Archivo de la etiqueta: ciudades

barrios peligrosos

Los barrios peligrosos

Recientemente, en el marco del Seminario Internacional de Derecho Penal y Criminología que se celebra en la UNED desde hace unos años, tuve la ocasión de reflexionar con mis compañeros de Derecho Penal y de otras disciplinas afines, así como con estudiantes de máster y doctorado de la UNED, sobre qué son los barrios peligrosos dentro de una ponencia más extensa denominada: “Estado, clases marginales y barrios peligrosos en las urbes contemporáneas en globalización”. Extraigo a continuación los apuntes sobre lo que allí traté con ellos:


Los barrios malditos o peligrosos que aparecen en nuestras ciudades, donde se concentra la población excluida suelen ser reconocidos en muchas investigaciones por un doble tipo de indicadores: estructurales y culturales.

Indicadores

Los primeros hacer referencia a la situación de desempleo, nivel de ingresos, riqueza, condiciones de habitabilidad de las viviendas, número relativo de ocupados de baja cualificación, las condiciones laborales, los niveles de delincuencia y tráfico de drogas. Los segundos son aquellos que captan, fundamentalmente, la imagen que los habitantes y trabajadores de esa zona tienen sobre ese lugar, así como la de las organizaciones que allí actúan, y la opinión pública del resto de la ciudad.

Dinámicas sistémicas de creación de los barrios peligrosos: Degradación y Estigmatización territorial

Los dos tipos de indicadores son importantes porque el barrio clasificado como peligroso surge por diferentes vías pero conectando siempre dos dinámicas sistémicas que se alimentan entre sí. Según Wacquant, la primera es la depauperización anormal de la zona, la degradación del lugar y la población que lo habita acentuado por el abandono de los que más recursos tienen y la llegada de gentes con menos recursos. Ésta es una realidad física y estructural que podemos comprobar con datos sobre los niveles de empleo, la edad de los edificios, el tamaño de las viviendas, ingresos, etc. y mediante comparación de lo que ocurre en su entorno y en el tiempo. Así como con la observación de las áreas públicas, o estudio de los equipamientos e infraestructuras. La segunda dinámica es la estigmatización territorial, entendida como el proceso de formación y dominación de una imagen llena de negatividad y peligrosidad del barrio o zona urbana que termina por afectar a sus habitantes, a considerarlos no fiables por el resto de la ciudad, y que llega a impregnar al conjunto de habitantes aumentando la desconfianza entre ellos y fortaleciendo el abandono de los espacios públicos por los vecinos del lugar. Se muestra en los discursos y narraciones sobre el lugar y sus gentes.

¿Cómo se produce la degradación de las zonas urbanas?

La degradación de zonas urbanas es fruto de las tendencias ocurridas en el proceso de transformación de las economías de la ciudad. Al cambiar el modelo económico, la forma histórica adoptada por la ciudad durante el modelo económico anterior también se moldea. Desde los años setenta, esto ha sido observado en numerosas ciudades europeas y norteamericanas.

La evolución hacia ciudades postindustriales implicó que los barrios obreros construidos en torno a las fábricas dejaran de tener sentido. La adaptación de la población que ocupaba estos espacios a unas nuevas economías de servicios en globalización mucho más móviles y que exigían otras habilidades fue en muchos casos imposible. Lo cual hacía que perdiesen rápidamente capacidad adquisitiva y poder. Esto ocurría hasta tal punto que, algunos autores apuntan que algunas de estas zonas se vieron involucradas en uno de estos dos procesos de transformación:
1- La gentrificación de la zona mediante la expulsión sistémica de las clases más depauperadas y su sustitución por nuevas clases acomodadas. o
2- La marginación o guetización de esos espacios urbanos del resto de la ciudad.

La marginación del territorio en las ciudades postindustriales

El proceso de marginación de esos territorios degradados dio lugar a una transformación que, en las ciudades postindustriales, implicaba la aparición de los “espacios de exclusión”. El cambio ocurrido estaba caracterizado por: 1. el trabajo se convirtió en un bien escaso (sobre todo el que se hacía hasta ese momento); 2. Además, el nuevo trabajo al que las gentes de esas zonas podía acceder se convertía en una fuente de inestabilidad, porque la mayor parte de los trabajos eran temporales, prescindibles, sustituibles, sin futuro, ni carrera laboral; 3. Consecuencia de ello, las clases trabajadoras que se asentaban allí se descompusieron al no tener ya referentes comunes en el presente por: huida de los que pudieron, el desempleo de muchos y la fragmentación de las carreras laborales de los que quedaron con algún trabajo; 4. Junto a ello, el espacio público de esas zonas quedó envuelto en las luchas entre diferentes actores: los vigilantes del orden, los depredadores ilegales, los vecinos y los depredadores externos institucionales del mercado que presionaban para el derribo de las zonas; 5. Sin espacio público, las bases de la vida comunitaria, las redes de autoayuda, tendieron a desaparecer.

