Profundizando en Baltimore riots, abril, 2015

Acabo de leer una noticia al respecto de la violencia callejera ocurrida en Baltimore que va en una línea más interesante que textos anteriores publicados al respecto en la prensa española.

Baltimore retrata décadas de desigualdad en Estados Unidos (El País, 03/05/2015)

La descripción y análisis del autor de la noticia me recuerda cuando el sociólogo José Félix Tezanos (UNED) hablaba hace 15 años de “La sociedad dividida”. El profesor Tezanos planteaba que había divisiones profundas que eran un problema arraigado, fruto de nuestro modelo de organización social asociado al desarrollo de una sociedad postindustrial con un modelo de crecimiento neoliberal y en globalización.

Baltimore es una expresión clara del problema a niveles locales en USA. Pero éste es un problema “glocal” que seguramente diría Luis Enrique Alonso (UAM), no es sólo de las ciudades norteamericanas. Es verdad que allí tiene unas peculiaridades claras históricamente desarrolladas, tal y como las expuso Wacqant y ya he comentado en anteriores post. Y de acuerdo que aquí (Europa) el problema es diferente, menos guetizado. nuestros barrios más demacrados son muy heterogéneos económica, biográfica y culturalmente pero son también muy pobres y, tal vez, en algunos sitios, tienden a ser abandonados por los Ayuntamientos y entes regionales. Por ello, me pregunto lo siguiente: Si en la próxima década no conseguimos desarrollar un mejor modelo social de bienestar y trabajo fuerte y público, y creo que “glocal” en vez de nacional, ¿qué pasará en nuestras flamantes y Grandes Áreas Urbanas?

Un escenario que me produce escalofríos podría ser descrito así: 1- Muchas ciudades se verán muy afectadas tras su lucha por mejorar en los “Ranking mundiales de ciudades” que nos hemos inventado y que son tan necesarios para atraer capital extranjero, y en el que no todas sobrevivirán; 2- En muchas de ellas, al haber dejado crecer los desequilibrios internos en los viejos barrios heterogéneos económica y culturalmente, que estarán medio abandonados por la política urbana, habrá una fuerte división socioespacial e identitaria. 3- Los Consistorios, preocupados durante esos años por atraer nuevos inquilinos mejor posicionados a los nuevos barrios, construidos hoy pero no ocupados, no podrán ni sabrán ver esos problemas, ni los habrán detectado en sus fases tempranas. 4- La gente de esos barrios estará dividida, fragmentada, sin cohesión interna. 5- Pero un día, unos pocos se levantarán y, aprovechando una coyuntura de caos irremediable, explotarán una vez más. ¿Qué haremos los demás entonces? ¿Diremos que aquel barrio de al lado nos parece extremadamente lejano?