Archivo de la categoría: Planificación urbana

Las iniciativas de globalización de las ciudades

Comentarios y reflexiones a partir de S. Chien (2008) Local responses to globalization in China: A territorial restructuring process perspective Pacific Economic Review  13(4) 492-517

En la literatura académica, se hace referencia a muy diverso tipo de iniciativas vinculadas a procesos de globalización de economías locales en todo el mundo, como son: Desarrollo de eventos de repercusión mundial, creación de edificios emblemáticos, planes de revitalización de viejas zonas industriales, renovación y transformación de los centros urbanos en zonas comerciales y turísticas, ampliación de los puertos y aeropuertos, creación o mejora de distritos industriales para la exportación, favorecimiento de la edificación habitacional y empresarial en altura, ampliación de infraestructuras urbanas para mejorar la movilidad y comunicabilidad dentro, entre ciudades y a nivel global, expansión de los límites urbanos, cambios legislativos favorecedores de la implantación de tipos de negocios globales, centros financieros de baja fiscalidad, creación de consorcios multi-municipales para formas de gobernanza comunes, desarrollo de ambientes de baja contaminación, fortalecimiento de sistemas de gestión urbana inteligente, inversión en educación universitaria, desarrollo de redes asociativas vecinales, organización anual de presupuestos participativos, concentración de la población más pobre en zonas urbanas de exclusión, distribución desequilibrada de servicios municipales básicos para favorecer zonas atrayentes a las clases creativas, etc. Todas ellas son iniciativas específicas conocidas y experimentadas en muchas ciudades del mundo que forman el elenco de opciones del gestor urbano.

Estas iniciativas pueden favorecer diferentes vías estratégica de globalización. Se ha llevado a cabo en ciudades que han alcanzado roles económicos muy diferentes. La necesidad de ellas en cada caso parece depender de otras variables como pueda ser la situación original de las ciudades. Pero, para poder evaluar la necesidad de cada tipo de iniciativa, el gestor puede ordenar tanta iniciativa y entenderla dentro de un marco común.

Chien (2008; 493) resume en cinco categorías las iniciativas político-económicas de las ciudades para la globalización en su estudio sobre las ciudades chinas, que compara con las occidentales: la construcción de nuevos espacios para la producción; establecimiento de nuevos métodos de producción; construcción de nuevos espacios de consumo; búsqueda de financiación para el desarrollo local; y, promoción de las jerarquías locales y regionales en sistemas regionales o mundial. Esta sistematización permite comprender las iniciativas específicas antes señaladas como partes de grandes procesos de reestructuración territorial, tal y como los denominara Chien (2008; 499) entendidos como: respuestas locales a la Globalización que surgen en una situación estructural de incremento de la competición municipal y regional, y, promovidas por actores locales que inician acciones colectivas para la defensa de sus propios intereses económicos y políticos. De manera que, dichos procesos son entendidos como las dinámicas centrales de conexión entre la reestructuración económica global con los diferentes modos de gobernanza empresarial local  (Chien, 2008; 493).

La clasificación de las iniciativas de globalización utilizada por Chien (2008) es analítica. Las distingue según el elemento del proceso económico que se pretende transformar: el espacio productivo, el método productivo, el espacio de consumo, la financiación o la estructura organizativa. Para Chien, fue suficiente pues le permitió explicar que, de diferentes maneras y razones, en estructuras político-económicas diversas y por distintos actores, hay ejemplos de todo ese tipo de estrategias tanto en las ciudades de los países occidentales como en China.

Chien (2008) suponía que: 1) la globalización había intensificado el nivel de competición para participar en los crecientes mercados internacionales; 2) las localidades han necesitado buscar caminos para asegurar posiciones de ventaja en la cambiante división espacial internacional del trabajo, capturar el capital móvil y fijar al territorio el capital local; y, 3) las autoridades locales han replanteado sus acciones de coordinación con otras entidades para mejorar su competitividad en general en un proceso de abajo a arriba. Explicaba que, según sus estudios, la globalización de la economía local era parte de un proceso histórico de largo recorrido en Estados Unidos y en la Europa del siglo XIV al XVI. E indicaba que, en la era postfordista, este modelo se ha extendido a todo el mundo, desarrollándose dos tipos de estrategias: 1. Aquella que apostó por mejorar, innovar tecnológicamente y transformar las prácticas empresariales; 2. Y, aquella otra que se enfocó en la reducción de costes y bajar precios. Las cuales, piensa que son las dos grandes estrategias básicas de competición adoptadas por las autoridades locales en el mundo (496-497). Aunque, no llega a abordar un examen sobre qué tipo de procesos de reestructuración territorial e iniciativas concretas están asociadas a una estrategia o a otra.

