Madrid, sus límites geográficos reales y su futuro y, especialmente, quienes son los “madrileños”, donde viven y cómo viven. Por ahora, eso queda para más adelante. Y, es una tarea pendiente que el lector ya puede hacer.

Nota final:  Ha comenzado un nuevo proyecto de investigación asociado a este blog cuyo objetivo es cartografiar las grandes zonas urbanas de España según los problemas sociales que padecen en mayor medida y poner dicha información a disposición de Administraciones Públicas, Organizaciones no gubernamentales, Asociaciones cívicas e investigadores de la Ciudad. En los próximos meses, varios artículos, mapas y fichas irán editándose en el blog sobre dichas áreas con datos sobre sus problemas sociales. Si bien, al comienzo vamos a hacer un ejercicio más sencillo que intentará delimitar las Regiones Urbanas que vamos a estudiar. Éste artículo es el primero de esta nueva serie.

Para colaborar en este proyecto, solicitar información o financiar la investigación en su zona urbana ponganse en contacto con el autor del blog (Juan José Villalón, UNED). 

Licencia de Creative Commons
Entradas/post del Blog: Iguales y Diferentes by Juan José Villalón Ogáyar is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en www.openedition.org.

Espacio habitado: Madrid dividida

NO VIVIMOS EN CUALQUIER LUGAR PORQUE NO TODOS SON IGUALES

Una forma tradicional de mirar la ciudad es a través de los mapas. En un trabajo que acabo de terminar, he mirado Madrid como Región Urbana. No es la Comunidad de Madrid, ni su área metropolitana. Es ese concepto desarrollado por la Escuela de  Sociología Urbana de Los Ángeles que intenta captar la ciudad postindustrial. La ciudad no tiene límites geográficos puros. Es el resultado de los flujos de personas, bienes e información en un mundo global.

Madrid, entonces, se ensancha rebasa toda barrera convencional para ser un territorio dinámico, fluido, en transformación permanente. Pero yo he querido hacer una instantanea de ese Madrid y destacar con mis aparatos analíticos las zonas que más se parecen y más se distancian en función de los problemas sociales de desigualdad que los acosan.

He encontrado, en la más simple de todas las reducciones de la realidad tres agregados que nos permiten reflexionar sobre la ciudad dividida de Madrid:

Distribución PRESENTACION_Página_04Fuente: Mapa presentado en ponencia de Juan José Villalón Ogáyar “The disaffection with the neighborhood in which one lives” in Midterm Conference Moving cities: contested views on urban life jun, 2016, Krakow by Euroepan Sociological Association, ESA RN-37, Urban Sociology.

Grupo Azul (Cluster 1): Son los distritos donde hoy se tiene una población más envejecida, más excluidos del mercado laboral y hay más edificios antiguos y modernos y muy pocos nuevos. Ocupado por las viejas generaciones de inmigrantes (españoles) y sus hijos. En ellos viven gran diversidad de clases laborales y hay mucha diversidad de situaciones de trabajo.
Grupo Rojo (C2): Son los distritos obreros formados en el Madrid industrial y hoy perpetuados con una población que ha venido de otros municipios a vivir aquí que son, especialmente, obreros y de clases elementales que sufren una alta inestabilidad. La parte fundamental de estos distritos se formó durante la industrialización de Madrid en los sesenta, setenta y ochenta.
Grupo Amarillo (C3): Son los distritos donde se concentra la población en mejores condiciones de vida. La mayor parte tiene una ocupación a tiempo completo. En ella hay mayor porcentaje de profesionales, técnicos y directivos. Quienes no, están estudiando todavía. Es una población que se ha trasladado mayoritariamente desde otro municipio de Madrid. También es donde menos extranjeros llegan a vivir. Y, son distritos relativamente renovados o nuevos. Son los barrios de la expansión del Madrid de la Clase de Servicios en la sociedad postindustrial.

Sólo he representado 81 distritos en el mapa. Hay más, pero es suficiente por ahora. Los datos originales son del Censo de Población y de Viviendas del INE, 2011 y del Padron Contínuo de habitantes, 2011.

Más adelante podrá el lector saber de un artículo más amplio al respecto.

Espacio habitado: Lisboa desde arriba

Lisboa es una ciudad extremadamente compleja hoy.  Comprenderla implica mirar cómo se entrelaza con el Océano y la montaña. Habrá muchas formas de describirla, pero siempre, habrá que destacar que su Espacio geográfico la ha determinado. Asimismo desde los tejados destacan sus colores variados, su pluralidad humana reflejada en el espacio físico, en los edificios que destacan ante la mirada del viajero.

