Archivo de la etiqueta: boroughs

El futuro de la ciudad

El futuro de la ciudad

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

Ante las tres grandes contradicciones del modelo de ciudad emergente en las sociedades contemporáneas que emergen del proceso de globalización, y que han sido explicadas en el post: “Fronteras internas en los barrios de las grandes zonas urbanas europeas: limitaciones a la integración social y a la ciudadanía universal” es necesario avanzar algunas posibles soluciones.

En el momento actual, un avance que ayudaría a las ciudades sería la autogestión del principio de ciudadanía, así como de las materias laborales. En el modelo actual, el estado es el que tiene el poder para definir quién es ciudadano y quien no, así como los derechos del ciudadano frente al resto. En dicho régimen, la ciudadanía se ha vinculado al principio de nacionalidad. Así, el Estado-nación es una institución de un grupo, la “nación”, que presiona  a la ciudad para que favorezca a sus miembros frente a otros.  Y, con ello, se impide el desarrollo de numerosas estrategias de integración locales que podrían ser posibles.
El problema central podría ser definido como sigue: la estructura política urbana no está desarrollada de forma acorde a la económica ni a la estructura social. Se parte de principios no universales que establecen fronteras internas dentro de las ciudades globalizadas. Ante ello, la ciudad necesita ser la nueva articuladora de la ciudadanía con la idea de ordenarla para que todos los que la habitan puedan acceder a ella de forma sistemática.


La ciudad se encuentra en el centro del debate porque es el territorio concreto en el que las contradicciones sistémicas se hacen palpables en la vida cotidiana. Es una institución central cuyas formas de regulación marcarán el futuro de la humanidad.

El futuro de la ciudad.

Como consecuencia de las contradicciones que experimenta la ciudad, ésta viaja hacia un gran dilema. A medio plazo, las tendencias actuales se traducirán en el desarrollo de tres tipos de ciudades básicamente desde el punto de vista de su organización externa e interna:

1- La isla urbana autogestionaria (aquella que está integrada en redes económicas globales y políticas y con autonomía política suficiente como para gestionar sus recursos según sus necesidades).
2- Las urbes nodales divididas ((aquella que está integrada en redes económicas globales y políticas pero sin autonomía política suficiente para poder abordar sus problemas internos).
3- Las ciudades excluidas (no integradas en las redes económicas globales, sin recursos suficientes para sobrevivir, sólo esperando la muerte).
De cada una de ellas se pueden argumentar fortalezas y debilidades, potencialidades y riesgos.

Las consecuencias previsibles son que las ciudades tendrán que ver cómo deciden organizarse. Si las ciudades principales se deciden por la autogestión, fortalecerán los sistemas confederados pero dejarán abandonados los territorios excluidos de las redes económicas. El aumento de las zonas excluidas de la tierra aumentará la megaurbanización e implicará la existencia de zonas ineficaces y donde se vivirá con gran escasez.

El desarrollo o expansión de las ciudades nodales implicará mantener sistemas ineficaces económicamente, con conflictos sociales locales y el aumento de la inseguridad urbana, salvo que se produzca un proceso de descentralización política que aumente la capacidad de reacción de las ciudades a los problemas sociales mediante la gestión propia de sus recursos en un entorno de colaboración y responsabilidad entre ciudades. Es decir, a día de hoy, una utopía.


¿Hay soluciones intermedias? Sí, pero estarán en evolución constante porque tampoco son estables.
¿Es posible algo parecido al pasado en países como España? A día de hoy, desde mi perspectiva, y con los estudios que hemos realizado y los cambios que hemos observado, he de decir que no lo veo posible. El cambio producido a nivel global impide que la ciudad pueda volver a ser gestionada como lo fue en las sociedades industriales avanzadas. El paraguas del Estado ya no es posible mantenerlo. Se ha convertido en un mito. La ciudad debe ocupar su posición en el modelo actual o quedará atrás, sola y destruida.

“Fronteras internas en los barrios de las grandes zonas urbanas europeas: limitaciones a la integración social y a la ciudadanía universal”

Fronteras internas en los barrios de las grandes zonas urbanas europeas: limitaciones a la integración social y a la ciudadanía universal

(Texto breve de la Ponencia presentada en el I Congreso Internacional de Temas Americanistas, Universidad de Sevilla, 9 de Noviembre de 2012)

