Fuenlabrada de ciudad satélite a ciudad autosuficiente

Estudios sobre ciudades Nª1

Fuenlabrada de ciudad satélite a ciudad autosuficiente

Vinculado al curso de Historiografía como método de investigación que se desarrolla en la UNED, dentro del Master Oficial en Problemas Sociales, se publicará anualmente en este blog, algunos de los trabajos más interesantes que los alumnos han realizado en el curso anterior. El primer trabajo que publicamos es sobre la ciudad de Fuenlabrada y su transformación de ciudad satélite a ciudad autosuficiente, que ha sido escrito por D. Nestor García Montes.

Algunos extractros de dicho trabajo son presentados a continuación:

Perteneciente a la llamada “segunda corona metropolitana” de Madrid, Fuenlabrada es parte integrante de esa conurbación que hoy se extiende al sur del municipio central de la metrópoli, con una población total de alrededor del millón de habitantes. El ritmo casi vertiginoso con el que esta ciudad se ha desarrollado, sobre todo en los 70, hace que cumpla todas las características que definen un proceso de “suburbanización”. Este fenómeno responde al importante proceso migratorio del periodo conocido como “desarrollismo español”, durante las décadas de los 60 y 70. En ese momento, localidades que se encontraban en las coronas metropolitanas de las grandes ciudades, como Fuenlabrada en relación a Madrid, crecieron exponencialmente producto de la llegada de importantes contingentes de inmigrantes, y por la forma que ha adoptado como ciudad de gran tamaño (en la actualidad tiene en torno a 200.000 habitantes), podría considerarse una expresión más de lo que se conoce como ciudad dormitorio. Sin embargo, junto con esa condición inicial de ciudad dormitorio que acoge a importantes cantidades de población llegadas de otras áreas y de lugares más centrales como consecuencia de los precios del mercado inmobiliario, Fuenlabrada en la actualidad no puede entenderse como una ciudad satélite de la metrópoli y ofrece todo el repertorio de servicios, equipamientos y comodidades necesarios para ser autosuficiente, encabezados por un tejido industrial de gran implantación y por todo un sistema de bienes públicos y privados (deportivos, educativos, culturales, asistenciales y de salud, de ocio y comerciales) que hacen innecesaria su búsqueda fuera del municipio para los vecinos/as.

Las consecuencias e insuficiencias que impuso en su momento un desarrollo tan rápido, intenso, desordenado y precario, sin excesiva planificación en sus orígenes, han ido siendo corregidas por las distintas actuaciones municipales durante las últimas décadas, superando una situación básica y carencial, aunque ello se ha producido desde una orientación excesivamente marcada por los problemas de carácter local y por la búsqueda de soluciones de manera autónoma -como en el resto de municipios vecinos-, y no tanto por una conciencia de pertenencia a un territorio de mayor escala (comarcal) y el trabajo en red como área metropolitana.

En el área sur de la regiónde Madrid, lo que a principios de los 60 eran pequeños pueblos de características rurales se convirtieron en apenas dos décadas en una mezcla de suburbio industrial (suburbio en el en el sentido que se le da en el urbanismo estadounidense, es decir, zonas periurbanas determinadas por el componente social de su población: gente joven de clase media trabajadora, que se establecen en multinúcleos menores dispersos cercanos a la ciudad y comunicados con buenos sistemas de carreteras hacia las periferias) y ciudad dormitorio, con gran carencia de dotaciones básicas. Sin embargo, a partir de las primeras elecciones democráticas -1979-, los distintos gobiernos locales han realizado un notable esfuerzo para reducir el déficit acumulado en los años anteriores de crecimiento demográfico explosivo, sentando las bases para superar la inicial marginalidad periférica –todavía presente en algunos casos- y generando una red de equipamientos acorde con las necesidades de la población. Así, de la casi total dependencia de estas áreas respecto al núcleo central de la metrópoli se ha ido pasando a una interdependencia de carácter más “horizontal” entre los propios municipios, adquiriendo cada vez mayor importancia las relaciones transversales en la corona metropolitana.

Fuenlabrada cuenta en la actualidad con 202.230 habitantes (INE, enero 2013) y una superficie de 39,1 kms², lo que supone una densidad de población de 5.067,31 hab/km². Por su número de habitantes, Fuenlabrada es la tercera ciudad en importancia de la región metropolitana madrileña (excluyendo la capital), por detrás de Móstoles y Alcalá de Henares, experimentando un crecimiento espectacular en los últimos 60 que transformó un pequeño pueblo rural y agrícola de apenas 2.000 habitantes en una gran urbe que supera los 200.000 (Tabla 1). Fuenlabrada comienza su verdadero despegue de crecimiento a partir del quinquenio 1975-1980, con espectaculares tasas de crecimiento demográfico que multiplican por diez su población entre 1970 y 1981, absorbiendo importantes cuotas de los flujos migratorios migraciones que se producían en el interior de la Comunidad de Madrid. Mientras, en esos mismos años el resto de ciudades del área sur iniciaban una tendencia hacia la estabilización y, en algunos casos, incluso al estancamiento (Tabla 2) después de haber protagonizado el despegue metropolitano a principios de los 60 -cuando Fuenlabrada ni siquiera fue incluida en el Área Metropolitana “oficial”-.

