Archivo de la categoría: Identities/ Identidades Sociales

Social identities as particular discourses outcome of dialectic processes between everyone and the others about differences and bonds / Las identidades sociales como discursos particulares resultado de procesos dialecticos entre el individuo y los demás acerca de las diferencias y los vínculos

Social Identification process: about the definition

Social Identification process: about the definition

Author: Juan José Villalón Ogáyar

What is to this date known as social sciences of the social identification process enables us to place this element right in the centre of social change. We can introduce it visually in a simple (yet common in Sociology) explanatory model, such as it was synthesised by G. Therborn in 1995 (pag. 16-18). We could place the social identification process as a connector between the two basic dimensions of social systems (structure and culture) and social action, sharing its place with power-based relationships (See Chart1). Note though that, while power-based relationships are a systemic macro-element, social identification places us within the micro-social perspective.

Chart 1. The position of social identification process in social change

Source: Villalon, J.J. (2006), Identidades y Exclusión Social. ¿Qué nos iguala? ¿Qué nos diferencia?, 2006, Ed. FOESSA/

This outline conveys the hypothesis that the way people regard themselves in relation to others seems to be greatly relevant to understanding how social change occurs, as it does with power-based relationships. This implies that, even though the structuring of society places each individual in a specific position in accordance with a set of learnt standards, the same individual can, in their interaction with others, find, create and share models of self-understanding in society that break established patterns and triggers social action seeking the transformation of the system.

What Sociology, Social Psychology and Social Anthropology have confirmed so far in relation to this issue is that all individuals have their belongings or membership, and that they are aware of the consensual traits deriving from their culture and the positions they hold in the social structure. These systemic dimensions are variable, and thus individuals have no choice but to subjectively position themselves repeatedly in their milieus. The more open-ended and changeable both dimensions are in their social system, the more often they will need to reposition themselves. Thus, social experience drives them to deal with all their memberships and identities, subjectifying and organising them (Citrin and Sears, 2009; 171-173). And this is achieved through a dialectic process between the individual’s inner and outer realities (Jenkins, 1996).

I understand belonging or memberships as the objective bond of the individual with an institutionally organised social group such as the families, schools, firms, associations, political parties or States. In other words, it is the connector to social organisations of which we are formal and declared members, yet not necessarily public.

Consensual traits would be the forms of segmentation of population in social sectors distinguished by one or more natural or artificial traits based on a set of beliefs that impregnate said traits with a more or less shared meaning, always short-lived, which enables people to sort out members of a group from others at a given point in time at least. Usual consensual traits in Europe are those that distinguish individuals on the basis of their age, gender, ethnic group, birthplace, political ideas, religious beliefs, abode, occupation, level of education or social class.

It has also been discovered that, in contemporary European societies, different structural variables have a partial impact on identification (age, gender, social status and occupation), as well as cultural variables such as religious beliefs, work and family values (Villalon, 2006, 2008, 2009).

Much is yet to be done to further our understanding of how the social identification process works in all its dimensions in connection with the specific social experiences of individuals. It is necessary to study the structural changes affecting individuals over time, as well as the changes to their forms of development, assessment, significance and classification of social identities over a sizeable period of time.

Bibliography:

Castel, R. (1991) La metamorfosis de la cuestión social, Madrid, ed. Paidos

Citrin, J. and Sears, D.O. (2009) Balancing National and Ethnic identities: The psychology of E. Pluribus Unum in Measuring identities. A guide for social scientists, Cambridge University Press

Jenkins, R. (1996) Social Identity, London, Ed. Routledge

Touraine, A. (2010) La mirada social, Madrid, Ed. Paidos

Therborn, G. (1999) Europa hacia el siglo XXI, Madrid, Ed. Siglo XXI.

Tezanos, J.F. (2001) La sociedad dividida, Madrid, Ed. Biblioteca Nueva

Tezanos, J.F., Villalón, J.J. y Díaz, V. (2008) Tendencias de cambio de las identidades y valores de los jóvenes de España 1995-2007, Ed. Injuve

-(2010), El horizonte político y social de los jóvenes españoles, Ed. Injuve

Villalon, J.J. (2006), Identidades y Exclusión Social. ¿Qué nos iguala? ¿Qué nos diferencia?, 2006, Ed. FOESSA/ 185

-(2007) Las identidades sociales de los jóvenes españoles. La edad como elemento clave de división. Sistema, 197-198, 25

-(2008), Identidades societarias en sociedades excluyentes, Documentación Social, 151, 15

-(2009), El aumento de la vulnerabilidad social y la crisis expresiva de la identificación social, Zerbitzuan: Gizarte zerbitzuetarako aldizkaria = Revista de servicios sociales, 45, 11

Algunos postulados empíricos sobre la identificación social

Algunos postulados empíricos sobre la identificación social

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

La investigación empírica viene demostrando desde hace tiempo algunos postulados útiles para la comprensión de los procesos de identificación social.