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

Introducción

El objetivo que me he propuesto con este escrito es traer a debate una cuestión central para las ciudades actualmente: las fronteras internas de la ciudad.
Mi preocupación no es el patrimonio histórico material de la ciudad sino el inmaterial, aquel formado por los valores y los rasgos convencionales que las gentes de la ciudad utilizan, construyen y modifican a lo largo del tiempo para dar orden y sentido a su acción social y que forman parte de eso que los científicos sociales llamamos “la cultura”. Esos elementos culturales son las cogniciones aprendidas por los urbanitas en un proceso continuo de interacción social. Los cuales son muy útiles para que las organizaciones sociales que viven en la ciudad puedan decidir quiénes pueden formar parte de sus estructuras internas y qué posiciones pueden ocupar, y, por el contrario, a quiénes pueden negarles el derecho a pertenecer a sus grupos o a competir u ocupar unas posiciones determinadas dentro de sus estructuras. Pero también son muy útiles para que se puedan llegar a formar nuevos grupos tales como movimientos sociales generadores de cambios dentro de la sociedad en el mejor de los casos u otros actores colectivos como puedan ser los grupos violentos que protagonizan hechos como la quema de contenedores, de mobiliario urbano, de automóviles o escaramuzas con la policía en las fiestas patronales o en las macrofiestas nocturnas en el peor de los casos.
Es, por tanto, la cuestión de las fronteras internas de la ciudad una cuestión también de urbanismo puesto que afecta y está afectada por la planificación urbana de la ciudad. Y, es, así, una cuestión que vincula la temática del patrimonio inmaterial con el debate urbanista.
Pero mi atención está centrada en el patrimonio inmaterial de la ciudad que emerge de la transformación histórica de los sistemas sociales industriales avanzados impulsada, favorecida, exigida y hasta cierto punto determinada por la crisis mundial comenzada en los años setenta. Una crisis económica, política, cultural y estructural que, a la luz de los acontecimientos actuales, exige considerar la posibilidad de que nunca llegó a cerrarse.

1.    La crisis
En cierta medida, gran parte de lo ocurrido en el mundo durante los años ochenta, noventa y  hasta hoy es parte de un proceso histórico complejo e impreciso todavía para los que lo estamos viviendo que muchas veces lo hemos denominado “Globalización” sin saber a ciencia cierta en qué consiste dicho proceso.
Lo que sí está más claro es que las modificaciones del sistema mundial que se realizaron posteriormente a la II Guerra Mundial y que fortalecieron los procesos de descolonización, democratización, industrialización y urbanización bajo un sistema político cuyo principal agente eran los Estados Nacionales agrupados de forma ordenada en instituciones supranacionales de nivel regional y global llego a una situación de crisis sistémica en los años setenta tiempo en el cual ya se supo que dicho sistema modificado había de propiciar el aumento de las desigualdades, el colapso económico y la degradación del medio ambiente. Y, desde entonces, venimos desarrollando varios modelos institucionales que no llegan a fraguar del todo.


En el año 2009, el Grupo de Estudio sobre Tendencias Sociales al que estoy vinculado desarrolló un Estudio Delphi sobre las Tendencias Internacionales cuyos resultados debatimos posteriormente en un encuentro internacional en Mérida. Los  resultados finales se resumían en que, las tendencias con las que nos encontrábamos llevaban al Mundo hacia unos escenarios altamente conflictivos durante los próximos veinte años entre dos escenarios extremos: el del impulso de la ciudadanía global y el del desarrollo de sistemas regionales interestatal en competencia. La solución histórica a dichos años de conflictos sería la propiciación en el entorno de los años cuarenta de las bases para la consecución de una estructura de gobierno mundial. Y, de ahí, sería posible la Utopía o, si se produce el fracaso total de esta vía, aparecía la remota posibilidad de la Hecatombe en forma de III Guerra Mundial.

2.    La ciudad en el nuevo orden social.
Sin embargo, en nuestros análisis del año 2009 sobre las tendencias de futuro, hay, al menos, un elemento que no fue tenido suficientemente en cuenta: la ciudad. Desde mi perspectiva, este actor puede estar siendo crucial en el cambio que se está produciendo porque tiene un papel crucial en el nuevo sistema mundial pero también tiene unas fuertes debilidades que necesita superar.
Las ciudades han sido en la historia de la humanidad el centro del desarrollo. En torno a ellas se fue construyendo desde hace miles de años estructuras territoriales más complejas apoyadas en su fuerza y capacidad. Las redes urbanas se tejieron durante siglos para dar lugar a Imperios, Reinos y Estados-Nación. A veces dichas redes se debilitaron, las ciudades perdieron población y tuvieron que volver a construirse las mismas ciudades antes de volver a ser posible la creación de nuevas estructuras políticas fuertes.
El nivel de urbanización ha ido creciendo desde el siglo XV en el mundo a un ritmo importante con aceleraciones y desaceleraciones vinculadas a catástrofes naturales, guerras y epidemias. Desde el siglo XVIII, el crecimiento se ha ido acelerando tanto en tamaño absoluto como en proporción de la población mundial que vive en ciudades.
En cada sistema social que hemos ido creando, las ciudades han competido entre sí, se han aliado, han luchado, han compartido y han intercambiado recursos, conocimientos, ideas, instituciones y personas. Las ciudades se han relacionado de mil maneras diferentes siendo fuente de creación y desarrollo.

