Presentación del proyecto Identidades Sociales y crisis económica

Presentación del proyecto

Este proyecto es el comienzo de una nueva línea de investigación sobre los procesos de identificación social en las sociedades tecnológicas avanzadas. Su finalidad es abordar el estudio de la asociación entre las tres dimensiones empíricas de dicho fenómeno en la conciencia de los individuos, en el entorno de las grandes ciudades europeas y desde una perspectiva que incardina este proceso social en el punto de unión entre las dimensiones básicas que articulan el cambio social.

Esta línea de trabajo ha emergido dentro del programa de investigación general sobre Tendencias Sociales del Grupo de investigación consolidado de Estudio sobre Tendencias Sociales (GETS) de la UNED. Pero no forma parte de dicho programa.

Los procesos sociales de formación de vínculos subjetivos entre los individuos son los más desconocidos para las ciencias sociales. Uno de ellos, el proceso de identificación social, y, especialmente la ordenación de los rasgos consensuales de identificación es lo que centra aquí la atención.

El proceso de identificación social se encuentra en la frontera del conocimiento propio de la Antropología Social, la Psicología Social, la Economía, la Ciencia Política y la Sociología. Parece ser un fenómeno de naturaleza social y psicológica en el que confluyen influencias fuertes derivadas de la experiencia estructural (económica, familiar, cívica y política) de los individuos, del depósito cultural aprendido (valores, creencias, pautas comunicativas) y de la personalidad de cada uno, cuyas características biológicas y psíquicas introducen aún más variaciones en las formas de identidad social y, sobre todo, proporcionan rasgos típicos de identificación como es el género, la edad o la etnia.

Hay cuatro líneas de trabajo clásicas sobre la cuestión de la identificación social representadas por distintos autores. La primera considera el proceso de identificación social o, al menos la importancia que toman ciertos rasgos consensuales en una sociedad determinada como un fenómeno eminentemente psicosocial vinculado al contexto en que cada individuo ordena sus rasgos de identificación (Abrams, D., & Hogg, M., A. (2004); Oakes, P. J. (1987)). La segunda plantea que dicho fenómeno forma parte del proceso más general de aculturación (Therborn, 1999). La tercera considera que, dicho proceso se encuentra dentro de los propios procesos de estructuración. Estos, en las nuevas sociedades, llevaría a la auto-identidad (self identity) (Giddens, 1994); o forman parte de una fase intersubjetiva que vincula el sustrato objetivo con la fase de la acción social (Tezanos, 2001); o se ha convertido en un fenómeno propio de un mundo centrado en la sociedad y que tiende a desaparecer en un mundo que se centra en los individuos: en el que los actores se vuelven hacia ellos mismos constituyéndose en sujetos en el orden de la moralidad, que no de la experiencia (Touraine, 2009). Y la cuarta, ubica el proceso de identificación más en los procesos propios de la acción social, manifestándose en el desarrollo de redes sociales más allá de los constreñimientos estructurales de carácter proyectivo o en comunidades de resistencia (Castells, 2001). Cada una de estas perspectivas la trata como algo distinto, y, la investigación empírica parece indicar que, en cierta medida, de todo ello participa la identificación social. Y, no sólo eso: Sea cual fuere la perspectiva, todas tienden a subrayar la importancia de algunos rasgos consensuales en la Historia y sobre el historial de violencia que les acompaña (Sen, 2006; Maalouf, 1999).

En la actualidad, la discusión sobre la naturaleza de las identidades sociales y cómo se articulan sigue sin resolverse. En cierta medida, la línea que más avanza es la constructivista (basada en las teorías de la estructuración y de las redes sociales). Ésta señala al individuo, inserto en su medio, medio estructurado mediante redes, pero en el que hay libertad de elección y capacidad de innovación, como el conformador de su identificación social. Pero se encuentra con una barrera difícil: la medición de las identidades. El antecedente inmediato del proyecto que aquí se presenta, el libro Measuring identities del año 2009 trata de abordar dicha cuestión (Adelal y otros, 2009).