Así aparecen en estas zonas los excluidos, los expulsados de toda red de organización social, la soledad absoluta en los márgenes de la vida urbana. Y, mientras, una fuerza más impulsa estos procesos: 6. el desarrollo de una imagen de peligrosidad, miedo y degradación moral sobre estos lugares y los que los habitan que fragmenta, divide y aísla.

La marginación urbana también ocurre en otras ciudades en globalización

En otros tipos de ciudades que han caminado hacia la Globalización de sus Economías nos encontramos también con resultados similares. No todas las ciudades son hoy hubs de innovación tecnológica o financiera global. Sin embargo, la mayor parte de ellas, o todas, se ven obligadas a buscar nuevas fuentes económicas que sustituyan su modelo anterior y las incorporen a las redes globales de la economía. Así, por ejemplo, muchas ciudades han apostado por la turistificación de su economía, por el mantener o conseguir posiciones como nodos regionales de servicios de logística y distribución, o por asimilarse a ciudades más importantes y prestar espacios para sus nuevas clases creativas expulsando a las anteriores (Gentrificación). U otras, han aprovechado las fisuras del sistema para reconversiones de la ciudad que permita mantener el status quo mediante sistemas de segregación y desposesión (Postcolonialismo).

Los actores del proceso de marginación urbana.

Cuando digo que unas ciudades han apostado por un camino determinado quiero decir que los actores que dominaban esas ciudades han promovido dichas vías de transformación. En todos los casos, el Estado o las administraciones locales específicas son actores centrales de dichos procesos. Ello se ha podido observar en la creación de la Banlieues parisinas, en el cinturón negro de Chicago, en la Inner City de Saint Louis (Missouri), en la municipalidad de La Pintana en el Gran Santiago de Chile, en las zonas periféricas de Cancún (Méjico), y en Kibera, uno de los mayores asentamientos informales de Nairobi con más de un millón de habitantes (Villalón, 2019)

Lógicas estratégicas del nuevo modelo de desarrollo económico urbano en globalización

Por todas las vías se tiende a repetir un modelo de desarrollo económico que implica: 1. la segmentación de los mercados de trabajo en dos espacios de actividad donde las normas que rigen son diferentes creando vínculos entre empresas y trabajadores muy distintos entre aquellos de las clases creativas y financieras y aquellos de las clases de servicios personales y de poca cualificación; 2. la fragmentación de las situaciones y trayectorias laborales y la eternización de la precariedad entre las clases trabajadoras salariales; 3. Y, la concentración de la población pobre en zonas desfavorecidas de las ciudades que son estigmatizadas y abandonados sus espacios por las instituciones públicas, empresariales y por las redes comunitarias.

Más extensamente, explico todo esto en mi libro: Lugares vulnerables, violencias y delincuencia, Ed. UNED, Madrid, 2019.

Estructuras de clases urbanas en España

La estructura de clases sociales en las regiones urbanas españolas

Muchos jóvenes se preguntan hoy donde van a poder trabajar, hacia donde pueden llevar sus pasos. El lugar donde viven y las posibilidades de moverse a otro lugar de España serán esenciales en sus opciones. No todas las regiones urbanas ofrecen lo mismo hoy. Por eso, es importante hacerse algunas preguntas como las siguientes: ¿Cómo es la estructura de clases sociales en España? ¿Hasta qué punto hay diferentes estructuras de clase según el territorio? ¿Toda España es un mercado laboral igual de globalizado o merece la pena pensarlo en términos de áreas urbanas diferentes? ¿Qué podemos descubrir sobre las estructuras de clase en las que se configuran nuestras acciones sociales y nuestras opciones de futuro si se miran diferenciando las regiones urbanas? Vamos a reflexionar sobre ello con los datos del Censo del año 2011, el último censo.