En resumen, lo más interesante en el trabajo de Chien (2008) es que permite distinguir en la toma de decisiones tres elementos: Iniciativas, Procesos y Estrategias. Las iniciativas es un nivel clasificatorio de menor rango y las estrategias es de mayor rango. De modo que toda iniciativa se encuentra en un proceso junto a otras iniciativas.

Además, también hace entender que la relación entre estrategias y procesos es más compleja puesto que cualquier proceso puede ser necesario para alcanzar un objetivo estratégico. No es, por tanto, una relación sintética ni unívoca. Sino que son dos variables independientes. Así, se puede entender que iniciativas concretas como la renovación de edificios de viviendas de una zona de la ciudad, la construcción de un aeropuerto o un nuevo centro comercial, o el desarrollo normativo que transforma suelo rústico en suelo urbano forman parte de un único marco de actuación político-económico. Ese marco es lo que se puede denominar “estrategia local (locational) de globalización de la economía”. Donde, según Chien (2008) hay dos categorías: las innovadoras y las reductoras de costes, en función de qué tipo de adaptación económica se pretende en su proyecto general de globalización.

Así, de la propuesta de Chien (2008), podemos derivar una herramienta analítica interesante: una tabla de doble entrada con dos variables cualitativas (Estrategias y Procesos). Y, teóricamente, podríamos introducir cada una de las iniciativas empíricas que observamos en una ciudad en una casilla específica.

Procesos de transformación territorial

Estrategias innovadoras

Estrategias Reductoras de costes

la construcción de nuevos espacios para la producción;

 

 

establecimiento de nuevos métodos de producción;

 

 

construcción de nuevos espacios de consumo;

 

 

búsqueda de financiación para el desarrollo local;

 

 

promoción de las jerarquías locales y regionales en sistemas regionales o mundial.

 

 

 

La principal crítica a esta propuesta de Chien (2008) desde la perspectiva del crecimiento económico inclusivo es que sólo tiene en cuenta iniciativas de desarrollo económico. No fija su atención todavía en las iniciativas de inclusión social. Pero, es más, tampoco fija su atención en las iniciativas para fortalecer elementos económicos centrales en la economía del conocimiento como son los recursos humanos, las personas o las clases necesarias para el desarrollo económico. Hacerlo, nos llevará a ampliar los procesos y reconsiderar la forma de clasificación de las estrategias.

Estrategias de Vivienda durante la crisis en Madrid

Cambio de estrategias de uso de las viviendas en tiempos de crisis en Madrid. Siglo XXI.

El primer factor determinante de las posibilidades electivas del lugar en que vamos a vivir es puramente estructural: el Mercado de la Vivienda. El equilibrio entre oferta y demanda es fundamental en cualquier mercado pero en el caso de la Vivienda, dicho equilibrio es extremadamente complejo por cuestiones tales como:  la necesidad real de este producto, su gran nivel de gasto en la economía familiar, su durabilidad, su efecto de fijación en el territorio, su indivisibilidad, su heterogeneidad (objetiva y subjetiva), su nivel de endeudamiento, la estrechez de espacio, las asimetrías de información, los altos costes de transacción, la ausencia de mercados de futuros y seguros y otros factores.  Pero, no sólo eso, éste no es un problema puramente económico, es un problema que afecta a la vida social de los individuos y que está influido por ella, por la forma en que se identifican, por los grupos a los que pertenecen, por su relación biográfica con el Espacio.

El problema estructural se puede resumir en que la oferta de espacio para viviendas en una localidad dada es fuertemente inelástica. No cambia la cantidad de suelo disponible de forma fácil y se necesitan grandes inversiones en infraestructura para habilitar suelo rústico y convertirlo en suelo urbanizable. Cuando esto se hace, tiene repercusiones muy importantes en las ciudades pues dichos cambios pueden romper los frágiles equilibrios ecológicos y sociales que hacen habitable un lugar. Como hace dos décadas ya se explicaba en los libros sobre la vida urbana: la participación de los ciudadanos, la creación de espacios verdes, la reducción de los niveles de ruido y el aporte de viviendas dignas y entornos seguros tienden a ser las mejores condiciones para obtener buenos resultados en el desarrollo de las ciudades (Girardet, H. 1992, p. 132).
DCIM100MEDIAP1020626
Esa forma de planeamiento del desarrollo urbanístico está lejos de haberse producido en grandes zonas urbanas como Madrid. Se podía decir ya antes de la crisis que el paisaje del Madrid global es una «suerte de innumerables contrageografías metropolitanas: zonas grises de explotación e inmiseración, territorios segregados y desequilibrios territoriales crecientes (Emmanuel Rodriguez López, 2007, p. 151). Madrid no es una ciudad que haya crecido pensando en el conjunto de todos los ciudadanos sino más bien, en sus oligarquías empresariales.

