Archivo de la etiqueta: identificación

Nueva York y la ID Cards para inmigrantes indocumentados

New York y la nueva ID Card: Nuevas formas de gestión de la ciudadanía desde las ciudades.

(Foto de Martin de Lusenet en Flickr. New York 2)

Ayer leía que Nueva York había aprobado una nueva tarjeta de identificación para indocumentados. En realidad es una nueva tarjeta para todos los que vivan en Nueva York, los «new yorkers», los «neoyorkinos». Esta tarjeta permitirá el acceso a los bancos, las bibliotecas públicas y los servicios sanitarios de la ciudad. Es una iniciativa que ya se hace en otras ciudades como Los Ángeles, San Francisco o New Haven.

El programa «NYC identity card program» busca aumentar la cohesión social mediante la creación de nuevas vías de integración social, uno de los grandes retos de las ciudades globales. Éstas necesitan atraer inmigrantes para su desarrollo, fomentar la integración de los que no tienen un hogar fijo, o desean ser considerados de un sexo determinado, o no tienen recursos como los más jóvenes sin empleo ni casa, o, simplemente, no tienen otra forma de ser identificados al ir a los bancos o tratar con la Administración Pública. Las ciudades no pueden depender del crecimiento natural de la población, ni de la inmigración de grupos tan concretos como la población del país en que se ubica la ciudad. Y, no pueden tener un montón de personas sin acceso a los servicios básicos por su situación laboral.

Este hecho coyuntural puede ser leído dentro de las dinámicas históricas que vivimos del siguiente modo:

La ciudad global incrementa sus recursos de intercambio con la inmigración. Ésta proporciona nuevas ideas, redes sociales, vínculos,  iniciativas empresariales, soluciones culturales y fuerza de trabajo que fortalecen a la ciudad como nodo global. Además, necesita a los jóvenes en movimiento y responder a las necesidades de su población marginada.

Pero, hasta hoy, los grupos nacionales y más poderosos intentan controlar los flujos y los recursos al máximo para ser favorecidos por el crecimiento de la ciudad. Para ello, utilizan al Estado que con sus  herramientas de coerción ha desarrollado «magníficos» sistemas de control de los flujos y del acceso a los servicios públicos y privados en su territorio. La idea era: «trabajad para nosotros pero no utilicéis nuestros servicios». Al terminar vuestro trabajo, volveros a «casa». Era la visión de algunas sociedades industriales de la postguerra y los «gloriosos treinta años de crecimiento económico. En Nueva York, esos grupos eran los que no quisieron una tarjeta de identificación estatal y se negaron a  ella hace años.

Poco a poco, las clases altas y medias de las ciudades en globalización que trabajan para las empresas transnacionales o para las empresas que trabajan para éstas se dan cuenta de que necesitan promover su ciudad y expandir sus redes más allá de barreras de una época anterior. Eso atrae inversión extranjera: riqueza. Por eso, la aprobación de este programa ha contado con tantos apoyos en el City Council de New York (43 de 48 votos). Empieza a solucionar graves problemas internos, da buena imagen de la ciudad, atrae a más gente, y es, posiblemente, bien visto por una parte importante de los inmigrantes ya asentados en la ciudad.

Globalizar la ciudad significa, desde una perspectiva demográfica, entrar dentro de los flujos migratorios, crecer demográficamente gracias a la inmigración de forma continuada desde todos los países del mundo. Quitar las barreras a los flujos. Atraer a los jóvenes para trabajar y pensar en la ciudad. ¿Cómo hacerlo sin que pierdan el control los grupos nacionales y más poderosos que controlan la ciudad?

Nueva York se suma a las ciudades que buscan un camino que responda a esa problemática más allá de los límites tradicionales del Estado. Recoge la idea de ella misma crear más status intermedios, es decir: formas de pertenencia que proporcionan algunos derechos básicos pero que no lo dan todo y que sólo sirve dentro de su territorio. La tarjeta de identificación creada para indocumentados va en esa dirección. Los sin papeles van a  tener un nuevo papel, parecido a ese papel «verde» que reciben en Europa los inmigrantes al principio de estar aquí pero con menos problemas para conseguirla y, por ahora, menos derechos pero que les integra algo más y les identifica ante los demás.

Con esta iniciativa, la ciudad se distancia más de su entorno geográfico. Adquiere nuevas herramientas políticas y económicas. Se hace más fuerte ante el Estado. Es más independiente y más global.

El Estado puede hacer muy poco ante esto. No tiene fuerza suficiente para tomar la iniciativa. Necesita que sus ciudades se globalicen. Y no puede impedir que solucionen problemas que le afectan especialmente a ellas y para las que es difícil que él encuentre una solución mejor. Si bien, este tipo de soluciones traerá consecuencias. Nueva York se hace más atractiva. Otras ciudades con menos energía de reacción caerán, dejarán de ser competitivas. No podrán sino quedar al margen a menos que se reinventen como dice en sus conferencias E. Glaesser.

Realmente, hoy New York es más fuerte que hace un mes.

