Colección Análisis Preliminares. Informe nº3. LA CIUDAD HETEROGÉNEA

COLECCIÓN: ANÁLISIS PRELIMINARES
PROYECTO IDENTIDADES BÁSICAS Y CRISIS ECONÓMICA (CSO2011-32121)

INFORME Nº 3. LA CIUDAD HETEROGÉNEA

Autor: Juan José Villalón Ogáyar (UNED)

560387.jpg

Proyecto financiado por: Ministerio de Economía y Competitividad

2011-Web-EconomiaC-63px

Publicado en: Blog de investigación Iguales y Diferentes 8 de marzo de 2013
ISSN: en proceso


Prólogo:
Los resultados que se presentan en los informes preliminares son el resultado de una selección aleatoria de 51 casos entre la muestra realizada en la ciudad de Leganés. Por tanto, son resultados que no podemos extrapolar a toda la población del municipio sin tener en cuenta que el intervalo de confianza que tenemos para una respuesta cuya probabilidad es 50/50, a un nivel de confianza del 95%, es de un 13,86.
Esta colección de informes quiere servir para que los resultados de la investigación que vamos obteniendo en el proceso de desarrollo del proyecto puedan llegar más rápidamente a las personas interesadas y que siguen el proyecto. Así, ellas mismas podrán aportar sus propias opiniones al respecto a través de nuestros dos medios de difusión principales: el blog “Iguales y Diferentes” y el blog del proyecto en el espacio UNED, la plataforma alF.
Dichas aportaciones enriquecerán los propios resultados. Gracias por vuestra colaboración.

Juan José Villalón Ogáyar
22 de febrero de 2013


 

Al final del segundo informe de esta colección surgía una pregunta: ¿Estamos ante una acotación del barrio, ante una identidad propia del barrio frente a un otro superior que se constituye en torno al mercado laboral? ¿Estamos ante un nosotros, unos semejantes en contraposición a otros, formado por los del barrio?

LA DESCRIPCIÓN DE LOS HABITANTES DE LA CIUDAD

La pregunta sobre la descripción de los habitantes de la ciudad busca recoger datos sobre esta cuestión. Suponíamos que frente a la visión del barrio como un espacio más homogéneo, la ciudad podría ser vista como un universo más heterogéneo, diverso y dividido. Esa es la hipótesis geográfica de la ciudad fragmentada que se contrapone con las hipótesis de la ciudad unida, la de la ciudad dual y la del barrio fragmentado culturalmente. La cual puede ser germen del gueto urbano.

En este momento, lo que nos encontramos es que emergen como los rasgos de identificación típicos la nacionalidad y la clase principalmente. Se deja más patente desde el comienzo de las respuestas que estamos en un ámbito heterogéneo y donde el peso del rol laboral es importante todavía a la hora de identificar la colectividad. Aún así, los elementos étnicos de identificación siguen teniendo un papel relevante en la descripción dada por los entrevistados. Queda relegado al final del marco conceptual la familia, la ocupación y el género. Todos ellos son elementos que podemos intuir como los más diversos y heterogéneos en este nivel poblacional. (Vid. Gráfico 3.1)

Gráfico 3.1 Intensidad y extensión de los rasgos de la descripción de los que habitan la ciudad
GRAFICO31

Pregunta. -¿Y de su ciudad? (preguntada justo después de la pregunta sobre los rasgos de la gente del barrio (2) (Vid. Informe nº2)

La asociación entre la extensión de los parámetros utilizados en la descripción del barrio y la ciudad es relativamente significativa con los datos obtenidos (Vid. Tabla 3.1). Sin embargo, cambia la intensidad del uso. Ello implica que las representaciones, constituidas sobre marcos similares, difieren en la configuración final que se realiza. Es pues claro que es distinto hablar del barrio que hablar de la ciudad. No es describir lo mismo. Y, la clave principal parece estar en la heterogeneidad de la ciudad frente a la homogeneidad laboral y de clase del barrio como los antagonismos más patentes si comparamos las respuestas de ambos grupos de variables.

Tabla 3.1. Correlaciones de extensión e intensidad por rasgos

TABLA31En resumen, hemos pasado a lo largo de estos tres informes desde el momento de la autodescripción al momento de la descripción de la ciudad. Y vemos que aunque los parámetros utilizados para caracterizar a las gentes son en gran parte coincidentes, sin embargo, ello es sólo parcialmente. Es más, si en la descripción personal, el marco dominante es cohesivo por basarse en las relaciones que mantenemos en la familia y el trabajo; vemos como el marco dominante al hablar del barrio es más un marco donde destacan fronteras internas de nacionalidad, clase y edad, distinguibles objetivamente como herramientas culturales de diferenciación institucional, división y desigual distribución de los puestos en las estructuras sociales así como de los recursos y privilegios.

Por consiguiente, parece quedar patente la existencia de una caracterización del barrio basada en las diferencias de clase derivadas del trabajo especialmente. Ello queda constatado más fuertemente cuando al hablar de un nivel superior, la ciudad, ésta queda descrita como una entidad más heterogénea. Si bien, la clase y el rol laboral siguen permitiendo que podamos hablar sobre el predominio de una cierta imagen de unidad de clase, así como la medición de la extensión y la intensidad de uso de otros rasgos indican el reconocimiento de una cierta unidad cultural para una parte importante de la población que reconoce unas creencias, una localidad, una raza y unas costumbres como propias.

De lo anterior se infiere la existencia de una contradicción básica en los datos que apuntan a la existencia de dos discursos con sentidos relativamente opuestos: heterogeneidad e identificación étnico –cultural. Es decir, hay personas cuyo discurso sobre la ciudad plantea como característica de ésta la heterogeneidad mientras otra parte plantea la existencia de una homogeneidad cultural basada en algún parámetro étnico (raza, nacionalidad, costumbres o religión) en la descripción de la población urbana. Aunque, se reconoce un punto en común de todos en la posición de clase que se ocupa.

Cuadro 3.1. Discursos prevalentes sobre la identidad de los ciudadanos  

CUADR31

Esto significa que no parece haber un discurso común en la población estudiada. Más bien hay, al menos, dos tipos de discursos que se oponen en la valoración que realizan de los rasgos culturales que identifican a los ciudadanos de la ciudad.