Archivo de la etiqueta: procesos

Algunos postulados empíricos sobre la identificación social

Algunos postulados empíricos sobre la identificación social

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

La investigación empírica viene demostrando desde hace tiempo algunos postulados útiles para la comprensión de los procesos de identificación social.

Primero, la valoración de los rasgos consensuales que se hace al identificarse el individuo en sociedad es un fenómeno de naturaleza social al producirse en la interacción entre individuos que están insertos en estructuras y comunidades culturales. En función de la posición social dentro de dichas estructuras, de los grupos en los que está integrado, de su experiencia de vulnerabilidad, de los valores y creencias aprendidas, cada individuo valora los rasgos consensuales.

Segundo, la valoración se realiza en función del encuentro. En este, los otros aportan su visión sobre el individuo y sobre ellos mismos. Y el yo aporta su experiencia acumulada. De todo ello, surge la valoración que el yo realiza, adaptada a quien se encuentra. De modo que, se producen en un proceso dialéctico nunca terminado que va acumulando la experiencia social del individuo en cada nuevo encuentro.

Tercero, si bien, también se ha observado que la identificación se escapa de las determinaciones culturales y estructurales en ciertas manifestaciones como es al describirse uno mismo o presentarse ante los demás en un momento determinado. De modo que, en dichos momentos, el proceso de identificación es afectado por factores contextuales de tipo coyuntural como son la presentación de la persona bajo un rol determinado que es el que adquiere sentido en dicho encuentro. Y, algunas teorías apuntan que también son importantes los aspectos emocionales como pueden ser el deseo o necesidad de sentirse que forma parte del mismo grupo que los otros con los que se encuentra el individuo.

Cuarto, a lo largo del tiempo, además, las valoraciones cambian. Ello se ha mostrado en el cambio de la extensión e intensidad que los rasgos consensuales adquieren en las sociedades. Ello ocurre a causa de los cambios estructurales y culturales. Éstos transforman la experiencia social y el depósito cultural que sustentan los rasgos consensuales y les proporcionan un sentido. Así, los cambios sistémicos derivan en nuevos órdenes de relevancia, nuevos rasgos consensuales y nuevos significados que transforman las formas de identificación social y las adaptan a la nueva realidad de una sociedad cualquiera. Y, los últimos estudios realizados, indican que dichos cambios no son simplemente cambios debidos a la incorporación de las nuevas generaciones. Las propias generaciones cambian de perspectiva a lo largo de la biografía de sus individuos.

Quinto, en la actualidad, la transformación de las sociedades industriales avanzadas hacia un nuevo tipo de sociedad tecnológicamente avanzada está fortaleciendo en España y otros países europeos procesos históricos de debilitamiento de los rasgos consensuales más relevantes durante el siglo XX como fueron las clases sociales y las nacionalidades. Si bien, la familia sigue siendo el principal rasgo para la auto-descripción junto con la ocupación en la mayor parte de los países europeos. Y, en los procesos de ordenación de los rasgos en función de los intereses comunes, se ha observado que se han extendido rasgos que han sido ideológicamente laxos en la arena política europea como son la edad o generación y las aficiones, gustos…modas  durante el último siglo en alguna sociedad europea (España). Al tiempo que se ha producido, en España al menos, una situación inquietante de crisis expresiva que puede estar siendo superada por las nuevas generaciones.

Los rasgos de los que se han ocupado los investigadores sociales en Europa son: la edad o generación, el sexo o género, la familia, los roles familiares, la ocupación habitual, la clase social, las ideas políticas, las ideas religiosas, el lugar en el que se vive o en el que se nació (municipio o región), la nacionalidad, la etnia y las aficiones, gustos, modas y costumbres.  De todos ellos, los más estudiados son: la clase social, las ideas políticas, la etnia, la nacionalidad y el sexo o género. Los más relevantes en la sociedad europea en el momento de la auto-descripción son: en primer lugar, la familia, seguido de la ocupación, el género sexual, la región, la nacionalidad, y la edad a cierta distancia. Y, muy alejados están la clase social, la etnia, la religión y la preferencia por un partido político según los datos extraídos de la  encuesta europea de valores de ISSP, 2003.