Lisboa para vimeo from Juan Jose Villalon on Vimeo.

 

El Espacio Habitado

Vamos a comenzar una nueva línea de trabajo denominada: El Espacio Habitado.

Este área de trabajo quiere ser un lugar para aportar imágenes, videos y mapas que nos permitan reflexionar sobre el Espacio Habitado.

Entiendo el Espacio Habitado como el entorno en que vivimos, nos encontramos y nos relacionamos.

La idea es visualizar ese espacio, permitirle adoptar su forma en este hipertexto. Recordarlo para no perderlo de vista.

Para empezar: Un vídeo de Praga. Un parque de la ciudad, una escultura importante con la que conviven sus habitantes y que nos dice mucho de su pasado.

 

ESA Mid-Term Conference : Moving cities. Urban Sociology in Krakow, 28/06/2016

Martes, 28/06/2016

Mañana comienza la conferencia. La Sociología Urbana Europea se reune este año en Krakow.
Comenzará con un sociólogo muy interesante: Ayo Mansaray. Trabaja en la city londinense. Investiga sobre los modos de reproducción de las diferencias a través de las instituciones escolares en la ciudad. Trae aires críticos desde una perspectiva próxima a Bourdieu.
Después, vamos a repartirnos en dieciseis grupos para trabajar los más variados temas asociados a la evolución de nuestras ciudades.
Evaluaremos el impacto de los actores institucionales, mercantiles y cívicos en la formación y producción o construcción de la ciudad. Estudiaremos el impacto de la Globalización. Analizaremos las desigualdades de la ciudad postindustrial. Intentaremos comprender como se gestan los conflictos, como nos separamos. Pero también, veremos como se produce la regeneración de las ciudades, cómo se gestiona el espacio público, como tiende a cambiar la vida urbana.
El jueves continuaremos.

ESA Mid term Conference Urban Sociology, 2016, Krakow

Conferencia: Moving cities: Contested views on urban life, Krakow, 2016

Dentro de menos de tres meses será la reunión entre conferencias que la Red de Investigación de la European Sociological Association dedicada a la Sociología Urbana organiza este año. El grupo, ESA-RN37 Urban Sociology, ha creado un blog para que se pueda conocer el evento. Hay más de 170 participantes ya apuntados. Sasskia Sassen vendrá a inaugurar el evento. Nos hemos organizado en cinco líneas de trabajo. A él están invitados sociólogos e investigadores de otras áreas interesados en la investigación de la Ciudad y sus habitantes.

Puedes encontrar más información en:

plakatA4

Estrategias de Vivienda durante la crisis en Madrid

Cambio de estrategias de uso de las viviendas en tiempos de crisis en Madrid. Siglo XXI.

El primer factor determinante de las posibilidades electivas del lugar en que vamos a vivir es puramente estructural: el Mercado de la Vivienda. El equilibrio entre oferta y demanda es fundamental en cualquier mercado pero en el caso de la Vivienda, dicho equilibrio es extremadamente complejo por cuestiones tales como:  la necesidad real de este producto, su gran nivel de gasto en la economía familiar, su durabilidad, su efecto de fijación en el territorio, su indivisibilidad, su heterogeneidad (objetiva y subjetiva), su nivel de endeudamiento, la estrechez de espacio, las asimetrías de información, los altos costes de transacción, la ausencia de mercados de futuros y seguros y otros factores.  Pero, no sólo eso, éste no es un problema puramente económico, es un problema que afecta a la vida social de los individuos y que está influido por ella, por la forma en que se identifican, por los grupos a los que pertenecen, por su relación biográfica con el Espacio.

El problema estructural se puede resumir en que la oferta de espacio para viviendas en una localidad dada es fuertemente inelástica. No cambia la cantidad de suelo disponible de forma fácil y se necesitan grandes inversiones en infraestructura para habilitar suelo rústico y convertirlo en suelo urbanizable. Cuando esto se hace, tiene repercusiones muy importantes en las ciudades pues dichos cambios pueden romper los frágiles equilibrios ecológicos y sociales que hacen habitable un lugar. Como hace dos décadas ya se explicaba en los libros sobre la vida urbana: la participación de los ciudadanos, la creación de espacios verdes, la reducción de los niveles de ruido y el aporte de viviendas dignas y entornos seguros tienden a ser las mejores condiciones para obtener buenos resultados en el desarrollo de las ciudades (Girardet, H. 1992, p. 132).
DCIM100MEDIAP1020626
Esa forma de planeamiento del desarrollo urbanístico está lejos de haberse producido en grandes zonas urbanas como Madrid. Se podía decir ya antes de la crisis que el paisaje del Madrid global es una “suerte de innumerables contrageografías metropolitanas: zonas grises de explotación e inmiseración, territorios segregados y desequilibrios territoriales crecientes (Emmanuel Rodriguez López, 2007, p. 151). Madrid no es una ciudad que haya crecido pensando en el conjunto de todos los ciudadanos sino más bien, en sus oligarquías empresariales.

