Archivo de la categoría: X: Readings / Lecturas

Comentarios sobre libros, artículos de revistas científicas, conferencias

Crítica al artículo “El problema. Desempleo, desigualdad y desafección”

Crítica al artículo “El problema. Desempleo, desigualdad y desafección” del profesor Tezanos en la Revista Temas para el Debate, nº 240, noviembre, 2014

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

El profesor Tezanos acaba de publicar en la Revista Temas para el Debate un artículo muy interesante sobre el problema principal al que nos enfrentamos a día de hoy. Su reflexión está ligada a todo un análisis que el autor viene realizado desde hace casi dos décadas basado en un marco teórico que expuso con mucha claridad en la trilogía que publicó a comienzos de siglo, unido a una gran profusión de datos sobre lo ocurrido en España y el mundo durante las décadas finales del siglo XX y que actualiza anualmente en el Master Oficial sobre “Problemas sociales” en que tanto él como yo y otros muchos compañeros impartimos docencia en la UNED.
En el artículo recientemente publicado, expone con claridad que el problema nuclear al que nos enfrentamos es la crisis del trabajo: desempleo, precariedad laboral, escasa remuneración, deterioro de las condiciones de trabajo, salarios que generan trabajadores pobres y muchos desesperanzados en encontrar trabajo. Todo lo cual se traduce en un empeoramiento general de los niveles de vida de muchos “ciudadanos”, aumento de la pobreza y la exclusión social, una tendencia  a la movilidad descendente en amplias capas de las clases medias y de las clases trabajadoras, que afecta principalmente a jóvenes y mujeres, por no hablar de los nacidos en otros países y sin la nacionalidad española.
Y, el profesor Tezanos plantea que ello significa que el sistema social es inviable por cuanto grandes sectores sociales no tienen asegurado un modo de vida digno y razonable y un futuro relativamente claro. Debido a lo cual cunde “el malestar, la protesta, la desafección y la radicalización”. Considera que termina, lógicamente, en que aquellos en peor situación (una mayoría según el autor) lleguen a preguntarse por qué sucede todo eso. Y, expone que esa “mayoría” son “mayorías sociales” que “necesitarían y desearían un modelo socio-político diferente, con un enfoque más social- y humano- de la economía. Y, sin embargo, ello no ocurre a pesar de que estamos en un sistema democrático. Por lo cual, la sucesión de las tendencias expuestas llega a que nos encontremos en un tiempo que cuestiona las instituciones establecidas, donde se ha extendido la convicción de que es preciso mejorar los mecanismos democráticos.
Finalmente, expone el autor que todo ello lo explicó hace ya tiempo en su trilogía comenzada con el libro titulado la “Sociedad Dividida” publicada en el año 2001 por Biblioteca Nueva. Y, ciertamente, allí estaban todas estas tendencias enunciadas y visualizadas gracias a un análisis bastante certero sobre las tendencias y los factores que los inducen y que están más allá de la crisis económica en la que nos encontramos inmersos desde el año 2007.
Sin embargo, a lo largo de todos estos años, he ido reflexionando y estudiando algunos aspectos del modelo teórico del profesor Tezanos y empiezo a llegar a algunas conclusiones que me hacen diferir sobre su diagnóstico y propuesta de solución.
En primer lugar, creo que el efecto del Factor “Globalización Económica” no ha sido adecuadamente introducido dentro de su modelo de análisis debido a que parte de un supuesto que a mi juicio es problemático. Todo su trabajo se basa en la consideración de que la “sociedad” y el “sistema social” que diagnosticar está estructurado como un Estado, es un Estado, son sociedades estatales. Los datos que utiliza y las problemáticas que considera son planteadas siempre en este nivel. Y, ese supuesto dificulta apreciar que en el modelo económico de la Nueva Economía, las grandes áreas urbanas han adoptado un nuevo papel dentro del modelo sistémico global que las ha hecho más autónomas de los Estados, de los territorios colindantes y a la vez más imprescindibles para aquellos. Como dice Glaesser (2011) las ciudades son la institución territorial con más éxito en la nueva era. Como dice Sassen (2012) las “global cities” han asumido un rol en la nueva economía que las coloca en una posición muy especial como centros de organización, innovación e información dentro de redes globales de intercambio donde las áreas urbanas compiten por mejorar su posición, sus relaciones con los demás nodos y así ser capaces de captar fondos globales de inversión que impulsen su economía y su centralidad en las redes de intercambio global. Y, como exponía hace tiempo Castells (2005) en el nuevo sistema global aparecen islas de exclusión que quedan al margen o en la periferia del sistema. Algunas de las cuales están dentro de los propios Estados que tienen una parte de sus ciudades en muy buena posición en las redes globales.  Lo cual me lleva a cuestionar si el mejor modo de comprender la estructura social actual y las problemáticas que se afrontan es el nivel estatal. No dudo de que este nivel siga siendo relevante para ciertas instituciones, concretamente, los gobiernos estatales. Pero creo que desde la perspectiva de análisis científico que busca encontrar un buen diagnóstico es, probablemente, muy insuficiente y cada vez va a serlo más. Y, no es suficiente con que fortalezcamos una superinstitución europea (Unión Europea) o global (ONU) para afrontar dichos problemas.