No es nada nuevo decir que la economía española es una economía de servicios. Cuando se mira el mercado de trabajo español eso queda patente desde hace ya muchísimo tiempo (Gráfico 1). La mayor parte de las ocupaciones que hay en España se dedican a actividades económicas propias del sector servicios (Censo 2011: 74%).

Gráfico 1: Número de ocupaciones por Sector Económico en España, Censo 2011

Fuente: Elaboración propia. Datos: Censo 2011, INE

La estructura ocupacional que de ello deriva es la lógica según las teorías de las economías de servicios postindustriales de las que nos comenzaron a hablar autores como Daniel Bell en los años setenta y que mejoraron con las teorías de Goldthorpe sobre la “Clase de Servicios” en los noventa.  Si bien, posteriormente fueron mejoradas en las teorías de la Globalización por autoras como S. Sassen al indicar, entre otras cosas, que no sólo estábamos ante una economía que fortalecía una clase de servicios más poderosa que cualquiera de las propias de la era industrial, formada por profesionales y técnicos de alto nivel científico e intelectual, de la que se servían y dependían hasta las clases directivas, sino que la nueva economía también fortalecía el desarrollo de toda una clase de servicios personales a todos ellos creciente, poco especializada, profundamente dependiente, en competencia creciente con la robotización y por tanto altamente vulnerable laboralmente.  Ello se ve claramente al observar que en la estructura ocupacional del sector servicios, se agudiza más aún la importancia de las ocupaciones profesionales y de trabajadores de servicios (grupo 2 y 5 de la clasificación CIUO-08 modificada del INE (CNO-11))  (Gráfico 2)

Gráfico 2: Clases ocupacionales de los ocupados en España en el año 2011.

 

Fuente: Elaboración propia con los datos del Censo 2011.

Pero, esta estructura ocupacional de España no se reproduce por igual en cada uno de los territorios de España. La cuestión urbana, tal y como lo defiende S. Sassen en sus trabajos reiteradamente desde principios de los noventa, influye poderosamente en ella. De modo que, no es igual la situación que se vive en las diecisiete regiones urbanas con mercados superiores a 100.000 ocupados en España que lo que ocurre en el resto del país. Al comparar la estructura ocupacional de estas regiones urbanas en conjunto con la de España destaca la concentración de puestos de trabajo de nivel medio y superior en estas zonas sobre el resto de modo que la proporción de puestos de alto nivel y de bajo nivel de servicios se equipara. Pero, la estructura del conjunto de las diecisiete regiones urbanas no es como la que del sector servicios de España pues tiene un porcentaje mucho menor de puestos de trabajo de servicios personales sin aumentar el de “ocupaciones elementales” que podría ser un grupo ocupacional que compensase. (Gráfico 3)

Gráfico 3: Comparación de la estructura ocupacional de España (total), el sector servicios y las regiones urbanas más grandes de España

Fuente: Elaboración propia con datos del Censo, 2011, INE

Ahora bien, la estructura ocupacional de cada región urbana es diferente como consecuencia de que sus actividades económicas también son diferentes. Nada más que con un gráfico de dispersión de las diecisiete más grandes regiones urbanas españolas respecto a los porcentajes de técnicos y profesionales científicos e intelectuales que tiene ocupados por un lado, y, los trabajadores de servicios de restauración, personales, protección y vendedores que tiene por otro, se observa que existen distancias importantes entre las estructuras ocupacionales de unos y otros.  (Gráfico 4)

Gráfico 4: Diferencias en los dos grupos ocupacionales principales entre las 17 regiones urbanas más importantes de España

Fuente: Elaboración propia. Datos Censo, 2011, INE. Gráfico de dispersión SPSS v.22.

Realizado un análisis de conglomerados con todos los grupos ocupacionales, se desvela que las distancias entre las estructuras ocupacionales de las distintas regiones urbanas permiten clasificarlas en seis grupos bien diferenciados tal y como se muestra en el Dendograma que surge de dicho análisis. (Grafico 5)

Gráfico 5: Clasificación de las Regiones Urbanas según su estructura ocupacional
Fuente: Elaboración propia. Datos Censo, 2011, INE. Análisis de Conglomerados jerárquico Método de enlace Ward.

