Archivo de la etiqueta: procesos

REFLEXIONES SOCIOLÓGICAS: Cultura y Sociedad

REFLEXIONES SOCIOLÓGICAS: CULTURA Y SOCIEDAD

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

Más del 50% de los seres humanos vivimos actualmente en ciudades. Las ciudades son el mejor ejemplo de lo que llamamos sociedades complejas, heterogéneas y dinámicas porque una ciudad nunca está acabada y su población está en constante transformación alimentada por  flujos continuados de entrada y salida de personas.
A lo largo de la historia, ello ha ido gestando un modo de vida muy complejo caracterizado por la inexistencia de un conjunto de creencias, valores, hábitos y costumbres cerrado, hermético y sin fisuras. Si miramos a nuestro alrededor en cualquier plaza de una ciudad podemos observar en ella gentes muy diversas. Y, si escuchamos sus conversaciones encontramos distintos idiomas, distintos credos religiosos, distintas formas de ver la vida.
La diversidad cultural ha sido muy buena para las sociedades. Las ha dinamizado, ha hecho de la ciudad fuente de innovación, inspiración y creatividad al permitirnos observar rápidamente que las cosas se pueden ver desde muy distintos puntos de vista y que ninguno es perfecto.
La diversidad cultural aumenta muy rápidamente con las migraciones. Las sociedades que ven salir a sus gentes hacia otras ciudades y países rápidamente aprenden la proximidad de éstas, se alimentan de lo que aquellas aprenden en tierras antes “extrañas” y aumentan el depósito de su cultura. Y, las sociedades que reciben a migrantes aumentan también sus influencias culturales  con el idioma nuevo en sus calles, con ideas religiosas diferentes, con gente en sus plazas que traen otros valores y creencias.
Así le ha ocurrido a las ciudades y pueblos de España de forma muy intensa desde la última década del siglo XX. En el año 2000, habitaban España 924 mil personas nacidas en otros países, apenas un 2,3% de la población total. En la actualidad hay algo más de cinco millones y medio de personas consideradas extranjeras repartidas por las ciudades y pueblos, venidos de países como Rumanía, Marruecos, Reino Unido, Ecuador, Colombia, Alemania, Italia, Bolivia, china y otros muchos países de todo el mundo. Y, aunque a partir del año 2011 hubo un ligero descenso de personas debido a la crisis económica, la pluralidad cultural ya está muy asentada en las ciudades de España.
El proceso de rápido aumento de la pluralidad cultural ha generado conflictos y tensiones en muchas ciudades, especialmente en los países de inmigración como en los alrededores de París en el año 2005, en barrios de Londres y de muchas ciudades del Reino Unido en el año 2011 o en Madrid o Barcelona El Ejido en distintas ocasiones desde el año 2000. Esos conflictos están asociados a problemas estructurales y culturales. La desigualdad es una de las principales razones para explicar muchos hechos violentos pero no es suficiente. Las diferencias de, idioma,  valores y creencias han sido muy a menudo elementos centrales para la movilización de los grupos sociales, que les ha ayudado a cohesionarse internamente y así poder defender juntos sus intereses.  Y, a su vez, esas diferencias también han sido aprovechadas por gobernantes y los grupos que dominan en nuestras sociedades para decir que esos conflictos violentos eran culpa de que los denominados “extranjeros” tendían a ser delincuentes, malhechores o gentes que no querían integrarse en la “buena sociedad” que formamos los de aquí, adoptando unos supuestos mejores valores y creencias.
Además de la diversidad cultural venida de fuera, una ciudad es diversa culturalmente gracias a esa fuerza de innovación que hay dentro de ellas y que se materializa en las generaciones más jóvenes. Los miembros más jóvenes de una sociedad compleja se empapan a lo largo de su socialización escolar, a través de los medios de comunicación, de la calle, de sus amigos y de sus familias de numerosos valores y creencias que están en su entorno, en las gentes que observan, hablan y actúan a su alrededor. Y, además, ellos viven experiencias distintas que sus mayores, se enfrentan a retos nuevos, y necesitan darles solución. Muchas de las soluciones de las generaciones nuevas suelen ser innovadoras respecto a las anteriores, síntesis de su experiencia y su diversa cultura aprendida. Y así, en la ciudad, conviven viejas y nuevas soluciones expresadas en los hábitos y costumbres de sus gentes. Por ejemplo, hoy está ocurriendo con las bicicletas, los patines y los monopatines que se han convertido no sólo en una fuente de diversión sino que sirven de forma de desplazamiento por las ciudades y de expresión entre el arte y la actividad deportiva de los jóvenes de la ciudad. Pero ello aparece ante los ojos de algunos como fuente también de conflictos debido a la incomprensión de las costumbres de los demás en unos y otros.
El investigador, el analista social Y el político que desea encontrar soluciones necesita comprender esa diversidad, su origen, sus riesgos y sus potencialidades. La cultura es un concepto fundamental para entender los principales interrogantes a los que debe enfrentarse en su actividad profesional. Hay que entenderla como algo dinámico, no es tradición, no es estático. La creamos, lA desarrollamos los seres humanos, la aprendemos y la modificamos. Y, de ese modo, ayuda a las sociedades a adaptarse mejor a sus retos históricos.

