Archivo de la etiqueta: cities

Nuevas visiones del territorio: Las grandes zonas urbanas en Europa

Nuevas visiones del territorio: Las grandes zonas urbanas en Europa.

Por: Juan José Villalón Ogáyar

Desde hace años, la Comisión Europea viene financiando investigaciones que buscan desarrollar modelos alternativos para la investigación social que realicen una estratificación heurística de las poblaciones europeas más ajustada a la realidad estructural y cultural que se experimenta. Uno de estos modelos alternativos ha fijado su atención en las líneas divisorias que separan, por una parte, las grandes zonas urbanas entre sí, y, por otro, esas grandes zonas urbanas del resto del territorio. (Véase sobre este proyecto en concreto la web Urban Audit). Y su resultado ha sido que Eurostat ya ha establecido un espacio concreto dentro de sus estadísticas sobre Europa dedicado exclusivamente a las grandes zonas urbanas europeas. Y, en ellas proporciona datos sobre su calidad de vida.(Véase la página “European cities – spatial dimension” dentro de las estadísticas explicadas de Eurostat).

Las grandes zonas urbanas están formadas por redes de ciudades relativamente próximas geográficamente y entre las cuales hay unas estrechas relaciones cotidianas de intercambio, flujos continuos de población y mercancías. Pero, son unidades políticamente policéntricas, es decir, con varios núcleos de gobierno local que necesitan articular estrategias comunes de desarrollo, crecimiento e intercambio.

En las formas que están adoptando en la actualidad los sistemas de estratificación, que podemos denominar como de estratificación situacional siguiendo a Randall Collins (2000), este modelo de urbe tendería a producir consecuencias importantes en la homogeneización cultural de la población que vive en cada una de estas grandes áreas urbanas, más allá de las peculiaridades asociadas a las tradiciones históricas de las regiones en las que se ubica cada área urbana y de las que tendería a diferenciarse. Ello ocurriría porque, como la teoría de la estratificación situacional advierte, las relaciones jerárquicas se desarrollan en los espacios locales con el nuevo modelo societario devenido de la globalización. Y, aquellas son compatibles con el posicionamiento de los grupos sociales en redes horizontales sin límites geográficos. De esta manera, se rompe la estructura clasista a nivel estatal propia de las sociedades industriales avanzadas, así como las estructuras de división territorial propias de las sociedades industriales avanzadas y de las de tránsito desde las sociedades tradicionales a las sociedades industriales avanzadas en las que se configuraron los modelos políticos territoriales de los Estados Federados Alemanes, las Comunidades Autónomas españolas o las naciones del Reino Unido, así como la división típica del territorio rural/urbano.

Por supuesto, dicho proceso de transformación está afectado por los procesos asociados a la globalización económica pero que son distinguibles de éste. Entre ellos destacan dos: el proceso migratorio que ha aumentado la heterogeneidad étnica especialmente de las ciudades y el desarrollo de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información que ha fomentado el intercambio a través de redes horizontales globales, así como han intensificado las comunicaciones dentro de los ámbitos territoriales locales de alta densidad pero enormemente extensos como son las grandes zonas urbanas.

En este nuevo contexto histórico, las grandes zonas urbanas se van situando dentro de las redes económicas mundiales con mayor o menor dificultad y en posiciones relativas diferentes como nodos de redes de magnitud, proyección e importancia claramente diferenciada. De modo que, frente al resto de los territorios, ellas se presentan como los elementos territoriales más poderosos de estructuración social. Sin embargo, el modelo actual de organización es altamente competitivo y las grandes zonas urbanas se ven abocadas a un futuro incierto en el que pueden llegar a ser áreas plenamente integradas y en desarrollo o áreas más vulnerables y en fase de exclusión de las redes centrales de la economía.

Bibliografía:

1.    Collins, Randall (2000) Situational Stratification: A micro-macro theory of inequality in Sociological Theory, Vol. 18, No. 1 (Mar. 2000), 17-43.
2.    Baptiste, H., Buguello, J.B., Decoupigny, C., Font, M., Guimas, l., L’Hostis, A., Manfredini, F., Mathis, P., Pucci, P., Reynaud, C., Spiekermann, K., Ulied, A., Wegener, M. (2003) Transport Services and Networks: Territorial Trends and Basic Supply of Infrastructure for Territorial Cohesion.- ESPON Project 1.2.1 Third Interim Report.

