Archivo de la categoría: Change / Cambio social

Social Change as the outcome of historical processes and specific social actions / El cambio social como resultado de procesos históricos y específicas acciones sociales

Estructuras sociales inclusivas en las ciudades en globalización.

ESTRUCTURAS SOCIALES INCLUSIVAS EN LAS CIUDADES EN GLOBALIZACIÓN.

TRABAJANDO PARA ALCANZAR UN CONCEPTO ACADÉMICO POTENTE. DESARROLLANDO UN SISTEMA DE CLASIFICACIÓN DE LAS ESTRATEGIAS INCLUSIVAS ADECUADO. Desplegando iniciativas en cuatro áreas de la ciudad: trabajo, territorio, consumo y comunidad 

Una estrategia de globalización de crecimiento económico inclusivo será aquella que desarrolle un conjunto de iniciativas coordinadas en las tres áreas de actuación política (económica, social y urbanística), que promueva potenciar los aspectos estratégicos de la economía de la ciudad y desarrolle una estructura social inclusiva.

Ahora bien, ¿qué es una estructura social inclusiva? Básicamente, se podría entender por tal aquella que permita que todos los individuos de una sociedad o grupo participen de los beneficios que reporta el crecimiento económico. Es decir, que participen de la mejora de los resultados de la actividad económica.

No se está inventando nada nuevo con este concepto. El tradicional debate sobre la Renta Básica es precisamente parte de esta cuestión. Asimismo lo es el debate sobre el empleo para todos, la vivienda, la salud o la educación, así como el más típico de los impuestos y su redistribución. Todos los ejes básicos de la economía propia de la llamada sociedad del bienestar forman parte de la cuestión sobre el desarrollo de una estructura social inclusiva.

En la ciudad, una economía inclusiva es aquella cuyo crecimiento repercuta en una mejora de la calidad de vida de todos sus habitantes. No es aquella que implique que sean más iguales, sino que todos mejoren y que nadie quede excluido de la mejora.

Los conceptos analíticos más destacados desde hace cuarenta años en la investigación sobre la estratificación social para tratar esta cuestión de la inclusividad social han sido: Exclusión, Vulnerabilidad y Marginalidad que vinieron a complementar la visión más estática y simple de la pobreza. Lo contrario de la inclusión no es la pobreza, sino la exclusión o la marginación. Una economía inclusiva es una economía organizada de tal modo que no excluye ni margina a ningún grupo, ni individuo.

¿Cómo es un sistema de estratificación inclusivo? Teóricamente, es aquel en el que independientemente del nivel de desigualdad o de cómo ésta evolucione, no hay exclusión ni marginalidad. Es decir, es aquel en que el centro del debate no está en quién tiene qué, sino, en cómo de frágiles son los vínculos sociales entre cada individuo y los demás.

La perspectiva de la inclusión como dimensión de la estratificación social ha sido desarrollada como complementaria a la idea de la estructura de clases entendidas como posiciones relacionales en conflicto. En gran medida, fue R. Castel el que desarrolló la teoría sobre esta dimensión al estudiar la transformación del trabajo en las sociedades salariales y tratar de explicar el proceso de transformación de las relaciones laborales que se venía produciendo en el desarrollo de este tipo de modelo societario, y, dar cuenta de cómo se había desinstitucionalizado la relación laboral, centro de la crisis del trabajo como institución central que generaba el vínculo determinante del individuo con la sociedad. Aunque, dicha idea tiene su origen en el descubrimiento de las personas que quedan al margen de la sociedad, desvinculadas de todo, y que resurge con fuerza en el debate los años setenta en Francia, ante el aumento, entre otras cosas, del desempleo provocado por la crisis económica de los setenta. De modo que nos encontraremos con un gran grupo de personas que no pueden ser posicionadas en la estructura social por haber quedado al margen, excluidos. Serán las infraclases.

