Archivo de la etiqueta: Individualización

Conferencia Jueves, 19 de noviembre, Donostia

“Entre fronteras, redes y jerarquías: A hombros de Touraine” o “De Gusanos, abejas y mariposas”

Conferencia en Donostia, 19 de noviembre, a las 19:00.

Por: Juan José Villalón Ogáyar

Hoy, la cuestión de la diferencia se presenta ante nuestros ojos como uno de los retos más inquietantes de nuestra época y más difíciles de resolver. Los atentados recientes de París son una muestra más de la quiebra del sistema mundial que hemos creado. Al igual que lo son los actos de violencia machista o los ataques contra las personas sin hogar, los homosexuales, los extranjeros o contra los musulmanes y judíos que ocurren en nuestras ciudades europeas, o el abandono de ancianos en sus casas hasta su muerte, o de niños que son abandonados en su más tierna infancia.

Cualquiera de nosotros podríamos hablar de momentos o situaciones en las que las diferencias ideológicas, religiosas, de idioma, de género, de edad o de simples gustos y aficiones nos han separado de alguien, aún que podíamos apreciar. Yo, en lo que me he fijado, es que mayormente, esas situaciones de separación no llevan a la violencia, sino que hemos desarrollado mecanismos para seguir viviendo en sociedad. Esos mecanismos están socializados, son aprendidos por los individuos y éstos los reproducen en gran medida.

Si bien, parece que los instrumentos culturales que hoy tenemos para solucionar esas situaciones no funcionan como quisiéramos. De ahí nuestro escándalo ante esas numerosas situaciones en las que se explicita la quiebra de la convivencia segando a vida de otro. Parece que las tendencias históricas como la GLOBALIZACIÓN y la INDIVIDUALIZACIÓN han cambiado de tal modo nuestras vidas que aquellos instrumentos han dejado de servir.

 

El individuo como ser social

El individuo como ser social…Reflexiones desde la teoría de la estratificación postinstitucional

No somos puntos en el espacio como pretende la estadística de ecuaciones estructurales, y asume la Sociología clásica o el racionalismo asocial de los teóricos de la Acción Racional. Somos más parecidos a poliedros socialmente multidimensionales. Aunque, hubo un tiempo en que las instituciones nos redujeron a meros puntos en el orbe social.

(Recordando la Sociología de la Estructuración)
Con Giddens pasamos a otra etapa en la investigación social al entender que la acción es estructurada y estructurante. Pero siguió escapándose la concepción del individuo como actor. Y los grupos, por fin pasaron a ser organizaciones.

(Desde el estructural constructivismo)
No sólo son los hábitos, también son los Campos.
Cada campo en el que nos encontramos con los demás podría ser representado por un vértice del poliedro. Éste, ubicado en un vector concreto, se distancia de los demás una longitud indeterminada, medible posiblemente por Euclides, el maestro, desde el 0 al infinito.

La teoría de campos sustituye a la teoría de grupos y clases porque explica mejor el fenómeno de la acción social y la posición del individuo. La vieja teoría de grupos funcionalista solo entiende de estatus y roles, de jerarquías instituidas. Pero, al pensar en el conflicto de roles se vislumbra algo nuevo, pero la teoría no lo aclara. Le falta perspectiva sobre lo que llama “instituciones”, individuo y actor. Y, los de origen marxiano, no salen de una jerarquía propia de la sociedad industrial pero impropia de las sociedades postindustriales, tecnológicamente avanzadas, de servicios, hipermodernas, institucionalmente individualizadas, de riesgo, urbanas…

Desde la teoría de campos en los que cada individuo gravita, agrupándose en cada uno de forma autónoma, podemos exponer mas problemas y encontrar nuevas soluciones.

La teoria de grupos es lineal, mientras que la de campos es matricial. Pero en el estudio de lo social, se hace fundamental fijarse en el punto que no es punto sino poliedro. El trasvase de recursos se produce a su través una vez que el individuos ha sido institucionalmente individualizado. Por eso el punto se convierte en actor. Y, descubrimos con asombro que no es punto, sino poliedro. No forma parte de un plano sino de muchos planos. Y los planos son autónomos, relativamente.

(Desde las sociologías de la experiencia y el individuo)
Cada campo se conecta a través de nosotros. Cada campo es autónomo en la vida cotidiana. Pero nuestros recursos son escasos: Nuestro tiempo, nuestra inteligencia, nuestro humor, nuestros deseos, nuestros pensamientos, nuestra riqueza material y la capacidad inmaterial son limitados. Por eso, nosotros los distribuimos entre los campos tomando decisiones. Esas decisiones son la expresión de las conexiones vectoriales entre los campos, son fuerzas de trasvase de recursos entre los campos que responden a ¿qué? a una historia, una biografía, una experiencia social, un presente colectivo y personal (socializado e individual).

Volvemos al Humanismo de Kant y a recordar las glosas de Aristóteles: “el ser humano es social o no es”. Pero, gracias a lo aprendido, ahora podemos crear un microscopio que nos adentre en el que pareciera un punto, pero es un poliedro social. No desaparecen los grupos, ni dejan de ser actores. Sólo que la mirada profunda de una nueva forma de Sociología se alumbra en el horizonte al mirar el punto y convertirlo en una forma nueva, el poliedro.