Archivo de la categoría: Z: Todas las Entradas

barrios peligrosos

Los barrios peligrosos

Recientemente, en el marco del Seminario Internacional de Derecho Penal y Criminología que se celebra en la UNED desde hace unos años, tuve la ocasión de reflexionar con mis compañeros de Derecho Penal y de otras disciplinas afines, así como con estudiantes de máster y doctorado de la UNED, sobre qué son los barrios peligrosos dentro de una ponencia más extensa denominada: “Estado, clases marginales y barrios peligrosos en las urbes contemporáneas en globalización”. Extraigo a continuación los apuntes sobre lo que allí traté con ellos:


Los barrios malditos o peligrosos que aparecen en nuestras ciudades, donde se concentra la población excluida suelen ser reconocidos en muchas investigaciones por un doble tipo de indicadores: estructurales y culturales.

Indicadores

Los primeros hacer referencia a la situación de desempleo, nivel de ingresos, riqueza, condiciones de habitabilidad de las viviendas, número relativo de ocupados de baja cualificación, las condiciones laborales, los niveles de delincuencia y tráfico de drogas. Los segundos son aquellos que captan, fundamentalmente, la imagen que los habitantes y trabajadores de esa zona tienen sobre ese lugar, así como la de las organizaciones que allí actúan, y la opinión pública del resto de la ciudad.

Dinámicas sistémicas de creación de los barrios peligrosos: Degradación y Estigmatización territorial

Los dos tipos de indicadores son importantes porque el barrio clasificado como peligroso surge por diferentes vías pero conectando siempre dos dinámicas sistémicas que se alimentan entre sí. Según Wacquant, la primera es la depauperización anormal de la zona, la degradación del lugar y la población que lo habita acentuado por el abandono de los que más recursos tienen y la llegada de gentes con menos recursos. Ésta es una realidad física y estructural que podemos comprobar con datos sobre los niveles de empleo, la edad de los edificios, el tamaño de las viviendas, ingresos, etc. y mediante comparación de lo que ocurre en su entorno y en el tiempo. Así como con la observación de las áreas públicas, o estudio de los equipamientos e infraestructuras. La segunda dinámica es la estigmatización territorial, entendida como el proceso de formación y dominación de una imagen llena de negatividad y peligrosidad del barrio o zona urbana que termina por afectar a sus habitantes, a considerarlos no fiables por el resto de la ciudad, y que llega a impregnar al conjunto de habitantes aumentando la desconfianza entre ellos y fortaleciendo el abandono de los espacios públicos por los vecinos del lugar. Se muestra en los discursos y narraciones sobre el lugar y sus gentes.

¿Cómo se produce la degradación de las zonas urbanas?

La degradación de zonas urbanas es fruto de las tendencias ocurridas en el proceso de transformación de las economías de la ciudad. Al cambiar el modelo económico, la forma histórica adoptada por la ciudad durante el modelo económico anterior también se moldea. Desde los años setenta, esto ha sido observado en numerosas ciudades europeas y norteamericanas.

La evolución hacia ciudades postindustriales implicó que los barrios obreros construidos en torno a las fábricas dejaran de tener sentido. La adaptación de la población que ocupaba estos espacios a unas nuevas economías de servicios en globalización mucho más móviles y que exigían otras habilidades fue en muchos casos imposible. Lo cual hacía que perdiesen rápidamente capacidad adquisitiva y poder. Esto ocurría hasta tal punto que, algunos autores apuntan que algunas de estas zonas se vieron involucradas en uno de estos dos procesos de transformación:
1- La gentrificación de la zona mediante la expulsión sistémica de las clases más depauperadas y su sustitución por nuevas clases acomodadas. o
2- La marginación o guetización de esos espacios urbanos del resto de la ciudad.