A comienzos del siglo XXI, la cuestión de la exclusión se desvincula de la de las clases sociales. Se reflexiona más desde la visión de R. Castel en su trabajo sobre las Metamorfosis del Trabajo en las sociedades salariales de un eje de diferenciación social diferente del clasista que encuadra a los individuos en situaciones dentro de un continuo que va de la integración a la completa exclusión. También, al estudiar sociedades como la española y los esquemas de representación identitaria se aprecia la existencia de una crisis de los vínculos sociales tal y como señalaron autores como J.F. Tezanos en sus años de estudio sobre las sociedades tecnológicamente avanzadas divididas, que es relativamente autónoma de la diferenciación en clases ocupacionales.  

Desde la perspectiva del estudio de las desigualdades, en los años ochenta, se pasará de estudiar la pobreza económica, al estudio de las carencias gracias al empuje de autores como Amartia Sen. Y, se señalará a los excluidos como los que tienen mayores carencias. Se visualizará la falta de acceso a los recursos como la forma de medición adecuada de los niveles de exclusión. El pobre será visualizado como asimilable al excluido.

Ambas ideas, juntas, llevan a una fuerte confusión entre las dos dimensiones analíticas de la estratificación social descubiertas por las ciencias sociales: la clase y el vínculo.

El problema de la estratificación social no es sólo una cuestión de posiciones ordenadas jerárquicamente que denominamos clases sino que también es un problema de cómo son los vínculos.

En las concepciones clásicas, el problema relacional se subsume al de las posiciones porque se conceptualiza que la posición es ajena al individuo. El individuo ocupa una posición predeterminada, previa a él y que seguirá existiendo aunque él cambie de posición. En el proceso de abstracción necesario en la investigación científica, se incurre en un supuesto extraño: el individuo y la posición no van unidas. Los individuos cambian de posición, pero las posiciones permanecen. La idea de que las relaciones entre las posiciones son de explotación o de dominación se explica como que están institucionalizadas las reglas que rigen las relaciones. Y, ellas no cambian en función de los individuos.

Sin embargo, las reglas cambian cuando los sujetos actúan. Eso es lo que se descubre una y otra vez en la investigación social cuando se observa la acción, especialmente la innovadora. Los individuos son sujetos de acción, al igual que sujetos de derechos y deberes. Los sujetos reflexivos descubiertos en la sociología una y otra vez durante el siglo XX no permiten ya sostener por completo esa suposición que separa posición e individuo. La Sociología del Individuo, que surge de la reflexión constructivista de los años ochenta y noventa, proporcionará un concepto crítico: el sujeto individual. Y, con ella, podemos plantear la idea de la estratificación social de un modo diferente que asume la autonomía de la posición y el vínculo. La posición que se ocupa es ejercida según reglas que los individuos modifican. De manera que, las relaciones que se mantienen con los otros se ven constreñidas por la estructura, pero dentro de unos límites relativos que los sujetos individuales son capaces de moldear. Y, así, ocurre que no es igual la imagen de la estratificación proporcionada por el estudio de las clases que la que estudia los vínculos.

En conclusión, una estructura social inclusiva es aquella donde hay clases, pero los vínculos son estables e intensos. Por ello, puede haber desigualdad, pero no hay excluidos.

Las propiedades de un vínculo son su estabilidad y su intensidad. La estabilidad se refiere a la capacidad del vínculo de mantenerse en el tiempo. La intensidad se refiere a la capacidad del vínculo de intercambiar recursos. A mayor tiempo manteniendo una relación y a mayor nivel de recursos que se intercambian, más fuerte es un vínculo.