Colección Análisis Preliminares. Informe nº3. LA CIUDAD HETEROGÉNEA

COLECCIÓN: ANÁLISIS PRELIMINARES
PROYECTO IDENTIDADES BÁSICAS Y CRISIS ECONÓMICA (CSO2011-32121)

INFORME Nº 3. LA CIUDAD HETEROGÉNEA

Autor: Juan José Villalón Ogáyar (UNED)

560387.jpg

Proyecto financiado por: Ministerio de Economía y Competitividad

2011-Web-EconomiaC-63px

Publicado en: Blog de investigación Iguales y Diferentes 8 de marzo de 2013
ISSN: en proceso


Prólogo:
Los resultados que se presentan en los informes preliminares son el resultado de una selección aleatoria de 51 casos entre la muestra realizada en la ciudad de Leganés. Por tanto, son resultados que no podemos extrapolar a toda la población del municipio sin tener en cuenta que el intervalo de confianza que tenemos para una respuesta cuya probabilidad es 50/50, a un nivel de confianza del 95%, es de un 13,86.
Esta colección de informes quiere servir para que los resultados de la investigación que vamos obteniendo en el proceso de desarrollo del proyecto puedan llegar más rápidamente a las personas interesadas y que siguen el proyecto. Así, ellas mismas podrán aportar sus propias opiniones al respecto a través de nuestros dos medios de difusión principales: el blog “Iguales y Diferentes” y el blog del proyecto en el espacio UNED, la plataforma alF.
Dichas aportaciones enriquecerán los propios resultados. Gracias por vuestra colaboración.

Juan José Villalón Ogáyar
22 de febrero de 2013


 

Al final del segundo informe de esta colección surgía una pregunta: ¿Estamos ante una acotación del barrio, ante una identidad propia del barrio frente a un otro superior que se constituye en torno al mercado laboral? ¿Estamos ante un nosotros, unos semejantes en contraposición a otros, formado por los del barrio?

LA DESCRIPCIÓN DE LOS HABITANTES DE LA CIUDAD

La pregunta sobre la descripción de los habitantes de la ciudad busca recoger datos sobre esta cuestión. Suponíamos que frente a la visión del barrio como un espacio más homogéneo, la ciudad podría ser vista como un universo más heterogéneo, diverso y dividido. Esa es la hipótesis geográfica de la ciudad fragmentada que se contrapone con las hipótesis de la ciudad unida, la de la ciudad dual y la del barrio fragmentado culturalmente. La cual puede ser germen del gueto urbano.

En este momento, lo que nos encontramos es que emergen como los rasgos de identificación típicos la nacionalidad y la clase principalmente. Se deja más patente desde el comienzo de las respuestas que estamos en un ámbito heterogéneo y donde el peso del rol laboral es importante todavía a la hora de identificar la colectividad. Aún así, los elementos étnicos de identificación siguen teniendo un papel relevante en la descripción dada por los entrevistados. Queda relegado al final del marco conceptual la familia, la ocupación y el género. Todos ellos son elementos que podemos intuir como los más diversos y heterogéneos en este nivel poblacional. (Vid. Gráfico 3.1)

Gráfico 3.1 Intensidad y extensión de los rasgos de la descripción de los que habitan la ciudad
GRAFICO31

Pregunta. -¿Y de su ciudad? (preguntada justo después de la pregunta sobre los rasgos de la gente del barrio (2) (Vid. Informe nº2)

La asociación entre la extensión de los parámetros utilizados en la descripción del barrio y la ciudad es relativamente significativa con los datos obtenidos (Vid. Tabla 3.1). Sin embargo, cambia la intensidad del uso. Ello implica que las representaciones, constituidas sobre marcos similares, difieren en la configuración final que se realiza. Es pues claro que es distinto hablar del barrio que hablar de la ciudad. No es describir lo mismo. Y, la clave principal parece estar en la heterogeneidad de la ciudad frente a la homogeneidad laboral y de clase del barrio como los antagonismos más patentes si comparamos las respuestas de ambos grupos de variables.

Tabla 3.1. Correlaciones de extensión e intensidad por rasgos

TABLA31En resumen, hemos pasado a lo largo de estos tres informes desde el momento de la autodescripción al momento de la descripción de la ciudad. Y vemos que aunque los parámetros utilizados para caracterizar a las gentes son en gran parte coincidentes, sin embargo, ello es sólo parcialmente. Es más, si en la descripción personal, el marco dominante es cohesivo por basarse en las relaciones que mantenemos en la familia y el trabajo; vemos como el marco dominante al hablar del barrio es más un marco donde destacan fronteras internas de nacionalidad, clase y edad, distinguibles objetivamente como herramientas culturales de diferenciación institucional, división y desigual distribución de los puestos en las estructuras sociales así como de los recursos y privilegios.

Por consiguiente, parece quedar patente la existencia de una caracterización del barrio basada en las diferencias de clase derivadas del trabajo especialmente. Ello queda constatado más fuertemente cuando al hablar de un nivel superior, la ciudad, ésta queda descrita como una entidad más heterogénea. Si bien, la clase y el rol laboral siguen permitiendo que podamos hablar sobre el predominio de una cierta imagen de unidad de clase, así como la medición de la extensión y la intensidad de uso de otros rasgos indican el reconocimiento de una cierta unidad cultural para una parte importante de la población que reconoce unas creencias, una localidad, una raza y unas costumbres como propias.

De lo anterior se infiere la existencia de una contradicción básica en los datos que apuntan a la existencia de dos discursos con sentidos relativamente opuestos: heterogeneidad e identificación étnico –cultural. Es decir, hay personas cuyo discurso sobre la ciudad plantea como característica de ésta la heterogeneidad mientras otra parte plantea la existencia de una homogeneidad cultural basada en algún parámetro étnico (raza, nacionalidad, costumbres o religión) en la descripción de la población urbana. Aunque, se reconoce un punto en común de todos en la posición de clase que se ocupa.

Cuadro 3.1. Discursos prevalentes sobre la identidad de los ciudadanos  

CUADR31

Esto significa que no parece haber un discurso común en la población estudiada. Más bien hay, al menos, dos tipos de discursos que se oponen en la valoración que realizan de los rasgos culturales que identifican a los ciudadanos de la ciudad.