En segundo lugar, aunque en el modelo teórico del profesor Tezanos la conciencia social y las identidades tienen un papel potencial muy fuerte en la traducción de las desigualdades y divisiones estructurales objetivas en acciones sociales de solidaridad y conflicto, similar a la que plantearon otros autores antes, sin embargo, la investigación, las hipótesis y los datos sobre esta dimensión son todavía poco consistentes. Ello ocurre en toda la Sociología actual. Las herramientas de estudio sobre estas cuestiones son muy parcas. Hemos avanzado en ello poquísimo desde los años cincuenta del siglo XX. Seguimos basándonos en modelos teóricos sobre la conciencia social y la gestión de las identidades sociales muy rudas. Y los datos obtenidos con las herramientas actuales son, ciertamente, parcas.  A ello dedico la mayor parte de mi trabajo, y, poco a poco, vamos avanzando en este terreno. Debido a ello, creo que nos falta sustanciar mejor la investigación en este campo para poder realizar realmente un diagnóstico adecuado.
Con los datos que actualmente tengo, obtenidos en el proyecto CSO2011-32121 sobre identidades sociales y crisis económica, empiezo a plantear las siguinetes hipótesis: 1- Los problemas sociales, entre ellos los derivados de la crisis del trabajo, deben ser afrontados en mayor medida localmente y no estatalmente porque son sustantivamente diferentes en sus causas, su importancia, su urgencia y en sus consecuencias en unos sitios y en otros. Y, los recursos y las potenciales soluciones con los que se pueden abordar necesitan ser también diferentes para ser eficientes y obtener resultados en unos y en otros lugares. 2- Por tanto, no existen bases objetivas suficientes para el desarrollo de “mayorías sociales” estatales en España que deseen “un modelo socio-político diferente, con un enfoque más social de la economía” sino que se están formando potenciales “mayorías locales”, sin todavía unos orientadores propios, que desean modelos sociopolíticos democráticos pero independientes relativamente para que les permitan adaptarse mejor a las condiciones económicas globales y superar los problemas que, actualmente, el modelo estatal conocido les está provocando e impidiendo afrontar adecuadamente. 3- El modelo español heredado de la transición y creado dentro de un modelo de economía industrial avanzadas fomenta, sin querer, islas de exclusión dentro de nuestro territorio dentro del nuevo marco económico globalizado. 4- Debido a las tensiones que las grandes áreas urbanas están soportando en sus procesos de globalización, de adaptación a las economías globales, las clases medias económicas tradicionales, tanto de inactivos como trabajadoras están desarrollando formas de conciencia social fragmentarias que impiden el desarrollo de actores políticos locales que defiendan sus intereses. Mientras, algunas clases medias urbanas ahora más potentes y que se fortalecen en este modelo globalizado están autosegregándose espacialmente (por imitación de las clases altas que ya lo hicieron) y tomando el poder municipal gracias al desarrollo de una conciencia social mucho más homogénea que está volviendo a reforzar la idea de clase en el ámbito político y que les permite utilizar a los partidos mayoritarios nacionales tradicionales para sus intereses colectivos particulares.
Con lo cual, deduzco que no nos vale con una mejora de los mecanismos democráticos y de participación política, ni siquiera con la extensión generalizada de la “ciudadanía económica” que propugnara en otros artículos mi apreciado profesor Tezanos. Es necesario en España y en toda Europa una reflexión de mucho mayor alcance que permita reforzar la solidaridad interterritorial sin menoscabar el crecimiento de la autonomía democrática local dentro de un marco de relaciones globalizado fuertemente competitivo. Y, lo bueno es que hace ya mucho tiempo que tenemos instituciones en las que podemos hacer esta reflexión (no siempre bienvenida) como es el Comité de las Regiones (CDR) organismo de la Unión Europea o la Asamblea de las Regiones de Europa que es una red independiente nacida en los años ochenta.
Finalmente, sólo comentar una cosa al respecto del caso catalán. Creo necesario leer lo que ha ocurrido en Cataluña en los últimos años bajo la perspectiva de lo enunciado anteriormente. Ello puede dar luz sobre lo que en el fondo está ocurriendo y lo que puede ser la solución a dicho problema, así como qué tipo de reforma es la que nos debemos plantear en España.