En el siglo XX, la ciudad pareció pasar a un segundo plano en gran parte de la Tierra gracias al éxito del Estado-Nación y al proceso de descolonización. El modelo social desarrollado tras la Revolución Industrial provocó que la ciudad empezase a ser parte de redes interurbanas de las que era enormemente dependiente para su supervivencia. Su papel era muy relevante dentro de dichas redes pero el poder residía en instituciones públicas de orden territorial superior.
El principal punto débil de este modelo era que creaba instituciones políticas enormemente poderosas (los Estados-Nación) que entraron a competir entre sí por los recursos. Los efectos de tal competencia han sido devastadores (guerras mundiales y regionales, fronterizas, incremento de las desigualdades internas y entre naciones y las grandes islas de exclusión de pequeñas regiones y municipios). Por ello, desde poco después de que se llegase al máximo momento de esplendor de este tipo de instituciones en el sentido de ser el más “extendido” y “deseado” por las élites y las clases medias (finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX) comenzaron a desarrollarse instituciones internacionales con intención de normalizar y supervisar las relaciones entre esos estados nación.
El éxito de las nuevas entidades internacionales es parcial. Podemos afirmar su éxito gracias a la reducción de conflictos armados en algunas zonas de la tierra como es Europa o América Latina y en que han ayudado a generar modelos de cooperación y desarrollo internacional más o menos estables. Sin embargo, no han conseguido reducir las desigualdades sino que éstas han seguido aumentando, tal vez ya no tanto entre países, que también, sino entre individuos, entre familias, así como también ha ocurrido con la exclusión social.
En la etapa de la historia de mundialización de estas entidades internacionales, las ciudades se iban transformando internamente así como sus relaciones exteriores.
Las relaciones exteriores de la ciudad
En la nueva etapa, las redes de las ciudades se han internacionalizado.
El flujo de comunicaciones e intercambio de recursos económicos, materiales, culturales y humanos fuera de las fronteras nacionales ha aumentado considerablemente. En primer grado, se han potenciado enormemente los intercambios regionales de nivel continental y en segundo grado los vínculos intercontinentales.  En ambos tipos de niveles de intercambio, las ciudades han fortalecido su protagonismo en el desarrollo de las redes de intercambio como nodos económicos de intercambio, producción o consumo. Sin embargo, primera contradicción, el papel político de la ciudad ha sido mantenido en los límites de la era industrial, es decir, casi nulo, como simple gestora de recursos nacionales para su población o productora de nuevos recursos para las instituciones  nacionales.
Pero no todas las ciudades han evolucionado igual. El proceso de urbanización ha seguido siendo imparable al aumentar la población tanto en números absolutos como relativos. Y, se ha ido fortaleciendo especialmente ciertos núcleos urbanos.



El resultado temporal de todo ello son unas redes interurbanas sin límites geográficos determinados que compiten entre sí por la atracción de recursos de capital económico, cognitivo y humano, así como por los recursos necesarios de aprovisionamiento para la producción y la supervivencia de sus miembros tales como el agua, los cereales, la carne, los minerales o el petróleo.
Un somero análisis indica que las redes interurbanas operan de una forma más eficiente que los Estados Nación en la producción de riqueza. En ellas, cada núcleo urbano es independiente, las relaciones son horizontales de igual a igual, y sin compromisos institucionales. Ello permite a muchas ciudades adaptarse rápidamente a cambios en su entorno y fortalecer rápidamente vínculos más lucrativos. No existen conexiones políticas que interfieran en las conexiones económicas. El flujo de capitales, materiales y recursos humanos depende de la oferta y la demanda. Debido a ello, algunas ciudades experimentan como un fardo pesado las rigideces económicas que todavía tienen que soportar debido a los Estados que las estrangulan políticamente. Así, por ejemplo, los estados delimitan su capacidad de regulación del empleo, las mercancías, las inversiones, etc.
Si bien, también es cierto que las ciudades necesitan de entidades supranacionales o internacionales para el desarrollo de infraestructuras básicas para su supervivencia como son las necesarias para la gestión del agua y las comunicaciones, así como para la defensa de sus límites territoriales. Es una cuestión histórica pero también física, material.
Al mismo tiempo, este sistema mundial de organización alternativo al estatal genera que muchas ciudades y territorios queden excluidos y no puedan volver a integrarse por ellos mismos. Esto llega a ser así de tal manera que estamos en unos tiempos en los que hay núcleos urbanos llegan a desaparecer. El descenso poblacional en muchas ciudades es un signo claro de dicho proceso mientras unas pocas crecen y crecen. Han aparecido las islas urbanas excluidas, territorios inmensos que ya no pertenecen a las redes de intercambio, o sólo lo hacen de forma periférica.
Esto no es nuevo. Las redes de ciudades han existido siempre. Ahora existen nuevos elementos que nos hacen pensar en que esto es totalmente diferente del pasado pero existen elementos comunes en el proceso ocurrido en África, en Asia Central y occidental, en el centro de Europa y en el Mar del Norte durante la Edad Media o en el Ática y el Mediterráneo antes del Imperio Romano como pueda ser el hecho de que las ciudades eran gestores independientes de sus mercados en redes comerciales interurbanas.

3. El cambio interno
Por otra parte, internamente, el cambio que las ciudades han visto, sin embargo, es más complejo de describir porque, lo que se han encontrado es, segunda contradicción, que en el nuevo sistema mundial las estructuras sociales internas de las ciudades son enormemente frágiles debido a que sus poblaciones están fuertemente divididas.