El futuro de la ciudad

El futuro de la ciudad

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

Ante las tres grandes contradicciones del modelo de ciudad emergente en las sociedades contemporáneas que emergen del proceso de globalización, y que han sido explicadas en el post: “Fronteras internas en los barrios de las grandes zonas urbanas europeas: limitaciones a la integración social y a la ciudadanía universal” es necesario avanzar algunas posibles soluciones.

En el momento actual, un avance que ayudaría a las ciudades sería la autogestión del principio de ciudadanía, así como de las materias laborales. En el modelo actual, el estado es el que tiene el poder para definir quién es ciudadano y quien no, así como los derechos del ciudadano frente al resto. En dicho régimen, la ciudadanía se ha vinculado al principio de nacionalidad. Así, el Estado-nación es una institución de un grupo, la “nación”, que presiona  a la ciudad para que favorezca a sus miembros frente a otros.  Y, con ello, se impide el desarrollo de numerosas estrategias de integración locales que podrían ser posibles.
El problema central podría ser definido como sigue: la estructura política urbana no está desarrollada de forma acorde a la económica ni a la estructura social. Se parte de principios no universales que establecen fronteras internas dentro de las ciudades globalizadas. Ante ello, la ciudad necesita ser la nueva articuladora de la ciudadanía con la idea de ordenarla para que todos los que la habitan puedan acceder a ella de forma sistemática.


La ciudad se encuentra en el centro del debate porque es el territorio concreto en el que las contradicciones sistémicas se hacen palpables en la vida cotidiana. Es una institución central cuyas formas de regulación marcarán el futuro de la humanidad.

El futuro de la ciudad.

Como consecuencia de las contradicciones que experimenta la ciudad, ésta viaja hacia un gran dilema. A medio plazo, las tendencias actuales se traducirán en el desarrollo de tres tipos de ciudades básicamente desde el punto de vista de su organización externa e interna:

1- La isla urbana autogestionaria (aquella que está integrada en redes económicas globales y políticas y con autonomía política suficiente como para gestionar sus recursos según sus necesidades).
2- Las urbes nodales divididas ((aquella que está integrada en redes económicas globales y políticas pero sin autonomía política suficiente para poder abordar sus problemas internos).
3- Las ciudades excluidas (no integradas en las redes económicas globales, sin recursos suficientes para sobrevivir, sólo esperando la muerte).
De cada una de ellas se pueden argumentar fortalezas y debilidades, potencialidades y riesgos.

Las consecuencias previsibles son que las ciudades tendrán que ver cómo deciden organizarse. Si las ciudades principales se deciden por la autogestión, fortalecerán los sistemas confederados pero dejarán abandonados los territorios excluidos de las redes económicas. El aumento de las zonas excluidas de la tierra aumentará la megaurbanización e implicará la existencia de zonas ineficaces y donde se vivirá con gran escasez.

El desarrollo o expansión de las ciudades nodales implicará mantener sistemas ineficaces económicamente, con conflictos sociales locales y el aumento de la inseguridad urbana, salvo que se produzca un proceso de descentralización política que aumente la capacidad de reacción de las ciudades a los problemas sociales mediante la gestión propia de sus recursos en un entorno de colaboración y responsabilidad entre ciudades. Es decir, a día de hoy, una utopía.


¿Hay soluciones intermedias? Sí, pero estarán en evolución constante porque tampoco son estables.
¿Es posible algo parecido al pasado en países como España? A día de hoy, desde mi perspectiva, y con los estudios que hemos realizado y los cambios que hemos observado, he de decir que no lo veo posible. El cambio producido a nivel global impide que la ciudad pueda volver a ser gestionada como lo fue en las sociedades industriales avanzadas. El paraguas del Estado ya no es posible mantenerlo. Se ha convertido en un mito. La ciudad debe ocupar su posición en el modelo actual o quedará atrás, sola y destruida.