Referencias bibliográficas:
Tezanos, J.F. (2014) El problema: Desempleo, desigualdad y desafección, en Revista Temas de Debate, nº 240, noviembre, pág. 5-7.
Glaeser, E. (2011) El triunfo de las ciudades. Madrid: Taurus.
Sassen, S. (2012) Cities in a world economy (fourth edition). Thousand Oaks, CA: SAGE.
Castells, M. (2005) La era de la información (Vol. 1): Economía, sociedad y cultura. La sociedad red. Madrid: Alianza Editorial.

Fuenlabrada de ciudad satélite a ciudad autosuficiente

Estudios sobre ciudades Nª1

Fuenlabrada de ciudad satélite a ciudad autosuficiente

Vinculado al curso de Historiografía como método de investigación que se desarrolla en la UNED, dentro del Master Oficial en Problemas Sociales, se publicará anualmente en este blog, algunos de los trabajos más interesantes que los alumnos han realizado en el curso anterior. El primer trabajo que publicamos es sobre la ciudad de Fuenlabrada y su transformación de ciudad satélite a ciudad autosuficiente, que ha sido escrito por D. Nestor García Montes.

Algunos extractros de dicho trabajo son presentados a continuación:

Perteneciente a la llamada “segunda corona metropolitana” de Madrid, Fuenlabrada es parte integrante de esa conurbación que hoy se extiende al sur del municipio central de la metrópoli, con una población total de alrededor del millón de habitantes. El ritmo casi vertiginoso con el que esta ciudad se ha desarrollado, sobre todo en los 70, hace que cumpla todas las características que definen un proceso de “suburbanización”. Este fenómeno responde al importante proceso migratorio del periodo conocido como “desarrollismo español”, durante las décadas de los 60 y 70. En ese momento, localidades que se encontraban en las coronas metropolitanas de las grandes ciudades, como Fuenlabrada en relación a Madrid, crecieron exponencialmente producto de la llegada de importantes contingentes de inmigrantes, y por la forma que ha adoptado como ciudad de gran tamaño (en la actualidad tiene en torno a 200.000 habitantes), podría considerarse una expresión más de lo que se conoce como ciudad dormitorio. Sin embargo, junto con esa condición inicial de ciudad dormitorio que acoge a importantes cantidades de población llegadas de otras áreas y de lugares más centrales como consecuencia de los precios del mercado inmobiliario, Fuenlabrada en la actualidad no puede entenderse como una ciudad satélite de la metrópoli y ofrece todo el repertorio de servicios, equipamientos y comodidades necesarios para ser autosuficiente, encabezados por un tejido industrial de gran implantación y por todo un sistema de bienes públicos y privados (deportivos, educativos, culturales, asistenciales y de salud, de ocio y comerciales) que hacen innecesaria su búsqueda fuera del municipio para los vecinos/as.

