Archivo de la etiqueta: España

Comentarios al libro de Salustiano del Campo y José Félix Tezanos (dirs.) España Siglo XXI.

Comentarios al libro de Salustiano del Campo y José Félix Tezanos (dirs.) España Siglo XXI. Volumen I: La sociedad Madrid, Biblioteca Nueva, 2008

Autor Juan José Villalón Ogáyar

(Extracto del texto aparecido en RES nº 11 (2009) pp. 129-132)

El libro España siglo XXI: La sociedad es el primer volumen de una obra de cinco volúmenes cuyas temáticas son: la sociedad, la política, la economía, la ciencia y la tecnología, y la literatura y bellas artes. A través de cada uno de estos volúmenes se analizan y muestran, de forma rigurosa, los grandes cambios que vienen produciéndose en España desde los años setenta. Los directores de la obra en su conjunto son los sociólogos Salustiano del Campo y José Félix Tezanos.

El objetivo central del volumen La Sociedad es presentar la España real, empezando por su sociedad y sus individuos, así como plantear cuál es la España posible en un futuro próximo. Esta obra mira los acontecimientos y los datos desde una perspectiva dinámica, que muestra las transformaciones que se han producido en los principales órdenes de la vida española. Analiza las interacciones entre las distintas dimensiones sistémicas. Y contextualiza los cambios en los procesos históricos globales que los delimitan. El proceso socio-histórico central que se analiza es el eje de cambio que suele denominarse tradición-modernización. Los directores del proyecto hacen conscientes al lector, desde el prólogo, de que esta obra no abarca todos los cambios que se están produciendo, sino que se centra en la exposición en uno de los que creen fundamental para comprender las potencialidades, fortalezas y debilidades del sistema social emergente. Otros ejes analíticos serán tenidos en cuenta, pero sólo marginalmente. Especialmente, hay referencias importantes sobre La lectura de este primer volumen da cuenta de un hecho claro: España se encuentra en un proceso de transformación profunda de las estructuras sociales, de la cultura y de la vida cotidiana de sus ciudadanos. Dicho proceso se ha caracterizado por la vertiginosidad del cambio producido desde que era una sociedad eminentemente preindustrial, a mediados del siglo XX, hasta ahora, cuando ya forma parte de las sociedades tecnológicamente más avanzadas del mundo. Aunque mantenga, como se hace notar a lo largo del volumen, todavía un cierto retraso en algunos aspectos específicos como el científico-tecnológico.

El cambio producido ha implicado la modernización económica, cultural y social de toda la sociedad. Éste es el corolario de varios procesos y tendencias. Éstos podrían resumirse en siete aspectos básicos, a modo de pilares sobre los que se está conformando un nuevo modelo de sociedad que rompe con los esquemas y pauta de las sociedades industriales. Las grandes tendencias que, según dicho estudio, perfilan el proceso de cambio de la sociedad española son, esencialmente, las siguientes: modificación de los perfiles de la población como consecuencia del envejecimiento de ésta; desarrollo de modelos familiares nucleares, reducidos e igualitarios; aumento de la xenofobia y el racismo; crisis del trabajo; dualización del sistema de estratificación; aumento de la conciencia de riesgo e inseguridad; y alteración de los modelos de referencia e identificación básica que se dirigen hacia un modelo cultural pluralista y orientado hacia referentes microscópicos y sin compromisos en la arena política.

Estas tendencias se producen en un contexto global que afecta a la mayor parte de los países del entorno de España, caracterizado por: la revolución tecnológica de la comunicación y la información, el predominio de enfoques ideológicos conservadores, la globalización de los mercados, las grandes dinámicas migratorias internacionales y el mantenimiento inercial de una arquitectura política heredada de las sociedades industriales que no se ha ajustado a los cambios poblacionales, estructurales y culturales ocurridos.

Por ahora, en la primera década del siglo XXI, las consecuencias de estas tendencias han sido muy diversas. Algunas de ellas representan logros muy importantes que fortalecen la estabilidad del sistema emergente. Pero otras son retos que han de ser afrontados en los próximos años. A finales del periodo estudiado, España se caracteriza por varios logros importantes de su modelo social emergente. Éstos son los que más destacan en la lectura de este volumen: no hay grandes tensiones políticas y la mayor parte de ellas están institucionalizadas; se ha producido un crecimiento económico estable que ha fortalecido a la economía española en los mercados internacionales; se ha convergido con los países de la Unión Europea; y han desaparecido lacras tan importantes como el analfabetismo y el autoritarismo. Pero, a la vez, esta sociedad emergente se enfrenta a un conjunto de retos excepcionalmente complejos. Resumidamente, éstos son, principalmente, los siguientes: el aumento de los conflictos interculturales, el auge de los nacionalismos, la precarización laboral, la división social y la preponderancia de los poderes económicos sobre la sociedad civil, y una sociedad crecientemente individualizada.