En las ciudades postindustriales y en globalización se ha detectado desde hace ya más de cuarenta años que dentro de ellas hay una fuerte tendencia a la exclusión social. Y, ello es producido por una dinámica histórica que promueve el desarrollo de unas zonas urbanas donde se concentra a la población más vulnerable de las ciudades. Según los estudios de, por ejemplo Wacquant en chicago y París a finales del siglo XX, ello viene a ser producido porque se instala en estos espacios urbanos un “Régimen de marginalidad urbana avanzada” como consecuencia de unas lógicas históricas que tienden a empujar a los más desfavorecidos a estos lugares de la ciudad. Esas lógicas son: la segmentación de los mercados laborales urbanos; la fragmentación de las trayectorias laborales de los más desfavorecidos impulsada por la desregulación de los mercados laborales que permite la construcción de sistemas de recompensas que no protegen de la pobreza al trabajador y que introducen el desempleo como parte de la trayectoria normalizada laboral; la relocalización de las políticas sociales ante la retracción y desarticulación de las políticas estatales de bienestar y la restricción de los derechos ciudadanos a sólo aquel que trabaja en una economía de escasez de trabajo; y, a una dinámica urbana de concentración de la población en zonas desfavorecidas, estigmatización de la población por el lugar en que vive, y, abandono del espacio público por los actores con mayores recursos (Estado y clases medias).

Teniendo esto en cuenta, podemos considerar que las estrategias de globalización inclusivas son aquellas que son capaces de prever estas dinámicas en su proceso de globalización y actúan evitándolas o cambiándolas. Es decir, son estrategias que van a desarrollar iniciativas como: unificación de las condiciones laborales de todos los trabajadores; control de los salarios y de los modos de contratación; desarrollo de planes de integración laboral para los más desfavorecidos; asunción y desarrollo de políticas sociales que sustituyan las abandonadas por el Estado; ampliación de los derechos de ciudadanía a todos los habitantes de la ciudad; fortalecimiento de las redes comunitarias de las zonas desfavorecidas; actualización y mejora de los servicios públicos de las zonas desfavorecidas; asentamiento del personal laboral público que trabaja en las zonas desfavorecidas; construcción de representaciones colectivas positivas sobre las zonas marginales integradoras y que fortalezcan a su población; extensión de un ingreso básico a toda la población; destrucción de las barreras físicas que separen estas zonas urbanas del resto de la ciudad; provisión de espacios públicos cuidados y ordenados a la vecindad. De modo que, el crecimiento económico ha de repercutir en la mejora sostenida de la población más vulnerable hasta conseguir construir un sistema de estratificación urbano donde aumente la fluidez social al reducirse las barreras que impidan a las personas y a las comunidades vecinales mejorar según su propio esfuerzo. Con lo cual, no es cuestión de simplemente reducir la desigualdad de resultados, sino de aumentar verdaderamente la igualdad de oportunidades, independientemente del lugar en que se viva de la ciudad.

Las iniciativas inclusivas se despliegan en, al menos, cuatro áreas: trabajo, territorio, consumo y comunidad (TTCC). Dos de ellas son actuaciones dirigidas a colectividades, las otras dos van dirigidas a individuos. Implican, por tanto, dos modos de inclusión diferentes cuyas consecuencias sobre el sistema de estratificación puede ser significativo. La tensión entre ambas forma parte del debate sobre el desarrollo del Estado del Bienestar desde la II Guerra Mundial donde, durante décadas fue fortaleciéndose la visión individualizadora frente a la comunitaria. Ello implicó el desarrollo de lo que U. y E. Beck  denominaron en los noventa el proceso de individualización institucional, y la pérdida generalizada de lo que R. Putnam denominó, hace tiempo, capital social. El desarrollo de iniciativas inclusivas individualistas fomenta la inclusión en sociedades modernas de masas. El desarrollo de iniciativas inclusivas colectivas fomenta la inclusión comunitaria asentada en el territorio.