La marginación del territorio en las ciudades postindustriales

El proceso de marginación de esos territorios degradados dio lugar a una transformación que, en las ciudades postindustriales, implicaba la aparición de los “espacios de exclusión”. El cambio ocurrido estaba caracterizado por: 1. el trabajo se convirtió en un bien escaso (sobre todo el que se hacía hasta ese momento); 2. Además, el nuevo trabajo al que las gentes de esas zonas podía acceder se convertía en una fuente de inestabilidad, porque la mayor parte de los trabajos eran temporales, prescindibles, sustituibles, sin futuro, ni carrera laboral; 3. Consecuencia de ello, las clases trabajadoras que se asentaban allí se descompusieron al no tener ya referentes comunes en el presente por: huida de los que pudieron, el desempleo de muchos y la fragmentación de las carreras laborales de los que quedaron con algún trabajo; 4. Junto a ello, el espacio público de esas zonas quedó envuelto en las luchas entre diferentes actores: los vigilantes del orden, los depredadores ilegales, los vecinos y los depredadores externos institucionales del mercado que presionaban para el derribo de las zonas; 5. Sin espacio público, las bases de la vida comunitaria, las redes de autoayuda, tendieron a desaparecer.

Así aparecen en estas zonas los excluidos, los expulsados de toda red de organización social, la soledad absoluta en los márgenes de la vida urbana. Y, mientras, una fuerza más impulsa estos procesos: 6. el desarrollo de una imagen de peligrosidad, miedo y degradación moral sobre estos lugares y los que los habitan que fragmenta, divide y aísla.

La marginación urbana también ocurre en otras ciudades en globalización

En otros tipos de ciudades que han caminado hacia la Globalización de sus Economías nos encontramos también con resultados similares. No todas las ciudades son hoy hubs de innovación tecnológica o financiera global. Sin embargo, la mayor parte de ellas, o todas, se ven obligadas a buscar nuevas fuentes económicas que sustituyan su modelo anterior y las incorporen a las redes globales de la economía. Así, por ejemplo, muchas ciudades han apostado por la turistificación de su economía, por el mantener o conseguir posiciones como nodos regionales de servicios de logística y distribución, o por asimilarse a ciudades más importantes y prestar espacios para sus nuevas clases creativas expulsando a las anteriores (Gentrificación). U otras, han aprovechado las fisuras del sistema para reconversiones de la ciudad que permita mantener el status quo mediante sistemas de segregación y desposesión (Postcolonialismo).

Los actores del proceso de marginación urbana.

Cuando digo que unas ciudades han apostado por un camino determinado quiero decir que los actores que dominaban esas ciudades han promovido dichas vías de transformación. En todos los casos, el Estado o las administraciones locales específicas son actores centrales de dichos procesos. Ello se ha podido observar en la creación de la Banlieues parisinas, en el cinturón negro de Chicago, en la Inner City de Saint Louis (Missouri), en la municipalidad de La Pintana en el Gran Santiago de Chile, en las zonas periféricas de Cancún (Méjico), y en Kibera, uno de los mayores asentamientos informales de Nairobi con más de un millón de habitantes (Villalón, 2019)

Lógicas estratégicas del nuevo modelo de desarrollo económico urbano en globalización

Por todas las vías se tiende a repetir un modelo de desarrollo económico que implica: 1. la segmentación de los mercados de trabajo en dos espacios de actividad donde las normas que rigen son diferentes creando vínculos entre empresas y trabajadores muy distintos entre aquellos de las clases creativas y financieras y aquellos de las clases de servicios personales y de poca cualificación; 2. la fragmentación de las situaciones y trayectorias laborales y la eternización de la precariedad entre las clases trabajadoras salariales; 3. Y, la concentración de la población pobre en zonas desfavorecidas de las ciudades que son estigmatizadas y abandonados sus espacios por las instituciones públicas, empresariales y por las redes comunitarias.

Más extensamente, explico todo esto en mi libro: Lugares vulnerables, violencias y delincuencia, Ed. UNED, Madrid, 2019.

Mapa de La Región Urbana de Madrid (según censo 2011)

La región urbana de Madrid abarca ya  99 municipios de la Comunidad

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

Madrid es hoy por hoy una ciudad profundamente dinámica, que ha crecido poblacional y geográficamente a lo largo del siglo XX. Es una sociedad local con una economía poderosa que atrae gentes de toda España, Europa y el Mundo. Y que está profundamente imbricada en las redes de la Economía Mundial. De modo que sigue hoy aumentando su tamaño poblacional, económico y especialmente geográfico. Es un archipiélago urbano donde millones de vidas fluyen de un núcleo a otro por trabajo, estudios y ocio cotidianamente. Es un conjunto de municipios con distintos nombres que han engarzado gradualmente su historia hasta formar juntos un nodo global.