¿Se tiende a producir un proceso de desideologización? Algunas tendencias indican que la sociedad emergente está propiciando una valoración de los rasgos consensuales que promueve los más laxos ideológicamente. Si bien, los rasgos más fortalecidos en los últimos años tienen un peso importante en la explicación objetiva de las estructuras de desigualdad actuales. ¿Significa eso que los rasgos consensuales que se están fortaleciendo en los procesos de identificación social son aquellos que representan más claramente las estructuras de desigualdad emergentes más poderosas y que las que disminuyen su peso relativo en la identificación social son aquellos que han dejado de ser relevantes para explicar las grandes desigualdades de nuestro tiempo? Para responder a estas preguntas es necesario abordar una investigación conjunta de todas las dimensiones de los rasgos consensuales que se utilizan en la identificación social en el contexto de las sociedades que sufren esas desigualdades.

Sexto, la investigación social se ha ocupado primordialmente de tres dimensiones de cada rasgo consensual. A estas dimensiones se les puede denominar: 1. Ubicación; 2. Valoración; 3. Significación. De cada rasgo consensual necesitamos saber: en que categoría se ubica el individuo; cómo la valora; qué significado tiene para él.

Todas estas dimensiones emergen en, al menos, tres acciones sociales: el momento de la auto-descripción, el momento de ordenación de los intereses y el momento de la activación de los recursos. El momento de la auto-descripción vendría a ser todo aquel acto en el que nos presentamos ante los demás indicando quiénes somos en algún aspecto particular o en su conjunto, es decir: nos describimos. El momento ordenación sería aquel acto de máxima subjetividad en el que jerarquizamos nuestros intereses y vínculos decidiendo quienes son preferentemente nuestros iguales, con quienes compartimos nuestros intereses. Y el momento activación es aquel último en que distribuimos nuestros recursos materiales, inmateriales o de tiempo y nos incorporamos a un movimiento o acción de defensa de nuestros intereses compartidos.

Séptimo, los estudios realizados sobre cada una de las dimensiones indican que cada una de las dimensiones está parcialmente afectada por el proceso de estructuración y por la cultura, así como por factores psicológicos y emocionales, pero no hay estudios que expongan cómo la ubicación y la significación en ciertas posiciones influyen en la valoración relativas de los rasgos. Ya hay estudios sobre los efectos de una ubicación en posiciones inferiores tiene en la valoración y relevancia de una forma de identificación determinada. Se ha observado cómo parece haber una cierta tendencia a describirse según rasgos integradores más que reconocedores de la vulnerabilidad. También hay estudios sobre ello en el momento de la ordenación de los intereses. Pero en dichos casos queda patente que los que forman parte de categorías más vulnerables tienden a identificar sus iguales de dicha manera, independientemente de que su posición estructural en ese momento sea más estable.  Pero no hemos encontrado ningún estudio que tenga en cuenta además el significado subjetivo de cada rasgo o que estudie la asociación entre todos ellos en el momento de la ordenación o el de la activación.

Bibliografía:

