Crítica al artículo “El problema. Desempleo, desigualdad y desafección”

Crítica al artículo “El problema. Desempleo, desigualdad y desafección” del profesor Tezanos en la Revista Temas para el Debate, nº 240, noviembre, 2014

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

El profesor Tezanos acaba de publicar en la Revista Temas para el Debate un artículo muy interesante sobre el problema principal al que nos enfrentamos a día de hoy. Su reflexión está ligada a todo un análisis que el autor viene realizado desde hace casi dos décadas basado en un marco teórico que expuso con mucha claridad en la trilogía que publicó a comienzos de siglo, unido a una gran profusión de datos sobre lo ocurrido en España y el mundo durante las décadas finales del siglo XX y que actualiza anualmente en el Master Oficial sobre “Problemas sociales” en que tanto él como yo y otros muchos compañeros impartimos docencia en la UNED.
En el artículo recientemente publicado, expone con claridad que el problema nuclear al que nos enfrentamos es la crisis del trabajo: desempleo, precariedad laboral, escasa remuneración, deterioro de las condiciones de trabajo, salarios que generan trabajadores pobres y muchos desesperanzados en encontrar trabajo. Todo lo cual se traduce en un empeoramiento general de los niveles de vida de muchos “ciudadanos”, aumento de la pobreza y la exclusión social, una tendencia  a la movilidad descendente en amplias capas de las clases medias y de las clases trabajadoras, que afecta principalmente a jóvenes y mujeres, por no hablar de los nacidos en otros países y sin la nacionalidad española.
Y, el profesor Tezanos plantea que ello significa que el sistema social es inviable por cuanto grandes sectores sociales no tienen asegurado un modo de vida digno y razonable y un futuro relativamente claro. Debido a lo cual cunde “el malestar, la protesta, la desafección y la radicalización”. Considera que termina, lógicamente, en que aquellos en peor situación (una mayoría según el autor) lleguen a preguntarse por qué sucede todo eso. Y, expone que esa “mayoría” son “mayorías sociales” que “necesitarían y desearían un modelo socio-político diferente, con un enfoque más social- y humano- de la economía. Y, sin embargo, ello no ocurre a pesar de que estamos en un sistema democrático. Por lo cual, la sucesión de las tendencias expuestas llega a que nos encontremos en un tiempo que cuestiona las instituciones establecidas, donde se ha extendido la convicción de que es preciso mejorar los mecanismos democráticos.
Finalmente, expone el autor que todo ello lo explicó hace ya tiempo en su trilogía comenzada con el libro titulado la “Sociedad Dividida” publicada en el año 2001 por Biblioteca Nueva. Y, ciertamente, allí estaban todas estas tendencias enunciadas y visualizadas gracias a un análisis bastante certero sobre las tendencias y los factores que los inducen y que están más allá de la crisis económica en la que nos encontramos inmersos desde el año 2007.
Sin embargo, a lo largo de todos estos años, he ido reflexionando y estudiando algunos aspectos del modelo teórico del profesor Tezanos y empiezo a llegar a algunas conclusiones que me hacen diferir sobre su diagnóstico y propuesta de solución.
En primer lugar, creo que el efecto del Factor “Globalización Económica” no ha sido adecuadamente introducido dentro de su modelo de análisis debido a que parte de un supuesto que a mi juicio es problemático. Todo su trabajo se basa en la consideración de que la “sociedad” y el “sistema social” que diagnosticar está estructurado como un Estado, es un Estado, son sociedades estatales. Los datos que utiliza y las problemáticas que considera son planteadas siempre en este nivel. Y, ese supuesto dificulta apreciar que en el modelo económico de la Nueva Economía, las grandes áreas urbanas han adoptado un nuevo papel dentro del modelo sistémico global que las ha hecho más autónomas de los Estados, de los territorios colindantes y a la vez más imprescindibles para aquellos. Como dice Glaesser (2011) las ciudades son la institución territorial con más éxito en la nueva era. Como dice Sassen (2012) las “global cities” han asumido un rol en la nueva economía que las coloca en una posición muy especial como centros de organización, innovación e información dentro de redes globales de intercambio donde las áreas urbanas compiten por mejorar su posición, sus relaciones con los demás nodos y así ser capaces de captar fondos globales de inversión que impulsen su economía y su centralidad en las redes de intercambio global. Y, como exponía hace tiempo Castells (2005) en el nuevo sistema global aparecen islas de exclusión que quedan al margen o en la periferia del sistema. Algunas de las cuales están dentro de los propios Estados que tienen una parte de sus ciudades en muy buena posición en las redes globales.  Lo cual me lleva a cuestionar si el mejor modo de comprender la estructura social actual y las problemáticas que se afrontan es el nivel estatal. No dudo de que este nivel siga siendo relevante para ciertas instituciones, concretamente, los gobiernos estatales. Pero creo que desde la perspectiva de análisis científico que busca encontrar un buen diagnóstico es, probablemente, muy insuficiente y cada vez va a serlo más. Y, no es suficiente con que fortalezcamos una superinstitución europea (Unión Europea) o global (ONU) para afrontar dichos problemas.