P1020637

La inelasticidad, además, aumenta en los tiempos de crisis económica. Especialmente esto tiende a ocurrir cuando la economía se ha sustentado en un fuerte crecimiento del parque inmobiliario. La crisis implica el parón de la economía.

En esas circunstancias históricas, las familias buscan nuevas estrategias de uso de las viviendas. Si antes se podía tener viviendas vacías o como segundas residencias, ya no. Y, por tanto, se restringe la capacidad de muchos de poder elegir donde vivir.

Esta hipótesis ayuda a comprender bien lo ocurrido  en el mercado de la vivienda de la Comunidad de Madrid durante el principio del siglo XXI. Tras las medidas adoptadas por el Gobierno de la Comunidad y plasmadas en la Ley del Suelo del 2001, adaptándola a las posibilidades abiertas por la Ley Estatal aprobada en 1998 sobre régimen de suelo y valoraciones, Madrid siguió una  senda de crecimiento sostenido del número de viviendas y, especialmente, del número de viviendas principales.

viviendas madrid 20012004Fuente: elaboración propia a partir de los datos de Estimación del parque de viviendas. Ministerio de Fomento.

La evolución del número de viviendas se ralentizó a partir del año 2007 que comenzó a descender el ritmo de crecimiento hasta el año 2014 (último dato consolidado). No ocurrió así con el número de viviendas principales que se ralentizó del año 2010 al 2012 para después, en el año 2013, volver a equilibrarse gracias al paso de muchas viviendas secundarias y vacías a viviendas principales.

viviendas madrid 20012004 varrelFuente: Elaboración propia a partir de los datos de Estimación del parque de viviendas. Ministerio de Fomento.

¿Qué ocurrió? Descendió la importancia de las secundarias y vacías en el conjunto del parque inmobiliario un 50%, hasta sólo representar un 15% en el año 2011 y un 10% en el año 2013 del total de viviendas, casi la mitad de la proporción existente a nivel estatal.

varinteranual viviendas usoFuente: Elaboración propia a partir de los datos de Estimación del parque de viviendas. Ministerio de Fomento.

La evolución madrileña contrasta con lo ocurrido a nivel estatal según los datos censales. El descenso de las viviendas no principales a nivel estatal sólo varió 4 puntos porcentuales (de 32,3 por ciento en 2001 a 28,3% en 2011) (Vid. Echaves, 2016). Estos datos significan que la estrategia de cambio de uso residencial fue mucho más acusada en la CC.AA. de Madrid que en el resto del territorio.  Por tanto, podemos hablar que ésta ha sido una estrategia familiar esencialmente urbana y metropolitana ante la crisis.

¿Cuales son sus consecuencias sociológicas? Podemos ponernos a pensar en el vínculo con el barrio y la ciudad de las familias que ahora pasan a alquilar un hogar en vez de comprar, de las familias que sus hijos adultos han pasado a ocupar la antigua segunda vivienda porque no podían comprarse una donde ellos querían o de las familias que han tenido que renunciar a una casita o un apartamento en el entorno de Madrid.  Todas estas nuevas soluciones para tener un hogar cambiarán nuestros hábitos de vida, nos obligará adaptarnos a una nueva manera de relacionarnos con el espacio que habitamos y sus demás habitantes. Y, probablemente reducirá nuestra satisfacción con la ciudad en que vivimos.

Bibliografía:
Emmanuel Rodriguez López, 2007. “Nuevos diagramas sociales. Renta, explotación y segregación en el Madrid Global”. en Observatorio Metropolitano, Madrid ¿la suma de todos? Globalización, territorio, desigualdad. Ed. Traficantes de Sueños.

Antonio Echaves García, 2016. Pautas emancipatorias de los jóvenes españoles y acceso a la vivienda en el actual contexto de crisis, Revista de Documentación Social, 176.

Herbert Girardet, 1992. Ciudades. Alternativas para una vida urbana sostenible. Celeste Ediciones.

Investigación, análisis y comentarios en torno a las diferencias sociales ISSN: 2340-5449