Las estructuras ocupacionales más diferentes son las de las regiones urbanas del grupo 2 (Madrid y Barcelona) en la que el grupo de técnicos y profesionales de alto nivel se concentra en mayor grado que en cualquier otro lugar, así como los directivos, los técnicos de nivel medio y los administrativos, al tiempo que es donde hay menos porcentaje de personas en ocupaciones de servicios de bajo nivel.  Por el contrario, el grupo G4 y G5 son los que agrupan las regiones urbanas con mayor porcentaje de personas en ocupaciones de servicios de bajo nivel. Son zonas donde el subsector de la hostelería es especialmente importante. En el G6, llama la atención cómo el grupo de ocupaciones elementales es mayor que en los demás, al igual que las ocupaciones agrícolas.  (Gráfico 6)

Gráfico 6: Comparación de las Estructuras ocupacionales de las Regiones Urbanas por conglomerados

Así pues, estos datos sugieren que podemos diferenciar significativamente unas regiones urbanas de otras. Y, que podemos diferenciarlas de la de España. Medidas las diferencias en porcentajes grupo ocupacional a grupo ocupacional entre los de cada conjunto de regiones urbanas y los de España, se observa que el G2 es el más diferente y el G1 es el más parecido. (Tabla 1)

Tabla 1. Comparación de las estructuras ocupacionales de cada Grupo de Regiones Urbanas con la de España ocupación a ocupación

Fuente: Elaboración propia

Con todos estos datos, podemos clasificar las estructuras ocupacionales separando aquellas con una estructura ocupacional más dedicada a la Economía de Servicios a Empresas que son Madrid y Barcelona. Están mejor posicionada en la Era de la globalización para generar plusvalías más altas y mejores rentas frente al resto. Le siguen de cerca Valencia, Valladolid, A Coruña, Bilbao y Sevilla. Por otro lado, estaría Vitoria-Gasteiz, Vigo y Zaragoza que serían regiones que no llegan a situarse como economías de servicios propiamente sino mantiene una estructura ocupacional más industrial y con trabajos de bajo nivel. Otro tipo de economías regionales urbanas en globalización serían las de Alicante, Málaga y Palma (Islas Baleares) que, más orientadas hacia el turismo desarrollan unos mercados laborales de baja cualificación orientados a los servicios personales por lo que son muy dependientes de otras áreas geográficas y mantienen posiciones secundarias en las redes de la economía global.  Próximo a este grupo estaría Murcia y Las Palmas de Gran Canarias que muestran unas economías productivas más importantes relativamente que las anteriores pero de muy bajo nivel económico. Y, finalmente, entre medias de las zonas urbanas más globalizadas de alto nivel y de las de bajo nivel estarían Córdoba y Granada que serían economías de servicios propiamente que combinan sectores muy productivos de alto nivel con sectores con rentas bajas del sector servicios.

Ante ello, la respuesta a nuestra pregunta sobre si hay una única estructura ocupacional en España o merece la pena diferenciar por regiones urbanas es que resulta más interesante diferenciar por regiones urbanas puesto que éstas constituyen espacios laborales diferenciados con peculiaridades que claramente responden a que cada región urbana está situada en una diferente posición de la economía global. Y, por tanto, puede ser que las dinámicas de acción que surgen en unas y otras sean diferentes. Las experiencias de desigualdad derivadas del trabajo, como la explotación, la vulnerabilidad, la precariedad, la exclusión, la pobreza o la recompensa al esfuerzo pueden ser diferentes en función de como es el mercado de trabajo en que nos situemos en que vivimos. Y, por ello, la acción derivada a dar un voto, a la participación politica, a la indignación colectiva, al interés por los estudios y la formación, a la defensa de la colectividad, a la lucha por el espacio público, a actuar violentamente, a buscar alternativas de vida fuera de la ley puede ser distinta.

Asimismo, aquel que quiera trabajar de abogado, profesor universitario, analista de sistemas, broker, médico, financiero, o cualquiera de las cientos de profesiones de alto nivel de nuestro tiempo tendrá más oportunidades en grandes ciudades como Madrid y Barcelona, Valencia, Sevilla, Valladolid, Bilbao y A Coruña. Habrá que moverse. Quien quiera o tenga de trabajar en la hostelería tendrá sus mayores oportunidades en Málaga, las Islas Baleares y Alicante pero en todas las ciudades hay opciones.  De lo que no hay tantas opciones es para trabajar en la industria y practicamente son nulas en la agricultura.