En segundo lugar, aunque en el modelo teórico del profesor Tezanos la conciencia social y las identidades tienen un papel potencial muy fuerte en la traducción de las desigualdades y divisiones estructurales objetivas en acciones sociales de solidaridad y conflicto, similar a la que plantearon otros autores antes, sin embargo, la investigación, las hipótesis y los datos sobre esta dimensión son todavía poco consistentes. Ello ocurre en toda la Sociología actual. Las herramientas de estudio sobre estas cuestiones son muy parcas. Hemos avanzado en ello poquísimo desde los años cincuenta del siglo XX. Seguimos basándonos en modelos teóricos sobre la conciencia social y la gestión de las identidades sociales muy rudas. Y los datos obtenidos con las herramientas actuales son, ciertamente, parcas.  A ello dedico la mayor parte de mi trabajo, y, poco a poco, vamos avanzando en este terreno. Debido a ello, creo que nos falta sustanciar mejor la investigación en este campo para poder realizar realmente un diagnóstico adecuado.
Con los datos que actualmente tengo, obtenidos en el proyecto CSO2011-32121 sobre identidades sociales y crisis económica, empiezo a plantear las siguinetes hipótesis: 1- Los problemas sociales, entre ellos los derivados de la crisis del trabajo, deben ser afrontados en mayor medida localmente y no estatalmente porque son sustantivamente diferentes en sus causas, su importancia, su urgencia y en sus consecuencias en unos sitios y en otros. Y, los recursos y las potenciales soluciones con los que se pueden abordar necesitan ser también diferentes para ser eficientes y obtener resultados en unos y en otros lugares. 2- Por tanto, no existen bases objetivas suficientes para el desarrollo de “mayorías sociales” estatales en España que deseen “un modelo socio-político diferente, con un enfoque más social de la economía” sino que se están formando potenciales “mayorías locales”, sin todavía unos orientadores propios, que desean modelos sociopolíticos democráticos pero independientes relativamente para que les permitan adaptarse mejor a las condiciones económicas globales y superar los problemas que, actualmente, el modelo estatal conocido les está provocando e impidiendo afrontar adecuadamente. 3- El modelo español heredado de la transición y creado dentro de un modelo de economía industrial avanzadas fomenta, sin querer, islas de exclusión dentro de nuestro territorio dentro del nuevo marco económico globalizado. 4- Debido a las tensiones que las grandes áreas urbanas están soportando en sus procesos de globalización, de adaptación a las economías globales, las clases medias económicas tradicionales, tanto de inactivos como trabajadoras están desarrollando formas de conciencia social fragmentarias que impiden el desarrollo de actores políticos locales que defiendan sus intereses. Mientras, algunas clases medias urbanas ahora más potentes y que se fortalecen en este modelo globalizado están autosegregándose espacialmente (por imitación de las clases altas que ya lo hicieron) y tomando el poder municipal gracias al desarrollo de una conciencia social mucho más homogénea que está volviendo a reforzar la idea de clase en el ámbito político y que les permite utilizar a los partidos mayoritarios nacionales tradicionales para sus intereses colectivos particulares.
Con lo cual, deduzco que no nos vale con una mejora de los mecanismos democráticos y de participación política, ni siquiera con la extensión generalizada de la “ciudadanía económica” que propugnara en otros artículos mi apreciado profesor Tezanos. Es necesario en España y en toda Europa una reflexión de mucho mayor alcance que permita reforzar la solidaridad interterritorial sin menoscabar el crecimiento de la autonomía democrática local dentro de un marco de relaciones globalizado fuertemente competitivo. Y, lo bueno es que hace ya mucho tiempo que tenemos instituciones en las que podemos hacer esta reflexión (no siempre bienvenida) como es el Comité de las Regiones (CDR) organismo de la Unión Europea o la Asamblea de las Regiones de Europa que es una red independiente nacida en los años ochenta.
Finalmente, sólo comentar una cosa al respecto del caso catalán. Creo necesario leer lo que ha ocurrido en Cataluña en los últimos años bajo la perspectiva de lo enunciado anteriormente. Ello puede dar luz sobre lo que en el fondo está ocurriendo y lo que puede ser la solución a dicho problema, así como qué tipo de reforma es la que nos debemos plantear en España.

Referencias bibliográficas:
Tezanos, J.F. (2014) El problema: Desempleo, desigualdad y desafección, en Revista Temas de Debate, nº 240, noviembre, pág. 5-7.
Glaeser, E. (2011) El triunfo de las ciudades. Madrid: Taurus.
Sassen, S. (2012) Cities in a world economy (fourth edition). Thousand Oaks, CA: SAGE.
Castells, M. (2005) La era de la información (Vol. 1): Economía, sociedad y cultura. La sociedad red. Madrid: Alianza Editorial.