Social Identification process: about the definition

Social Identification process: about the definition

Author: Juan José Villalón Ogáyar

What is to this date known as social sciences of the social identification process enables us to place this element right in the centre of social change. We can introduce it visually in a simple (yet common in Sociology) explanatory model, such as it was synthesised by G. Therborn in 1995 (pag. 16-18). We could place the social identification process as a connector between the two basic dimensions of social systems (structure and culture) and social action, sharing its place with power-based relationships (See Chart1). Note though that, while power-based relationships are a systemic macro-element, social identification places us within the micro-social perspective.

Chart 1. The position of social identification process in social change

Source: Villalon, J.J. (2006), Identidades y Exclusión Social. ¿Qué nos iguala? ¿Qué nos diferencia?, 2006, Ed. FOESSA/

This outline conveys the hypothesis that the way people regard themselves in relation to others seems to be greatly relevant to understanding how social change occurs, as it does with power-based relationships. This implies that, even though the structuring of society places each individual in a specific position in accordance with a set of learnt standards, the same individual can, in their interaction with others, find, create and share models of self-understanding in society that break established patterns and triggers social action seeking the transformation of the system.

What Sociology, Social Psychology and Social Anthropology have confirmed so far in relation to this issue is that all individuals have their belongings or membership, and that they are aware of the consensual traits deriving from their culture and the positions they hold in the social structure. These systemic dimensions are variable, and thus individuals have no choice but to subjectively position themselves repeatedly in their milieus. The more open-ended and changeable both dimensions are in their social system, the more often they will need to reposition themselves. Thus, social experience drives them to deal with all their memberships and identities, subjectifying and organising them (Citrin and Sears, 2009; 171-173). And this is achieved through a dialectic process between the individual’s inner and outer realities (Jenkins, 1996).

I understand belonging or memberships as the objective bond of the individual with an institutionally organised social group such as the families, schools, firms, associations, political parties or States. In other words, it is the connector to social organisations of which we are formal and declared members, yet not necessarily public.

Consensual traits would be the forms of segmentation of population in social sectors distinguished by one or more natural or artificial traits based on a set of beliefs that impregnate said traits with a more or less shared meaning, always short-lived, which enables people to sort out members of a group from others at a given point in time at least. Usual consensual traits in Europe are those that distinguish individuals on the basis of their age, gender, ethnic group, birthplace, political ideas, religious beliefs, abode, occupation, level of education or social class.

It has also been discovered that, in contemporary European societies, different structural variables have a partial impact on identification (age, gender, social status and occupation), as well as cultural variables such as religious beliefs, work and family values (Villalon, 2006, 2008, 2009).

Much is yet to be done to further our understanding of how the social identification process works in all its dimensions in connection with the specific social experiences of individuals. It is necessary to study the structural changes affecting individuals over time, as well as the changes to their forms of development, assessment, significance and classification of social identities over a sizeable period of time.

Bibliography:

Castel, R. (1991) La metamorfosis de la cuestión social, Madrid, ed. Paidos

Citrin, J. and Sears, D.O. (2009) Balancing National and Ethnic identities: The psychology of E. Pluribus Unum in Measuring identities. A guide for social scientists, Cambridge University Press

Jenkins, R. (1996) Social Identity, London, Ed. Routledge

Touraine, A. (2010) La mirada social, Madrid, Ed. Paidos

Therborn, G. (1999) Europa hacia el siglo XXI, Madrid, Ed. Siglo XXI.

Tezanos, J.F. (2001) La sociedad dividida, Madrid, Ed. Biblioteca Nueva

Tezanos, J.F., Villalón, J.J. y Díaz, V. (2008) Tendencias de cambio de las identidades y valores de los jóvenes de España 1995-2007, Ed. Injuve

-(2010), El horizonte político y social de los jóvenes españoles, Ed. Injuve

Villalon, J.J. (2006), Identidades y Exclusión Social. ¿Qué nos iguala? ¿Qué nos diferencia?, 2006, Ed. FOESSA/ 185

-(2007) Las identidades sociales de los jóvenes españoles. La edad como elemento clave de división. Sistema, 197-198, 25

-(2008), Identidades societarias en sociedades excluyentes, Documentación Social, 151, 15

-(2009), El aumento de la vulnerabilidad social y la crisis expresiva de la identificación social, Zerbitzuan: Gizarte zerbitzuetarako aldizkaria = Revista de servicios sociales, 45, 11