Primero, la valoración de los rasgos consensuales que se hace al identificarse el individuo en sociedad es un fenómeno de naturaleza social al producirse en la interacción entre individuos que están insertos en estructuras y comunidades culturales. En función de la posición social dentro de dichas estructuras, de los grupos en los que está integrado, de su experiencia de vulnerabilidad, de los valores y creencias aprendidas, cada individuo valora los rasgos consensuales.

Segundo, la valoración se realiza en función del encuentro. En este, los otros aportan su visión sobre el individuo y sobre ellos mismos. Y el yo aporta su experiencia acumulada. De todo ello, surge la valoración que el yo realiza, adaptada a quien se encuentra. De modo que, se producen en un proceso dialéctico nunca terminado que va acumulando la experiencia social del individuo en cada nuevo encuentro.

Tercero, si bien, también se ha observado que la identificación se escapa de las determinaciones culturales y estructurales en ciertas manifestaciones como es al describirse uno mismo o presentarse ante los demás en un momento determinado. De modo que, en dichos momentos, el proceso de identificación es afectado por factores contextuales de tipo coyuntural como son la presentación de la persona bajo un rol determinado que es el que adquiere sentido en dicho encuentro. Y, algunas teorías apuntan que también son importantes los aspectos emocionales como pueden ser el deseo o necesidad de sentirse que forma parte del mismo grupo que los otros con los que se encuentra el individuo.

Cuarto, a lo largo del tiempo, además, las valoraciones cambian. Ello se ha mostrado en el cambio de la extensión e intensidad que los rasgos consensuales adquieren en las sociedades. Ello ocurre a causa de los cambios estructurales y culturales. Éstos transforman la experiencia social y el depósito cultural que sustentan los rasgos consensuales y les proporcionan un sentido. Así, los cambios sistémicos derivan en nuevos órdenes de relevancia, nuevos rasgos consensuales y nuevos significados que transforman las formas de identificación social y las adaptan a la nueva realidad de una sociedad cualquiera. Y, los últimos estudios realizados, indican que dichos cambios no son simplemente cambios debidos a la incorporación de las nuevas generaciones. Las propias generaciones cambian de perspectiva a lo largo de la biografía de sus individuos.

Quinto, en la actualidad, la transformación de las sociedades industriales avanzadas hacia un nuevo tipo de sociedad tecnológicamente avanzada está fortaleciendo en España y otros países europeos procesos históricos de debilitamiento de los rasgos consensuales más relevantes durante el siglo XX como fueron las clases sociales y las nacionalidades. Si bien, la familia sigue siendo el principal rasgo para la auto-descripción junto con la ocupación en la mayor parte de los países europeos. Y, en los procesos de ordenación de los rasgos en función de los intereses comunes, se ha observado que se han extendido rasgos que han sido ideológicamente laxos en la arena política europea como son la edad o generación y las aficiones, gustos…modas  durante el último siglo en alguna sociedad europea (España). Al tiempo que se ha producido, en España al menos, una situación inquietante de crisis expresiva que puede estar siendo superada por las nuevas generaciones.

Los rasgos de los que se han ocupado los investigadores sociales en Europa son: la edad o generación, el sexo o género, la familia, los roles familiares, la ocupación habitual, la clase social, las ideas políticas, las ideas religiosas, el lugar en el que se vive o en el que se nació (municipio o región), la nacionalidad, la etnia y las aficiones, gustos, modas y costumbres.  De todos ellos, los más estudiados son: la clase social, las ideas políticas, la etnia, la nacionalidad y el sexo o género. Los más relevantes en la sociedad europea en el momento de la auto-descripción son: en primer lugar, la familia, seguido de la ocupación, el género sexual, la región, la nacionalidad, y la edad a cierta distancia. Y, muy alejados están la clase social, la etnia, la religión y la preferencia por un partido político según los datos extraídos de la  encuesta europea de valores de ISSP, 2003.

¿Se tiende a producir un proceso de desideologización? Algunas tendencias indican que la sociedad emergente está propiciando una valoración de los rasgos consensuales que promueve los más laxos ideológicamente. Si bien, los rasgos más fortalecidos en los últimos años tienen un peso importante en la explicación objetiva de las estructuras de desigualdad actuales. ¿Significa eso que los rasgos consensuales que se están fortaleciendo en los procesos de identificación social son aquellos que representan más claramente las estructuras de desigualdad emergentes más poderosas y que las que disminuyen su peso relativo en la identificación social son aquellos que han dejado de ser relevantes para explicar las grandes desigualdades de nuestro tiempo? Para responder a estas preguntas es necesario abordar una investigación conjunta de todas las dimensiones de los rasgos consensuales que se utilizan en la identificación social en el contexto de las sociedades que sufren esas desigualdades.