Por otro lado, la evolución experimentada por Fuenlabrada parece demostrar que la etiqueta “ciudad dormitorio” ya no se ajusta mucho a la realidad actual. Si bien hasta hace unos 20 años la ciudad tenía excesiva dependencia de la metrópoli central (Madrid), no sólo en lo que al empleo se refiere (que es la connotación que frecuentemente se asocia al concepto “ciudad dormitorio”, es decir; un municipio compuesto, básicamente, por población que pasa el día fuera trabajando en la ciudad de referencia) sino también para la satisfacción de determinadas necesidades (educativas, sanitarias, de ocio y cultura, comerciales…), convirtiéndose en una ciudad satélite, Fuenlabrada, ya desde principios de la década de 2000, cuenta con numerosos servicios, equipamientos y dotaciones que facilitan una vida plena a sus vecinos/as. Así lo reconocen los propios residentes entrevistados para este trabajo; ninguno de ellos percibe Fuenlabrada como ciudad dormitorio o ciudad satélite y manifiestan que el desarrollo producido en los últimos años ha cambiado la concepción que se tiene de este municipio periférico.

La transformación de Fuenlabrada de pequeño pueblo agrícola a gran ciudad también es un aspecto destacado en las conversaciones con los/as residentes consultados, con las consecuencias positivas y negativas que ello ha supuesto. Antes, las relaciones sociales eran más fluidas, más cercanas y de mayor profundidad entre los vecinos/as, existía un “espíritu de pueblo” y una gran cohesión social, además de mayor tranquilidad y contacto con la naturaleza, pero había grandes carencias en cuanto a servicios e infraestructuras de todo tipo. Hoy en día, con el incremento poblacional y urbanístico, ese tipo de relaciones sociales se pierden, así como la extensión del entorno natural y cierta tranquilidad en la vida cotidiana, pero a cambio se ha ganado en comodidades, satisfacción de necesidades y oportunidades (de empleo, sanitarias, educativas, culturales…) para la ciudadanía.

Otro aspecto de gran relevancia es el del empleo local. La economía fuenlabreña pasó de ser eminentemente agrícola a mediados del siglo pasado a ser uno de los motores de la Comunidad de Madrid gracias al importante sector industrial presente en el municipio (representa cerca del 28% de la industria de la región). Destaca el polígono Cobo Calleja, que con 162 hectáreas de extensión y unas 500 empresas, principalmente PYMES, es uno de los principales centros industriales de Europa. A éste se suman otros muchos polígonos también de grandes dimensiones, como el Polígono Sonsoles o El Palomo. Este aspecto, el del empleo local, es asociado por los/as consultados en las entrevistas “conversacionales” con el concepto de ciudad dormitorio y, aunque no se dispone de información sobre el porcentaje de población fuenlabreña que ocupa puestos de trabajo en la industria local, es probable que muchos habitantes del municipio tengan que trasladarse fuera del mismo para trabajar. Por esa razón, en el presente trabajo se ha optado por el concepto ciudad satélite, y la hipótesis que se maneja tiene que ver con la pérdida de esa condición.

Se puede decir que Fuenlabrada mantiene un desarrollo integral y un modelo de gestión urbanística (reconocido en 2006, cuando el municipio recibió el Premio Nacional de Urbanismo) que trata de asegurar un crecimiento equilibrado y evite los desarrollo urbanísticos “discontinuos”.  Desde el inicio de la década del 2000, el municipio se ha reforzado con importantes equipamientos e infraestructuras, como la Universidad Rey Juan Carlos, el MetroSur, un hospital, el teatro Tomás y Valiente, zonas comerciales, mejora de los accesos… Así, en la actualidad cuenta con una suficiente oferta de dotaciones y servicios (Tabla 5), con predominio de lo público, que permite a los residentes desarrollar una vida plena en la ciudad: equipamientos sanitarios (7 centros de Atención Primaria, 1 centro de especialidades y el hospital Universitario de Fuenlabrada), sociales (4 centros de servicios sociales, 6 centros cívicos de barrio, 2 centros de infancia y juventud, 2 centros de mujer, 1 centro de atención a drogodependencias, 2 centros de día para mayores, 6 espacios cívicos para mayores, una residencia de tercera edad), educativos (67 centros públicos, 11 concertados y 1 privado, 13 escuelas infantiles, la Universidad Rey Juan Carlos, un centro asociado de la UNED, Escuela Oficial de Idiomas, Escuela Oficial de Educación de Adultos), deportivos (50 equipamientos deportivos, incluyendo una ciudad deportiva, pabellones, polideportivos…) y culturales (3 centros culturales, 5 centros socioculturales de barrio más uno en construcción, 5 teatros más uno en construcción, 4 salas de exposiciones, 6 bibliotecas públicas más una en construcción).

Este escenario del que disfruta el municipio, fruto de un incremento demográfico y de la necesidad de acompañarlo de recursos y condiciones adecuadas para el desarrollo de las actividades propias del ser humano, favorece, hoy en día, la autosuficiencia de la ciudad. O, como señalaba una de las personas entrevistadas, “se hace vida en Fuenlabrada” (E2).

Para aceder al trabajo completo: Fuenlabrada