Desde los años ochenta, viene produciéndose en la ciudad de Madrid un conjunto de cambios fundamentales y necesarios para adaptarse bien a la Globalización. Desde un punto de vista económico, ha dejado de ser una ciudad industrial y de servicios públicos nacionales para convertirse en una ciudad en globalización o postindustrial. Demográficamente, ha pasado de ser una ciudad de inmigración nacional para convertirse en una ciudad de inmigración global. Culturalmente, se ha convertido en una ciudad multicultural con gentes venidas de todo el mundo que enriquecen su pluralidad. Y estructuralmente, han emergido nuevas clases medias poderosas, se ha reducido considerablemente la proporción de obreros industriales y ha aumentado el número de trabajadores dedicados a servicios, especialmente a servicios personales. El nivel medio educativo ha aumentado considerablemente. Los servicios sociales, educativos y de salud se han extendido a la mayor parte de la población reduciendo enormemente las situaciones de pobreza extrema en la ciudad. Y, administrativamente, se ha fortalecido la autonomía del Área de Madrid gracias a la creación y desarrollo de la Comunidad Autónoma de Madrid. Junto a ello, se han llevado a cabo obras impresionantes para conectar adecuadamente todos los puntos de la ciudad. Se han construido carreteras inmensas, un metro de dimensiones colosales y una red ferroviaria poderosa. Y, así, Madrid se ha extendido como una impresionante mancha de aceite por el territorio que la rodea.

Todo ello ha influido en lo que es hoy Madrid. Los procesos han cambiado sus centros, la forma de vida de sus gentes, el perfil de sus habitantes, las costumbres de la ciudad, las relaciones sociales, sus barrios y distritos, sus fiestas, su música, sus creencias,…hasta los modos en que se concibe y se vive la ciudad.

En lo que aquí concierne, quiero poner el acento en cómo esos cambios han producido una “ciudad” cuyas dimensiones territoriales se han vuelto extraordinariamente difusas. Económicamente, Madrid es un nodo de las redes mundiales con múltiples municipios que forman un único elemento, una red profundamente imbricada que es mirada desde fuera por los inversores, los trabajadores y los turistas como una única cosa. Y, a la vez, el Madrid sociológico ha dejado hace mucho de ser también un territorio municipal, una localidad en si misma con un gobierno local para ser una ciudad formada por cientos ya de barrios, decenas de municipios entre los cuales casi seis millones de personas «navegan» cotidianamente.

El Madrid sociológico es importante porque significa que los problemas de la ciudadanía madrileña ya no son los problemas de un municipio concreto (Madrid), sino que son los problemas compartidos, o creados a través de las relaciones sociales que mantienen los que habitan ese Gran Madrid. También, ello significa que las soluciones a esos problemas influyen profundamente en todos los municipios. Es más, si no se toman decisiones de forma coordinada, hay “soluciones” que adoptan unos municipios o sus ciudadanos que pueden significar un gravísimo problema para otros.
Debido a ello, por ejemplo, ante uno de los problemas principales experimentados en las últimas décadas en Madrid capital y que es un problema constante de cualquier ciudad, los madrileños, las compañías privadas implicadas y muchos ayuntamientos tomaron decisiones que llevaron a una situación altamente complicada. El problema es el de la vivienda.

El coste de vivir en Madrid capital ha sido y es muy alto, no sólo económicamente sino también desde el punto de vista de la experiencia social cotidiana por muy diversas razones que no vienen al caso. Ante ello, muchos madrileños y personas que trabajaban en Madrid decidieron irse a vivir a alguno de los municipios colindantes cuando tuvieron posibilidades. Lo llevan haciendo desde hace décadas (en realidad siglos). Una vez más, el mercado inmobiliario se expandió y poblaciones que tenían una historia relativamente autónoma de Madrid, hoy forman parte del nuevo Madrid, con una población creciente que diariamente trabaja en el municipio principal de este gran nodo urbano.

El proceso histórico de expansión urbanística lleva ocurriendo toda la Era Industrial. En el siglo XIX se “solucionó” políticamente anexionando a Madrid un conjunto de municipios de su alrededor. En los años cincuenta del siglo XX, ello siguió produciéndose en la búsqueda de la Capital del Estado, un ideal que resucitaba antiguos planes urbanísticos del «Gran Madrid».   Después, años sesenta y setenta, se estableció la Corona Metropolitana que ralentizaba el crecimiento de Madrid Municipio. Y, ello dió pie a contemplar un nuevo tipo de ciudad más compleja y flexible formada por múltiples municipios profundamente interconectados.