Adelal y otros recogieron varias propuestas que abordaban aspectos diferentes del proceso de identificación y su forma de medición desde una perspectiva práctica y aplicada, aunque estaba muy orientado a la investigación de las identidades basadas en rasgos consensuales étnicos. Dicho trabajo fue un conjunto de aportaciones desde distintos campos, especialmente la ciencia política, que resultan muy interesantes pero que no llegan a terminar de aportar una propuesta a la comunidad científica sobre cómo medir las identidades sociales, ni define con claridad sus dimensiones ni los acontecimientos en los que este fenómeno aparece.

Los antecedentes remotos de este proyecto son muchos más si contabilizamos cada uno de los intentos de investigar algún aspecto o dimensión de la identificación social que vienen produciéndose desde, al menos, los años setenta. Tenemos localizados más de cien cuestionarios que tratan, mediante alguna pregunta, de evaluar algún aspecto de la identificación social. Las bases de datos internacionales de encuestas y estudios europeos y norteamericanos utilizados han sido: ESS Data, ICPRS y GESIS-ZACAT. Y, junto a ellas, también se han estudiado algunas de las colecciones de estudios nacionales en el Reino Unido (BSAS) y España (CIS, GETS, CIRES y FOESSA). Ello ha permitido la selección de estudios que abarcan desde 1972 a 2009 (37 años). El análisis de estos cuestionarios ha permitido destacar más de cien variables diferentes de la identificación social. El número de preguntas destacadas y diferenciadas es de cincuenta y dos. Se pueden distinguir en función de dos criterios: el rasgo de identificación del que se ocupan y la dimensión analítica de la identificación que estudia.

Finalmente, como antecedentes de este proyecto debo mencionar los trabajos más próximos que son los realizados por el Grupo de Estudio sobre Tendencias Sociales desde 1995 hasta la actualidad y por el Grupo de investigación del Informe FOESSA, 2008. Desde estos Grupos se ha avanzado en el desarrollo de varias preguntas sobre la identificación social entre las que destaca la que se hace para la valoración relativa de los rasgos consensuales en el momento de identificar los iguales en función de los intereses compartidos. El investigador principal, como miembro de estos grupos de investigación, ha estado trabajando en ampliar el conocimiento sobre la valoración relativa de los rasgos consensuales y ha desarrollado dos medidas estándar que han resultado muy útiles en los análisis del cambio social: la extensión de los rasgos consensuales y su intensidad (Villalón, 2006; 2008).

Los grupos de investigación que están trabajando en la cuestión de la identificación social son muchos como se desprende del trabajo realizado sobre las encuestas internacionales indicado anteriormente y de todas las disciplinas desde las que se trabaja sobre ello. Entre todos ellos podemos citar:

– SISAW research group, Cardiff University, U.K.

– Social, Economic, Environmental and Organisational research group (University of Exeter)

– Social Identity Lab (Claremont University)

– Grupo de Investigación sobre Cambios sociales (UPN)

– Grupo de Investigación AHCISP – Antropología y Historia de la Construcción de Identidades Sociales y Políticas (UAB)

– Grupo de Estudio sobre Tendencias Sociales (UNED)

– Grupo de Investigación sobre Política, identidad y cultura (UPN)

– Grupo de Investigación HUM F-034 Estudios sobre Migraciones, Etnicidad y Ciudadanía EMIC (UAM)

– Grupo de Investigación sobre PSICOLOGÍA SOCIAL DE LAS RELACIONES INTRA E INTERGRUPALES Y DE LA IDENTIDAD SOCIAL (UNED)

– Grupo de Investigación 940324:Identidades Sociales y Comunicación (UCM)

– Grupo de Investigación Persona-Ambiente (GRIPA) de la Universidad de A Coruña