Sencillez matemática: del Indice de Desarrollo Humano a la Renta per cápita

El Indice de Desarrollo Humano es una función de la Renta percápita en el año 2014.

 

El IDH y la Renta per cápita son dos medidas de la calidad de vida de la población de un país. ¿Qué aporta cada una?

Todos sabemos que el IDH guarda una profunda relación con la Renta per cápita. Si bien, el IDH parece más completo porque introduce datos sobre cuestiones básicas como la educación y la salud a la hora de medir  la calidad de vida de la gente que vive en un país. Es más, en los últimos años, las modificaciones adoptadas por el PNUD han aumentado la calidad de la medida gracias a la introducción del factor de corrección de las desigualdades internas de cada país en cada dimensión.

Gráfico 1: Los países del mundo según su IDH y su Renta pc circa 2014

Fuente: Elaboración propia con datos recogidos en IDH Report, 2015 y OCDE Open Data, 2017.

Todo esto ha complicado cada vez más la medición de las desigualdades entre países aunque parece que la hace teórica y técnicamente más correcta. Y, además, nos permite pensar que los países, si consiguen mejorar en Salud y en Educación mejorarán la situación de su población. No parece sólo una cuestión de renta.

Sin embargo, frente a esta reflexión, me gustaría traer la vista sobre lo que nos dice el álgebra respecto a los datos. ¿Alguien se ha dado cuenta de que el indice de desarrollo humano es posible predecirlo en función del PIBpc (PPA) con un nivel de acierto extraordinariamente alto?

Es cierto que el estudio de la relación lineal entre IDH y Renta per cápita indica que son medidas de cosas relativamente diferentes. Así, la primera atempera la diferencias que se observan en la segunda. Hace desaparecer los datos extremos de la Renta percápita. La correlación entre ambas es importante pero implica a primera vista de la necesidad de otras variables para relacionarlas adecuadamente.

Sin embargo, resulta que el logaritmo en base 10 del PIBpc (PPA) ajusta en una linea casi recta el IDH con datos en torno al año 2014. El ajuste se produce con una probabilidad de acierto de casi un 88% de casos. ¿Estamos midiendo lo mismo dos veces por dos sitios distintos o es que la renta per cápita se ha convertido poco a poco en el factor central de la calidad de vida en las sociedades postindustriales así como en el elemento central de acceso a todos los demás recursos necesarios para desarrolar las capacidades individuales de cada uno (educación y salud)? ¿Podría ser ésta la consecuencia de que el Estado se haya debilitado en tantos lugares como institución central de organización de la vida colectiva frente al Mercado?

Gráfico 2: Los países del mundo según su IDH y su Renta pc (Log(B:10) circa 2014

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *