Democracia e identificación política. ¿Cómo estudiarlo?

Reflexiones en torno a la Democracia y la identificación política en el contexto de la crisis económica de las ciudades. A la búsqueda de un índice de prácticas democráticas locales.

Autor: Juan José Villalón Ogáyar

En el marco de la investigación sobre las identidades sociales básicas en la crisis económica nos planteamos, entre otras cosas, qué efecto puede tener el tipo de organización política democrática existente en las sociedades locales estudiadas sobre las formas de identificación social. Nos preguntamos: si la categorización ideológica es utilizada en mayor o menor medida para distinguir a los iguales y a los diferentes en función de cómo es el nivel de democracia dentro de una localidad determinada.

Si bien, sabemos que ello puede estar afectado porque la crisis económica lleva asociada una crisis de gobernabilidad tal y como han mostrado Navarro y otros (2013)  que posiblemente incida, junto al nivel de democracia real, en la desafección de la población en general y la búsqueda de otros parámetros de división social más acordes a su experiencia cotidiana. En la cual, la gente observe que las fronteras sociales que distinguen los intereses de unos y de otros no son su ideología sino otros elementos como la clase, la etnia, la familia, el sexo o la edad.

Para estudiar ese nivel de democracia interna, querría proponer un índice relativamente sencillo que no busca tener en cuenta lo mismo que el índice de gobernabilidad, es decir, no quiere medir el nivel de participación electoral y los niveles de protesta cívica que son los habituales para la investigación de la participación política. En nuestra reflexión, quiero que partamos de la siguiente pregunta: ¿cuáles son las estrategias que siguen los grupos en el poder de las ciudades para mantenerse?

Los grupos en el poder a observar serían los grupos políticos que gobiernen formalmente. Asumiríamos que su principal objetivo grupal es mantenerse en el poder. Si bien, ello lo pueden intentar hacer siguiendo estrategias diferentes según su compromiso con las siguientes reglas democráticas: 1. Participación de todos los miembros de la organización en el poder; 2. Igualdad de oportunidades para la participación de todos los miembros. Así, existirían prácticas más democráticas y prácticas menos democráticas según si rompen o dificultan el cumplimiento de estas reglas.

Las prácticas democráticas las encuadramos, en principio, en cinco grandes áreas de actuación: Información, Negociación interna, Reclutamiento, Estructuración y Negociación externa. Dentro de cada una de estas áreas, podríamos establecer varias estrategias posibles a utilizar para el mantenimiento del poder. Por ejemplo, en el área de “Información”, posibles estrategias no democráticas serán la de ocultamiento de información, desinformación, uso del secreto respecto a la norma, o lectura de la norma superior a favor, cambio de la norma interna a favor del grupo en el poder, o, simplemente, el falseamiento de la información ante la opinión pública. Frente a ella, las estrategias más democráticas serían la de “transparencia de la actividad que se realiza” y el volcado de la información de una forma clara para todos los miembros.

En el área de “Reclutamiento”, las dos estrategias no democráticas típicas podrían ser: selección de nuevos miembros por Afinidad (ideológica o cultural) o selección clientelar (de potenciales clientes). Mientras que las estrategias democráticas de reclutamiento podrían ser las de: selección por capacidad, conocimientos o representación demostrada de parte de la población.

En el área de “Estructuración” observaríamos estrategias no democráticas de: Vertebración vertical desde arriba, monopolización de la dirección de las tareas, estigmatización individualizada y construcción de una estructura de “Centro”, semiperiferia y periferia mediante la distribución desequilibrada de “tareas”, “privilegios” y “recursos organizativos materiales” entre los miembros de la localidad y sus representantes electos. Frente a las estrategias de estructuración democráticas que irían desde la potenciación de las iniciativas de todas las colectividades y movimientos sociales en igualdad de condiciones, la integración social de todos los habitantes con políticas de alcance universal o dirigidas a los sectores más desfavorecidos, y la distribución equilibrada de tareas, privilegios y recursos organizativos entre todos los miembros.

Finalmente, en el área de “Negociación” plantearíamos la existencia de unas estrategias internas, es decir del grupo en el poder con los demás miembros de la localidad y sus representantes. Entre estas, la más patente puede ser la individualización de las negociaciones en asuntos que afectan al conjunto de la organización y previa a las citas institucionales de debate y votación, la presión de otros miembros del grupo en el poder sobre el individuo o colectivo que negocia y la reducción al mínimo exigido por la ley de actos colectivos de debate y votación. Y, en el área de “Negociación externa” posiblemente podría plantearse el uso de estrategias como el desarrollo de relaciones clientelares con el poder superior (Comunidad Autónoma o Estado) y la promoción en las entidades superiores de responsables con los que se comparten afinidades externas a la propia organización.