Hoy el proceso sigue y nos obliga a revisar los límites de esa ciudad sociológica de Madrid continuamente para poder comprender su realidad. Los datos más recientes para ello son los del Censo del año 2011. A través de sus datos podemos contemplar cómo es el mercado de trabajo de los municipios y donde viven los trabajadores de esos municipios. Si seguimos la definición actual de las grandes áreas urbanas de la OCDE y la Comisión Europea, podemos identificar como regiones urbanas (Áreas Urbanas Funcionales según el INE) aquellas que abarcan el conjunto de municipios en los que más de un 15% de la población ocupada de uno de ellos trabaja diariamente en el otro y que están geográficamente juntos. Es una proporción enorme de personas que casi todos los días se trasladan de un lugar a otro para trabajar, que experimentan en su vida diaria una relación con el espacio y las gentes de dos ciudades diferentes. Traspasan ideas, valores, creencias, experiencias, dinero y cosas materiales de una ciudad a otra diariamente. No son inmigrantes. Son ciudadanos, vecinos, trabajadores en ambas ciudades. En unas viven y en otras trabajan.

Al estudiar los flujos cotidianos de los habitantes de la mayor parte de los municipios de la Comunidad de Madrid, se llega a la conclusión de que, en la actualidad (datos Censo 2011), la Región Urbana de Madrid abarca ya 99 municipios. Hay un núcleo central (Madrid Capital), una corona metropolitana (formada por los municipios que aportan más de un 30% de su población ocupada a Madrid capital) y una zona urbana periférica cuyos municipios aportan entre un 15 y un 30 por ciento de su población ocupada a Madrid Capital. (Figura 1)

Figura 1: Tabla Número de municipios de la CC. AA. de Madrid según su posición en la Región Urbana de Madrid
Región Urbana de Madrid
Clasificación de los municipios de la Comunidad de Madrid Nº de Municipios Porcentaje
MUNICIPIOS SIN DATOS 31 22,1
MUNICIPIOS ASOCIADOS 9 6,4
ZONA URBANA PERIFÉRICA 70 50
CORONA METROPOLITANA 28 20
NÚCLEO CENTRAL 1 0,7
Total 140 100
Nota: Clasificación de los municipios en función del porcentaje de ocupados mayores de 16 años que viven en un municipio y  trabajan en Madrid Capital

Fuente: INE, Censo, 2011. Elaboración propia.

Todos los municipios de la Comunidad de Madrid están profundamente conectados (139 municipios estudiados). Es una red muy importante porque el flujo de trabajadores entre todas esas poblaciones es enorme. Si observamos la proporción de ocupados que trabajan en otro municipio sin contar Madrid ni el propio municipio, se aprecia que en ninguno vive menos de un 19% de trabajadores que no trabaje en otro municipio del entorno. No hay municipios aislados económicamente en el conjunto de la Comunidad de Madrid. La Comunidad de Madrid es una tupida malla de relaciones laborales entre municipios. (Figura 2)

Figura 2. Histograma de la distribución de los municipios de la Comunidad de Madrid según el porcentaje de ocupados que viven en ellos y que trabajan en otro municipio diferente sin contar los que trabajan en Madrid Capital.

ocupados-que-trabajan-en-madrid-graphFuente: INE, Censo, 2011. Elaboración propia

Si bien, no todos los municipios de la región urbana son igual de importantes en el mercado laboral común. En primero lugar, podemos diferenciar cada municipio por el número de personas que trabajan en él. Y, en segundo lugar, podemos distinguir los municipios por la proporción de personas que atraen a trabajar de otros municipios, es decir, por su grado de atracción. En función de esto último se observa cómo hay una gran diferencia en el poder de atracción de trabajadores. Mientras que hay algunos que tienen sólo un 30% de trabajadores que vienen de otros municipios (Madrid y Aranjuez), la mayoría de los municipios grandes cubren sus mercados con más de un 50% de trabajadores venidos de fuera. Y, hay algunos como Pozuelo de Alarcón y Tres Cantos que tienen un 80% de trabajadores que vienen de otros municipios a trabajar cotidianamente. (Figura 3)

Figura 3. Grado de Atracción de trabajadores por los Municipios.

atraccionNota: Grado de atracción: proporción de trabajadores mayores de 16 años que están ocupados en un municipio y que habitan en otro.