  1. Abrams, D., & Hogg, M., A. (2004). Metatheory: Lessons from social identity research. Personality and Social Psychology Review, 8, 98-106
  2. Barth, F. (1969). Ethnic groups and boundaries. The social organization of culture difference, Oslo: Universitetsforlaget.
  3. Castells, M. (2001) La Era de la Información. Vol. II: El poder de la identidad. México, Siglo XXI Editores.
  4. Castel, R. (1997) La metamorfosis de la cuestión social. Crónica del salariado. Barcelona, Paidos
  5. Elías, N. (1990) La sociedad de los individuos: ensayos, Barcelona, Península, 1990
  6. Giddens, A. (1994), Modernidad e identidad del yo. El yo y la sociedad en la época contemporánea, trad. de José Luis Gil Aristu, Península, Barcelona.
  7. Jenkins, 1982
  8. Jenkins, R. (1996) Social Identity, London, Routledge.
  9. Maalouf, A. (1999) Identidades Asesinas, Madrid, Alianza Editorial
  10. Oakes, P. J. (1987). The salience of social categories. In J. C. Turner, M. A. Hogg, P. J. Oakes, S. D. Reicher, & M. S. Wetherell (Eds.), Rediscovering the social group. (pp. 117 141). Oxford: Basil Blackwell
  11. Sen, A. (2006) Identity and Violence. The illusion of Destiny, N.Y., Norton
  12. Tezanos, J. F. (2001), La sociedad dividida, Madrid, Ed. Biblioteca Nueva.
  13. Therborn, Göran, 1999, Europa hacia el siglo XXI, Madrid, Paidos.
  14. Touraine, A. (2009) La mirada social. Un marco de pensamiento distinto para el siglo XXI. Madrid, Paidos.
  15. Abelal, R. Yoshiko, M. Herrera, A. Jonhston, I. and McDermott, R. (2009) Measuring identities, Cambridge Univerity Press.
  16. Citrin y Sears (2009) Balancing National and Ethnic Identities: The Psychology of E Pluribus Unum en Abelal, R. Yoshiko, M. Herrera, A. Jonhston, I. and McDermott, R. (2009) Measuring identities, Cambridge Univerity Press
  17. Villalón, J. J. (2006) Identidades y Exclusión Social. ¿Qué nos iguala? ¿Qué nos diferencia?, Madrid, Ed. Cáritas-FOESSA.
  18. Villalón, J. J. (2008), Identidades y Exclusión social en el capítulo Capitulo 6 del Informe FOESSA sobre exclusión y desarrollo social, Madrid, FOESSA, 2008

 

Aproximaciones al concepto de Identidad Social y su evolución

Aproximaciones al concepto de Identidad Social y su evolución

Autor: Juan José Villalón

“Identidad social” es un término con un significado ambiguo en las Ciencias Sociales.

En los años setenta y ochenta, de la mano de autores como Anthony Giddens,  Ulrich Beck, Gilbert Ryle, Howard Becker, Peter Berger, Thomas Luckman, Anthony Cohen, Lucien Theveno y Pierre Bourdieu entre otros muchos, el concepto de identidad se insertó dentro de la teoría sociológica con mucha fuerza. Fueron tiempos de elaboración teórica basada en las aportaciones empíricas realizadas anteriormente por el Interaccionismo Simbólico, la Psicología Social y la Antropología Social. Estas disciplinas llevarían, por entonces, muchos años realizando estudios empíricos sobre la identidad y las identidades sociales con desarrollos teóricos e investigaciones empíricas muy elaboradas, originadas en los trabajos de autores como Erving Goffman, George Herbert Mead, Cooley, S. Stryker, Peter J. Burke, Blummer, Fredrik Barth o Hanna Arendt.

En Sociología, la investigación empírica se ciñó a cuestiones concretas como la conciencia de clase, la identidad nacional, la identificación étnica, de género y generacional y otras identidades sociales específicas. Difícilmente se encuentran estudios sobre la interacción entre estas identidades sociales. Esto dificultó el análisis preciso de la importancia relativa de los rasgos convencionales en la conciencia social. Por entonces, todavía faltan las herramientas metodológicas adecuadas para ello. Un artículo pionero que comenzó a desarrollarlas fue escrito por Hooper en 1976. Y, ya a mediados de los ochenta, se realizaron encuestas anuales en distintos países donde se incluye alguna serie temporal sobre la cuestión como son las encuestas British Social Attitude (BSA) en el Reino Unido y unas encuestas realizadas a petición del partido gobernante en España en esos años al catedrático de Sociología José F. Tezanos.