Las consecuencias e insuficiencias que impuso en su momento un desarrollo tan rápido, intenso, desordenado y precario, sin excesiva planificación en sus orígenes, han ido siendo corregidas por las distintas actuaciones municipales durante las últimas décadas, superando una situación básica y carencial, aunque ello se ha producido desde una orientación excesivamente marcada por los problemas de carácter local y por la búsqueda de soluciones de manera autónoma -como en el resto de municipios vecinos-, y no tanto por una conciencia de pertenencia a un territorio de mayor escala (comarcal) y el trabajo en red como área metropolitana.

En el área sur de la regiónde Madrid, lo que a principios de los 60 eran pequeños pueblos de características rurales se convirtieron en apenas dos décadas en una mezcla de suburbio industrial (suburbio en el en el sentido que se le da en el urbanismo estadounidense, es decir, zonas periurbanas determinadas por el componente social de su población: gente joven de clase media trabajadora, que se establecen en multinúcleos menores dispersos cercanos a la ciudad y comunicados con buenos sistemas de carreteras hacia las periferias) y ciudad dormitorio, con gran carencia de dotaciones básicas. Sin embargo, a partir de las primeras elecciones democráticas -1979-, los distintos gobiernos locales han realizado un notable esfuerzo para reducir el déficit acumulado en los años anteriores de crecimiento demográfico explosivo, sentando las bases para superar la inicial marginalidad periférica –todavía presente en algunos casos- y generando una red de equipamientos acorde con las necesidades de la población. Así, de la casi total dependencia de estas áreas respecto al núcleo central de la metrópoli se ha ido pasando a una interdependencia de carácter más “horizontal” entre los propios municipios, adquiriendo cada vez mayor importancia las relaciones transversales en la corona metropolitana.

Fuenlabrada cuenta en la actualidad con 202.230 habitantes (INE, enero 2013) y una superficie de 39,1 kms², lo que supone una densidad de población de 5.067,31 hab/km². Por su número de habitantes, Fuenlabrada es la tercera ciudad en importancia de la región metropolitana madrileña (excluyendo la capital), por detrás de Móstoles y Alcalá de Henares, experimentando un crecimiento espectacular en los últimos 60 que transformó un pequeño pueblo rural y agrícola de apenas 2.000 habitantes en una gran urbe que supera los 200.000 (Tabla 1). Fuenlabrada comienza su verdadero despegue de crecimiento a partir del quinquenio 1975-1980, con espectaculares tasas de crecimiento demográfico que multiplican por diez su población entre 1970 y 1981, absorbiendo importantes cuotas de los flujos migratorios migraciones que se producían en el interior de la Comunidad de Madrid. Mientras, en esos mismos años el resto de ciudades del área sur iniciaban una tendencia hacia la estabilización y, en algunos casos, incluso al estancamiento (Tabla 2) después de haber protagonizado el despegue metropolitano a principios de los 60 -cuando Fuenlabrada ni siquiera fue incluida en el Área Metropolitana “oficial”-.

Por otro lado, la evolución experimentada por Fuenlabrada parece demostrar que la etiqueta “ciudad dormitorio” ya no se ajusta mucho a la realidad actual. Si bien hasta hace unos 20 años la ciudad tenía excesiva dependencia de la metrópoli central (Madrid), no sólo en lo que al empleo se refiere (que es la connotación que frecuentemente se asocia al concepto “ciudad dormitorio”, es decir; un municipio compuesto, básicamente, por población que pasa el día fuera trabajando en la ciudad de referencia) sino también para la satisfacción de determinadas necesidades (educativas, sanitarias, de ocio y cultura, comerciales…), convirtiéndose en una ciudad satélite, Fuenlabrada, ya desde principios de la década de 2000, cuenta con numerosos servicios, equipamientos y dotaciones que facilitan una vida plena a sus vecinos/as. Así lo reconocen los propios residentes entrevistados para este trabajo; ninguno de ellos percibe Fuenlabrada como ciudad dormitorio o ciudad satélite y manifiestan que el desarrollo producido en los últimos años ha cambiado la concepción que se tiene de este municipio periférico.