P1020637

La inelasticidad, además, aumenta en los tiempos de crisis económica. Especialmente esto tiende a ocurrir cuando la economía se ha sustentado en un fuerte crecimiento del parque inmobiliario. La crisis implica el parón de la economía.

En esas circunstancias históricas, las familias buscan nuevas estrategias de uso de las viviendas. Si antes se podía tener viviendas vacías o como segundas residencias, ya no. Y, por tanto, se restringe la capacidad de muchos de poder elegir donde vivir.

Esta hipótesis ayuda a comprender bien lo ocurrido  en el mercado de la vivienda de la Comunidad de Madrid durante el principio del siglo XXI. Tras las medidas adoptadas por el Gobierno de la Comunidad y plasmadas en la Ley del Suelo del 2001, adaptándola a las posibilidades abiertas por la Ley Estatal aprobada en 1998 sobre régimen de suelo y valoraciones, Madrid siguió una  senda de crecimiento sostenido del número de viviendas y, especialmente, del número de viviendas principales.

viviendas madrid 20012004Fuente: elaboración propia a partir de los datos de Estimación del parque de viviendas. Ministerio de Fomento.

La evolución del número de viviendas se ralentizó a partir del año 2007 que comenzó a descender el ritmo de crecimiento hasta el año 2014 (último dato consolidado). No ocurrió así con el número de viviendas principales que se ralentizó del año 2010 al 2012 para después, en el año 2013, volver a equilibrarse gracias al paso de muchas viviendas secundarias y vacías a viviendas principales.

viviendas madrid 20012004 varrelFuente: Elaboración propia a partir de los datos de Estimación del parque de viviendas. Ministerio de Fomento.

¿Qué ocurrió? Descendió la importancia de las secundarias y vacías en el conjunto del parque inmobiliario un 50%, hasta sólo representar un 15% en el año 2011 y un 10% en el año 2013 del total de viviendas, casi la mitad de la proporción existente a nivel estatal.

varinteranual viviendas usoFuente: Elaboración propia a partir de los datos de Estimación del parque de viviendas. Ministerio de Fomento.

La evolución madrileña contrasta con lo ocurrido a nivel estatal según los datos censales. El descenso de las viviendas no principales a nivel estatal sólo varió 4 puntos porcentuales (de 32,3 por ciento en 2001 a 28,3% en 2011) (Vid. Echaves, 2016). Estos datos significan que la estrategia de cambio de uso residencial fue mucho más acusada en la CC.AA. de Madrid que en el resto del territorio.  Por tanto, podemos hablar que ésta ha sido una estrategia familiar esencialmente urbana y metropolitana ante la crisis.

¿Cuales son sus consecuencias sociológicas? Podemos ponernos a pensar en el vínculo con el barrio y la ciudad de las familias que ahora pasan a alquilar un hogar en vez de comprar, de las familias que sus hijos adultos han pasado a ocupar la antigua segunda vivienda porque no podían comprarse una donde ellos querían o de las familias que han tenido que renunciar a una casita o un apartamento en el entorno de Madrid.  Todas estas nuevas soluciones para tener un hogar cambiarán nuestros hábitos de vida, nos obligará adaptarnos a una nueva manera de relacionarnos con el espacio que habitamos y sus demás habitantes. Y, probablemente reducirá nuestra satisfacción con la ciudad en que vivimos.

Bibliografía:
Emmanuel Rodriguez López, 2007. «Nuevos diagramas sociales. Renta, explotación y segregación en el Madrid Global». en Observatorio Metropolitano, Madrid ¿la suma de todos? Globalización, territorio, desigualdad. Ed. Traficantes de Sueños.

Antonio Echaves García, 2016. Pautas emancipatorias de los jóvenes españoles y acceso a la vivienda en el actual contexto de crisis, Revista de Documentación Social, 176.

Herbert Girardet, 1992. Ciudades. Alternativas para una vida urbana sostenible. Celeste Ediciones.