Fuente: INE, Censo, 2011. Elaboración propia

Pensemos en lo que esto supone para un municipio de 50.000 habitantes por ejemplo. Es un flujo contínuo de personas que entran y salen conectando los ritmos de otros municipios con el propio. Por eso, sociológicamente, son uno.

Estos datos me han hecho considerar que hay otros municipios, además de Madrid, que cumplen una función de nodo o conector en la Red que forman los municipios de la Región Urbana Madrileña. A partir de los datos de la ubicación de la vivienda de los trabajadores en cada municipio, hemos diferenciado los municipios de la Región Urbana de Madrid entre: Nodos, Conectores y Dormitorios. Nodos serían aquellos a los que algún municipio le aporta un 15% de su población ocupada mayor de 16 años. Conectores serían aquellos a los que más de dos municipios le aportan entre un 5 y un 15 por ciento de sus trabajadores.

Según los datos del censo 2011, son nodos: Alcalá de Henares (3 municipios), Arganda del rey (1 municipio), Fuenlabrada (1), Majadahonda (1), San Sebastián de los Reyes (1), Valdemoro (2). Y, son conectores: Alcobendas (8 municipios), Alcorcón (3), Collado Villalba (3), , Getafe (6),  Móstoles (4), Pozuelo de Alarcón (5), Las Rozas de Madrid (7), Torrejón de Ardoz (4), Tres Cantos (3) y Villaviciosa de Odón (3). Y, el resto serían ciudades dormitorio.

Si estudiamos la relación de las clasificaciones hechas podemos situar cada municipio en función de su papel dentro de la región urbana.

El mapa de la Región Urbana Madrileña queda con estas especificaciones así:

Figura 4. Mapa de la Región Urbana Madrileña,  circa 2011.

madridFuente: INE, censo 2011. Elaboración propia.

Como se puede apreciar, la mancha de la Región Urbana de Madrid se extiende poderosamente por su entorno en todas las direcciones. Abarca poblaciones grandes y pequeñas, proximas y lejanas. Crece al norte, al sur, al este y al oeste. Un cinturón de grande poblaciones se mantiene alrededor de Madrid Capital como un poderoso atractor de trabajadores.

Mientras, muchos de éstos, han ido alejando poco a poco sus viviendas hacia zonas ya no tan «urbanas» en el sentido tradicional. Pero que, en realidad, estan fuertemente conectadas con la Ciudad a través de todos esos habitantes que cotidianamente fluyen de un municipio a otro.

Si miramos el mapa, podemos ver perfectamente las huellas de la historia reciente, de la que fue ciudad Industrial. Pero, ha quedado engullida por la nueva economía que ha hecho florecer su propia ciudad: más densa, más grande, más fluida.

Sin embargo, lo más importante de este mapa es que nos permita reflexionar sobre qué es Madrid, sus límites geográficos reales y su futuro y, especialmente, quienes son los «madrileños», donde viven y cómo viven. Por ahora, eso queda para más adelante. Y, es una tarea pendiente que el lector ya puede hacer.

Nota final:  Ha comenzado un nuevo proyecto de investigación asociado a este blog cuyo objetivo es cartografiar las grandes zonas urbanas de España según los problemas sociales que padecen en mayor medida y poner dicha información a disposición de Administraciones Públicas, Organizaciones no gubernamentales, Asociaciones cívicas e investigadores de la Ciudad. En los próximos meses, varios artículos, mapas y fichas irán editándose en el blog sobre dichas áreas con datos sobre sus problemas sociales. Si bien, al comienzo vamos a hacer un ejercicio más sencillo que intentará delimitar las Regiones Urbanas que vamos a estudiar. Éste artículo es el primero de esta nueva serie.

Para colaborar en este proyecto, solicitar información o financiar la investigación en su zona urbana ponganse en contacto con el autor del blog (Juan José Villalón, UNED). 

Licencia de Creative Commons
Entradas/post del Blog: Iguales y Diferentes by Juan José Villalón Ogáyar is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en www.openedition.org.