La transformación de Fuenlabrada de pequeño pueblo agrícola a gran ciudad también es un aspecto destacado en las conversaciones con los/as residentes consultados, con las consecuencias positivas y negativas que ello ha supuesto. Antes, las relaciones sociales eran más fluidas, más cercanas y de mayor profundidad entre los vecinos/as, existía un “espíritu de pueblo” y una gran cohesión social, además de mayor tranquilidad y contacto con la naturaleza, pero había grandes carencias en cuanto a servicios e infraestructuras de todo tipo. Hoy en día, con el incremento poblacional y urbanístico, ese tipo de relaciones sociales se pierden, así como la extensión del entorno natural y cierta tranquilidad en la vida cotidiana, pero a cambio se ha ganado en comodidades, satisfacción de necesidades y oportunidades (de empleo, sanitarias, educativas, culturales…) para la ciudadanía.

Otro aspecto de gran relevancia es el del empleo local. La economía fuenlabreña pasó de ser eminentemente agrícola a mediados del siglo pasado a ser uno de los motores de la Comunidad de Madrid gracias al importante sector industrial presente en el municipio (representa cerca del 28% de la industria de la región). Destaca el polígono Cobo Calleja, que con 162 hectáreas de extensión y unas 500 empresas, principalmente PYMES, es uno de los principales centros industriales de Europa. A éste se suman otros muchos polígonos también de grandes dimensiones, como el Polígono Sonsoles o El Palomo. Este aspecto, el del empleo local, es asociado por los/as consultados en las entrevistas “conversacionales” con el concepto de ciudad dormitorio y, aunque no se dispone de información sobre el porcentaje de población fuenlabreña que ocupa puestos de trabajo en la industria local, es probable que muchos habitantes del municipio tengan que trasladarse fuera del mismo para trabajar. Por esa razón, en el presente trabajo se ha optado por el concepto ciudad satélite, y la hipótesis que se maneja tiene que ver con la pérdida de esa condición.

Se puede decir que Fuenlabrada mantiene un desarrollo integral y un modelo de gestión urbanística (reconocido en 2006, cuando el municipio recibió el Premio Nacional de Urbanismo) que trata de asegurar un crecimiento equilibrado y evite los desarrollo urbanísticos “discontinuos”.  Desde el inicio de la década del 2000, el municipio se ha reforzado con importantes equipamientos e infraestructuras, como la Universidad Rey Juan Carlos, el MetroSur, un hospital, el teatro Tomás y Valiente, zonas comerciales, mejora de los accesos… Así, en la actualidad cuenta con una suficiente oferta de dotaciones y servicios (Tabla 5), con predominio de lo público, que permite a los residentes desarrollar una vida plena en la ciudad: equipamientos sanitarios (7 centros de Atención Primaria, 1 centro de especialidades y el hospital Universitario de Fuenlabrada), sociales (4 centros de servicios sociales, 6 centros cívicos de barrio, 2 centros de infancia y juventud, 2 centros de mujer, 1 centro de atención a drogodependencias, 2 centros de día para mayores, 6 espacios cívicos para mayores, una residencia de tercera edad), educativos (67 centros públicos, 11 concertados y 1 privado, 13 escuelas infantiles, la Universidad Rey Juan Carlos, un centro asociado de la UNED, Escuela Oficial de Idiomas, Escuela Oficial de Educación de Adultos), deportivos (50 equipamientos deportivos, incluyendo una ciudad deportiva, pabellones, polideportivos…) y culturales (3 centros culturales, 5 centros socioculturales de barrio más uno en construcción, 5 teatros más uno en construcción, 4 salas de exposiciones, 6 bibliotecas públicas más una en construcción).

Este escenario del que disfruta el municipio, fruto de un incremento demográfico y de la necesidad de acompañarlo de recursos y condiciones adecuadas para el desarrollo de las actividades propias del ser humano, favorece, hoy en día, la autosuficiencia de la ciudad. O, como señalaba una de las personas entrevistadas, “se hace vida en Fuenlabrada” (E2).

Para aceder al trabajo completo: Fuenlabrada