A mediados de los noventa se llega a una nueva etapa. Por entonces, los conceptos de identidad e identidad social siguen sin haber sido introducidos adecuadamente en la teoría sociológica consensuada de los libros de texto de Sociología. Sin embargo, ya sí hay una aproximación sistemática a la cuestión con resultados empíricos. Asimismo, en esta época se editan los primeros libros desde una perspectiva eminentemente sociológica sobre el concepto de identidad, como, por ejemplo, el libro de Richard Jenkins intitulado “Social Identity” de 1996, que, aunque fuertemente enraizado en la Antropología Social y en los estudios sobre la etnicidad de Fredrik Barth, sin embargo, se propone como una obra que da profundidad al concepto y lo abstrae de cualquier perspectiva particular con el propósito de enraizarlo en la teoría sociológica. Además, en esta época se estudia de forma sistemática el cambio de identidades a niveles macro ((Therborn, 1995; Castells, 1998; 2000) como objetos de estudio muy definidos y separados de otros elementos culturales que conforman las representaciones sociales. En estas últimas obras, la pluralidad de las identidades sociales se han revelado como un tema clave para comprender muchos hechos sociales y analizar el Sistema Social y su transformación. La cuestión de la pluralidad de las identidades sociales y como se relacionan ha dejado de ser sólo un tema a tratar en el análisis de la personalidad o como una cuestión estrictamente cognitivista, para ser un objeto de estudio de la Sociología Cultural, junto a los valores, las creencias o la misma tecnología. Desde entonces, los sociólogos lo incorporan a su bagaje teórico y su explicación de los hechos sociales de forma rutinaria, llegando en muchas ocasiones a abandonar conceptos más adecuados para sus objetos de estudio con el propósito de utilizar este término mucho más “popular” o de moda

En la nueva etapa, el estudio sociológico de la identidad tiende a centrarse en los procesos sociales formadores de representaciones de las diferencias y las similitudes grupales, así como en la influencia que estos atributos culturales tienen sobre la acción colectiva en acontecimientos y procesos históricos. Frente a las perspectivas más psicologistas, preocupadas por el Self y la autoidentidad, que tienen su gran baluarte teórico en Anthony Giddens y su preocupación por la reflexividad, la mayor parte de la sociología empírica actual ha optado poco a poco por otra perspectiva más preocupada por la introducción de la cuestión de la identidad en la teoría de la acción colectiva y en el análisis de las identidades sociales como constructos culturales.

Como la investigación psicosociológica revela, la identidad personal requiere tener en cuenta un conjunto amplio de elementos culturales como valores, creencias y atributos culturales de diferenciación social, así como componentes psicológicos muy diversos que influyen en la formación de la imagen sobre uno mismo que cada individuo desarrolla. Tal conjunto de elementos es difícilmente abarcable por la Sociología y, en realidad, se escapa del objeto de estudio propio de ésta: el ámbito de lo social, y queda todavía por demostrar su efecto sobre los hechos y procesos sociales. Ciertamente, toda identidad necesita de la referencia al “otro” para constituirse, y, por tanto, toda identidad es “social”. Sin embargo, el componente cognitivo-psicológico de la identidad personal no debe tampoco negarse. La identificación de uno mismo es un proceso socio-psicológico de carácter cognitivo que se produce en la interacción social. Ésta genera un producto particular y personalizado cuyo estudio sólo puede ser abordado adecuadamente de forma pluridisciplinar.

Teniendo esto en cuenta, es necesario distinguir entre la aproximación al fenómeno de la identidad social que suele hacer un psicólogo social y el que hace un sociólogo. El primero estudiará cómo forma esa imagen de uno mismo tan compleja cada individuo en particular afectado por factores cognitivos, afectivos, sentimientales, culturales y socio-estructurales. Por otra parte, el sociólogo centrará el análisis en cómo se establecen y modifican los rasgos convencionales de identificación social en un sistema social dado, cómo los movimientos sociales influyen sobre ellos, así como cual será el efecto de la dimensión estructural sobre el peso o relevancia en la conciencia de los miembros de una sociedad. Asimismo, la investigación social buscará conocer las consecuencias sobre la acción social de la manera en que se configura la identidad social, siendo una preocupación constante para el sociólogo como ciertas problemáticas asociadas a la forma en que se construyen las identidades sociales lleva hacia el desarrollo de conflictos sociales y políticos.

Más en: Juan José Villalón Ogáyar:

–          Identidades y Exclusión Social, 2006, Madrid, Ed. FOESSA

–          Identidades sociales y exclusión, 2008, en INFORME FOESSA, 2008