Sexto, la investigación social se ha ocupado primordialmente de tres dimensiones de cada rasgo consensual. A estas dimensiones se les puede denominar: 1. Ubicación; 2. Valoración; 3. Significación. De cada rasgo consensual necesitamos saber: en que categoría se ubica el individuo; cómo la valora; qué significado tiene para él.

Todas estas dimensiones emergen en, al menos, tres acciones sociales: el momento de la auto-descripción, el momento de ordenación de los intereses y el momento de la activación de los recursos. El momento de la auto-descripción vendría a ser todo aquel acto en el que nos presentamos ante los demás indicando quiénes somos en algún aspecto particular o en su conjunto, es decir: nos describimos. El momento ordenación sería aquel acto de máxima subjetividad en el que jerarquizamos nuestros intereses y vínculos decidiendo quienes son preferentemente nuestros iguales, con quienes compartimos nuestros intereses. Y el momento activación es aquel último en que distribuimos nuestros recursos materiales, inmateriales o de tiempo y nos incorporamos a un movimiento o acción de defensa de nuestros intereses compartidos.

Séptimo, los estudios realizados sobre cada una de las dimensiones indican que cada una de las dimensiones está parcialmente afectada por el proceso de estructuración y por la cultura, así como por factores psicológicos y emocionales, pero no hay estudios que expongan cómo la ubicación y la significación en ciertas posiciones influyen en la valoración relativas de los rasgos. Ya hay estudios sobre los efectos de una ubicación en posiciones inferiores tiene en la valoración y relevancia de una forma de identificación determinada. Se ha observado cómo parece haber una cierta tendencia a describirse según rasgos integradores más que reconocedores de la vulnerabilidad. También hay estudios sobre ello en el momento de la ordenación de los intereses. Pero en dichos casos queda patente que los que forman parte de categorías más vulnerables tienden a identificar sus iguales de dicha manera, independientemente de que su posición estructural en ese momento sea más estable.  Pero no hemos encontrado ningún estudio que tenga en cuenta además el significado subjetivo de cada rasgo o que estudie la asociación entre todos ellos en el momento de la ordenación o el de la activación.

Bibliografía:

  1. Abrams, D., & Hogg, M., A. (2004). Metatheory: Lessons from social identity research. Personality and Social Psychology Review, 8, 98-106
  2. Barth, F. (1969). Ethnic groups and boundaries. The social organization of culture difference, Oslo: Universitetsforlaget.
  3. Castells, M. (2001) La Era de la Información. Vol. II: El poder de la identidad. México, Siglo XXI Editores.
  4. Castel, R. (1997) La metamorfosis de la cuestión social. Crónica del salariado. Barcelona, Paidos
  5. Elías, N. (1990) La sociedad de los individuos: ensayos, Barcelona, Península, 1990
  6. Giddens, A. (1994), Modernidad e identidad del yo. El yo y la sociedad en la época contemporánea, trad. de José Luis Gil Aristu, Península, Barcelona.
  7. Jenkins, 1982
  8. Jenkins, R. (1996) Social Identity, London, Routledge.
  9. Maalouf, A. (1999) Identidades Asesinas, Madrid, Alianza Editorial
  10. Oakes, P. J. (1987). The salience of social categories. In J. C. Turner, M. A. Hogg, P. J. Oakes, S. D. Reicher, & M. S. Wetherell (Eds.), Rediscovering the social group. (pp. 117 141). Oxford: Basil Blackwell
  11. Sen, A. (2006) Identity and Violence. The illusion of Destiny, N.Y., Norton
  12. Tezanos, J. F. (2001), La sociedad dividida, Madrid, Ed. Biblioteca Nueva.
  13. Therborn, Göran, 1999, Europa hacia el siglo XXI, Madrid, Paidos.
  14. Touraine, A. (2009) La mirada social. Un marco de pensamiento distinto para el siglo XXI. Madrid, Paidos.
  15. Abelal, R. Yoshiko, M. Herrera, A. Jonhston, I. and McDermott, R. (2009) Measuring identities, Cambridge Univerity Press.
  16. Citrin y Sears (2009) Balancing National and Ethnic Identities: The Psychology of E Pluribus Unum en Abelal, R. Yoshiko, M. Herrera, A. Jonhston, I. and McDermott, R. (2009) Measuring identities, Cambridge Univerity Press
  17. Villalón, J. J. (2006) Identidades y Exclusión Social. ¿Qué nos iguala? ¿Qué nos diferencia?, Madrid, Ed. Cáritas-FOESSA.
  18. Villalón, J. J. (2008), Identidades y Exclusión social en el capítulo Capitulo 6 del Informe FOESSA sobre exclusión y desarrollo social, Madrid, FOESSA, 2008