Por tanto, tentativamente, podríamos clasificar las estrategias de globalización de las ciudades en cuatro categorías: Excluyentes, Descapitalizadoras, Recapitalizadoras e Inclusivas. Las excluyentes no desarrollarían iniciativas inclusivas. Las Descapitalizadoras sólo desarrollarían iniciativas en las áreas del trabajo y el consumo. Las Recapitalizadoras crearían iniciativas de mejora de los territorios y las comunidadades. Y, las inclusivas trabajarían con iniciativas en todos los sentidos. Por tanto, la posición de la estrategia empírica concreta estaría en función de dos dimensiones latentes ortogonales: nivel de inclusión en el ámbito laboral y de consumo; y, nivel de inclusión en el territorio y la comunidad.

Al igual que el sistema de categorización de los objetivos económicos de globalización se habrá de reflejar en la estructura ocupacional de una ciudad, el sistemas de categorización del sistema de estratificación tiene su reflejo en indicadores. NN.UU. utilizaba en la década precedente varios indicadores en la medición del nivel de inclusión de una economía. Sin embargo, no es suficiente con lo apuntado por ellos, que va orientado principalmente en la medición de un sistema de estratificación o más excluyente o más “descapitalizador”. Utilizan indicadores como: Nivel de empleo informal, Brecha salarial, Nivel de desempleo y Nivel de jóvenes nini. Todos referidos al ámbito laboral. Los otros tres ámbitos de inclusión no tienen reflejo en estos datos que siguen una perspectiva enteramente economicista e individualista. Por tanto, desde aquí propongo incorporar otro tipo de indicadores para la medición de estos sistemas asociados a las áreas de: territorio, consumo y comunidad. El del consumo puede hacerse mediante el estudio de la desigualdad en el acceso a una renta mínima. El del territorio mediante el estudio del nivel de acceso a una vivienda digna. Y, el de la comunidad mediante el estudio del acceso a asociaciones de todo tipo que vertebren la sociedad.

 

Answer to B. Milanovic (The welfare state in the age of globalization)

Answer to the post of Branko Milanovic

Title: The welfare state in the age of globalization

(Published: Sunday, March 26, 2017,  )

 

Dear Branko:
You are a great economist. But you aren´t a good sociologist. Due to it, your proposal has several troubles.

I agree that the Welfare state need mass participation. But, you must think about some thinks or assumptions of your reflexions.
For example:
1- you think that Immigrants are a rational choice people, they are so good informed than you, and, they can choose what country they want.
NO, dear: The most of them can´t do it. They need to scape of a horrible situation without expectative of life for him and for her/his family or community.
2- You think: People are «competitive» or «adaptive» and everyone want the best for him/her without to think about other.
No, the most of them are a part of a community or a family. They are the hope of them. They want to migrant because want to help them (today or with a future).

Figure 1: In Krakow: Breaking down

3- You think that the affinities are «natural» or «essential» and the «homogeneity» can be real. But the Nature, and the homogeneity are a built consciousness. They are a social representation. The identities are flexible and changeable. Depend on our experience, ideals, ideologies and, indeed, the social configuration of where and when we lives.
4- You think that we are only «members» of social groups or social class. But WE CAN BE SUBJECTS AND CAN UNDERSTAND THAT YOU AND HIM/HER ARE BE SUBJECTS.
5- You think that the States  need to compete with other. They are as FIRMS. But this is a part of the modern Capitalism system. The alternative is to think a system where States are part of a administrative global system of representation and organization that search the best for everyone without exclude anyone.
6- You think that you are «objective» and «realistic» but you are «white», «rich class», a huge professional that look the recent past.
7- you think that I am «idealistic» and «…» but I am «white», «middle class», a professional that look the ancient time and the future.

The solution is not to reduce the Welfare state. Is TO BUILD A NEW CITIZENSHIPS without barriers, without WALLS here. And, then we can build a new Welfare World, new welfare regions cities, a new welfare system.

Figure 2: In Leganes: Demostration

But, today, we need, first, to dream.
Sincerely,
Juan_Jose Villalon
UNED, Spain
Twiter: @JuanJvillalon
Facebook: Juanj Villalon